Llega más experiencia a la rotación de los Padres

Con uno de los rosters más jóvenes de cara a la temporada 2017 de las Grandes Ligas, los Padres inyectaron experiencia en su rotación de abridores con la firma del lanzador de 34 años, Jered Weaver.

El veterano serpentinero viene de jugar 11 campañas en las mayores con Anaheim. La posibilidad de mantenerse en el sur de California, cerca de su hogar, fue una de las razones de peso al momento de acordar por un año con San Diego.

"Durante este proceso tomé mucho en consideración a mi familia", señaló Weaver. "Estar cerca de casa es algo increíble. Pero sumarme a un equipo joven y poder ayudar en lo que pueda fue algo que también me sedujo. Estoy emocionado por esta oportunidad. Todavía tengo mucho qué demostrar y mucha gasolina en el tanque".

Weaver viene de una muy mala temporada 2016 con los Angels. En 31 aperturas permitió un altísimo promedio de carreras limpias (5.06), registró un WHIP de 1.46 y los contrarios le batearon para .297. Las peores cifras de toda su carrera.

A pesar de estos números, los Padres lo ven como uno de sus abridores para esta campaña. El manager del equipo, Andy Green, lo confirmó al sentenciar: "si firmas a alguien como Jered Weaver, es con la intención de que esté en la rotación".

"Aporta mucha experiencia", agregó. "Es uno de los tipos más competitivos que hay sobre la lomita. Esperamos que contagie ese espíritu competitivo a todos los demás muchachos en el clubhouse. Además, es un pitcher que consistentemente te da muchos innings en la parte alta de la rotación".

Weaver se suma así a una rotación de abridores que debe incluir al venezolano Jhoulys Chacín y al joven dominicano Luis Perdomo. En principio, los otros dos puestos se repartirán entre Christian Friedrich, Paul Clemens, Clayton Richard o Trevor Cahill.

Opciones latinas

Entre los peloteros que aspiran ganarse un lugar en el roster de los Padres están tres latinos que comparten las mismas características. Además de su corta edad y del idioma español, los tres fueron seleccionados en el draft de Regla 5.

El receptor venezolano Luis Torrens (20 años), el campocorto panameño Allen Córdoba (21) y el lanzador dominicano Miguel Díaz (22), son el epítome de la juventud de los Padres en este Spring Training. Sin embargo, a pesar de que ninguno posee experiencia más allá de Clase-A, los tres tienen posibilidades de estar con el equipo grande en 2017.

"Los tomamos por una razón", dijo a mlb.com el gerente general de los Padres, A.J. Preller. "No lo hicimos pensando en que tenemos que quedarnos con solo uno de ellos. Vamos a ir con aquellos muchachos que se ganen el puesto y definitivamente existe un escenario en el que los tres terminen haciendo el equipo".

En el caso de Díaz, solo basta verse en el espejo de su compatriota Perdomo, quien la temporada pasada fue uno de los mejores abridores de los Padres tras haber comenzado en el bullpen y bajo la misma figura de jugador de Regla 5.

Las opciones de Torrens lucen un poco más complicadas, pues Austin Hedges parte como el catcher titular del equipo, con Christian Bethancourt en la reserva y en su nuevo rol de súper utility (los Padres también pretenden usar al panameño como lanzador relevista y en los jardines).

En el cuadro interior habrá mayor competencia para Córdoba, especialmente en la posición de campocorto, donde San Diego cuenta con el experimentado dominicano Erick Aybar, además de los venezolanos Luis Sardiñas y José Rondón.

Cabe destacar que la condición de jugador de Regla 5 estipula que estos deben permanecer con el equipo grande durante toda la temporada, para evitar ser enviados de regreso a la organización que los firmó originalmente.

Veremos si logran quedarse con los Padres para el inicio de campaña.

Figueroa es periodista independiente.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
74°