Los latinos no debemos ser una mayoría silenciosa

Editorial de HOY

Ser el grupo mayoritario en un estado como California no es una cosa menor.

Los demógrafos venían hablando de que los latinos muy pronto pasarían a los blancos en el estado. Esto ocurrió ya oficialmente. De acuerdo a la Oficina del Censo, hay 14 millones 990,000 latinos contra 14 millones 920,000 blancos.

Esto representa sin duda un parteaguas para el estado y un momento de reflexión.

Las preguntas inmediatas son muchas: ¿Qué responsabilidades conlleva ser la mayoría? ¿Estamos listos para ejercer nuestros derechos y nuestras obligaciones? ¿Estamos listos para encabezar las grandes empresas? ¿Los centros de investigación? ¿La política?

Los tiempos han cambiado; el estado de California es hoy más diverso que nunca y su fuerza económica es gigantesca, sólo comparable a las grandes economías del mundo desarrollado.

En esta nueva posición, la comunidad latina no puede ser una mayoría silenciosa. Tiene que prepararse para dirigir, para encabezar, para tomar las riendas del destino de la entidad. Y para hacerlo tenemos que prepararnos: ir a las escuelas, a las universidades.

No enfrentar el futuro con toda responsabilidad nos condenaría a ser una mayoría segregada y marginada.

Es tiempo de que nuestros políticos, nuestros líderes, nuestros estudiantes, nuestros profesionales tomen en cuenta el nuevo papel que tenemos y juntos construyamos un estado cada vez mejor, en el que cualquiera, independientemente de su grupo étnico, se sienta orgulloso de vivir aquí.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
50°