El encierro de unos, es el negocio de otros

El encierro de unos, es el negocio de otros

Siempre se ha dicho que la justicia es ciega y equilibrada. Por lo menos en el papel es cierto. En la realidad, ni es ciega, ni es equilibrada, y para muestra, el último informe de Human Rights Watch, en el que expone, de manera abierta, cómo el sistema carcelario de California, se ensaña con los más pobres, obligando a muchas personas, a pagar fianzas desproporcionadas para poder obtener su libertad.

Muchas de esas personas inocentes por cierto, tienen que declararse culpables para evitar pagar la fianza. Evidentemente el pago para obtener la libertad, beneficia a los sectores más pudientes de la sociedad, y castiga a quienes no disponen de recursos para pagar.

Tradicionalmente los “afianzadores” cobran entre el 7 y 10 por ciento del monto de la fianza, y esa cifra tiene que ser pagada por el preso o por su familia. El problema es que muchas veces el acusado, es encontrado inocente, y eso no significa que se le regrese el dinero.

El sistema penitenciario de California ha castigado por años a los grupos minoritarios como afroamericanos y latinos, quienes, además son los de más bajos recursos, según muestra el análisis de Human Rights Watch.

Es tiempo de que California revise cuidadosamente el pago de fianzas para obtener la libertad y evite que el encierro de unos, se convierta en el negocio de otros.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
75°