Ya es tiempo de hacer algo, jefe Beck

Ya basta; no se puede tolerar más tanto abuso policíaco que termina con la absolución de los agentes del orden involucrados. Tal parece que diariamente surgen casos nuevos donde un policía somete, agrede, dispara o finalmente aniquila a una persona y no pasa nada.

El Washington Post reveló en un estudio que, de enero a mayo del presente año, se habían registrado 385 casos de abuso policíaco donde una persona perdió la vida. Esto quiere decir que más de dos personas mueren a manos de un policía diariamente en EE.UU. Y esos no incluyen los casos como el de Texas o el sur de L.A., donde el abuso no llegó a la muerte.

No podemos pensar que este fenómeno del uso de fuerza excesiva por parte de la policía contra la población afroamericana, principalmente, es nuevo. Esto ya es una epidemia que ha existido por décadas; desafortunadamente, antes era la palabra del policía contra la de los familiares de la víctima.

En cambio ahora, la palabra del policía es contra los familiares y un video; no obstante, ni así hemos visto suficientes casos donde el policía resulta culpable. Sabemos que la mayoría de los elementos de la policía son muy buenos, pero ya basta de justificar a los malos elementos con la frase: ‘Sentí que mi vida estaba en peligro’.

Por lo menos a nivel local, ya es tiempo de hacer algo, jefe Beck.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
88°