Competencia en los Padres por múltiples posiciones

En medio del Spring Training y de cara al inicio de la temporada 2017 de las Grandes Ligas, pocos puestos están asegurados en el roster y la alineación de los Padres.

Wil Myers, la nueva cara de la franquicia, será el primera base. El venezolano Yangervis Solarte defenderá la antesala y Austin Hedges recibirá la oportunidad en la receptoría. En el cuerpo de lanzadores, Jered Weaver, Clayton Richard y el venezolano Jhoulys Chacín parecen ser fijas en la rotación de abridores. Después de allí, nada está escrito en piedra.

Alrededor de la intermedia, el manager Andy Green cuenta con múltiples opciones.

Para la posición de segunda base, Cory Spangenberg está de regreso luego de perderse casi toda la campaña anterior debido a una lesión en su pierna izquierda. Ryan Schimpf, quien emergió para reemplazarlo en 2016, es otro de los candidatos. El joven prospecto venezolano Carlos Asuaje también entra en la discusión.

Con respecto al compocorto, los Padres firmaron al dominicano Erick Aybar para aportar experiencia a un equipo joven. Los venezolanos Luis Sardiñas y José Rondón también son opción. A menos de que Rondón tenga un Spring Trainning de ensueño, todo parece indicar que entre Aybar y Sardiñas se centrará la pelea para ser el shortstop de San Diego el Opening Day.

En los jardines hay cuatro nombres para tres puestos.

El veloz Travis Jankowski y el prospecto dominicano Manny Margot han alternado en el center field durante estos entrenamientos primaverales y esa dinámica podría continuar durante la temporada regular. En el jardín izquierdo se apunta Alex Dickerson, mientras que el derecho estaría reservado para el joven slugger Hunter Renfroe, aunque es probable que Green haga rotaciones con los cuatro durante la campaña.

Por su parte, peloteros como Collin Cowgill, Jabari Blash y el dominicano Franchy Cordero compiten por un puesto en el roster como quinto outfielder.

Alta rotación

Hasta ocho pitchers compiten por los otros dos lugares en la rotación de abridores de los Padres, incluyendo al dominicano Luis Perdomo, uno de los mejores lanzadores en la campaña anterior, y al mexicano César Vargas.

En el caso de Vargas, el oriundo de Puebla llega recuperado de la lesión en el tendón que lo sacó de acción a finales de mayo pasado. Aunque no pudo ganar con los Padres en 2016, en sus primeras seis aperturas Vargas registró efectividad de 3.34, con 27 ponches en 32.1 innings de labor. En su última presentación antes de lastimarse no pudo pasar de la segunda entrada, permitiendo siete carreras con seis imparables, lo que infló su efectividad a 5.03.

Vargas viene de lanzar en la liga invernal mexicana, donde ponchó a 13 y permitió tres carreras, con 15 imparables y seis boletos en 13.2 entradas con los Naranjeros de Hermosillo. De no ganarse un puesto en la rotación, lo más probable es que inicie la temporada como abridor en ligas menores.

Christian Friedrich, Paul Clemens y Trevor Cahill son los otros nombres que podrían insertarse en la rotación de los Padres. De no ser así, serían utilizados como relevistas.

El rol de cerrador del equipo en principio parece destinado a Brandon Maurer. Sin embargo, eso podría cambiar en algún punto de la temporada con la presencia de Carter Capps, quien continúa recuperándose de una cirugía Tommy John.

Figueroa es periodista independiente.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
79°