A propósito del derecho al matrimonio homosexual

Al final se impuso la razón y el sentido común. La Suprema Corte determinó levantar la prohibición que pesaba sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, abriendo la puerta para la legalización de esas uniones en todo el país.

La decisión fue aplaudida por todo el territorio de Estados Unidos y es considerada por muchos como una gran victoria para el movimiento LGBT, que ha luchado por este derecho desde hace más de una década. Sin embargo, la decisión ha dejado a muchos otros con un amargo sabor de boca, ya que aseguran que esto acelerará la pérdida de valores morales en la sociedad.

Pero la misma Iglesia Católica ha ido evolucionando en este tema, y aunque no está de acuerdo del todo, ha hecho un llamado a sus feligreses para que respeten a quienes deciden vivir así.

En algunos estados, los gobiernos conservadores han dicho que prestarán ayuda legal a aquellos sacerdotes o negocios que no deseen oficiar para las parejas del mismo sexo, o que no quieran vender algún servicio.

El tema del matrimonio gay, aunque ha polarizado a los norteamericanos, ha dado la oportunidad de que la gente viva como y con quien quiera. Nos parece que ése es un derecho elemental que debe tener el ser humano. Por ese motivo, apoyamos la decisión de la Corte Suprema.

Estados Unidos se ha unido a otros países que han reconocido el matrimonio entre personas del mismo sexo. Es hora de que otras naciones sigan el ejemplo y actúen en favor del reconocimiento de ese derecho.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
60°