La comunicación con los adolescentes es fundamental

La comunicación con los adolescentes es fundamental

¡Misión Maravillosa! Ser padre o madre es una de las experiencias más llenas de retos de nuestra vida y a la vez una de las más hermosas.

Al convertimos en padres/madres, la preocupación principal es la educación de nuestros hijos y el deseo de inculcarles principios y valores firmes para que sepan enfrentarse y sobrellevar los continuos retos de la vida.

Nuestros adolescentes atraviesan por varios cambios como: corporales, psíquicos y sociales. Esto les exige un nivel de elaboración que siempre sobrepasa las actuales vivencias o experiencias. Pero lo más importante de esta etapa de desarrollo es que los padres deben repensar la relación con sus hijos adolescentes ya que ya no son niños, pero tampoco adultos.

Padres y madres deben hacer un esfuerzo por fomentar la comunicación durante la adolescencia, los padres deben esforzarse más por mantener una buena comunicación.

Escucha lo que dice tu hijo(a), déjale terminar: Dejar que tu hija(o) hable, que diga lo que piensa o siente, es muy beneficioso para su bienestar. Si no dejas que termine lo que quiere decirte y lo interrumpes porque piensas “ya sé lo que me va a decir”, nunca sabrás qué ideas tiene ni cómo se siente.

Hazle preguntas. Con hacer preguntas y escuchar atentamente, puedes mantener las líneas de comunicación abiertas y le demostrarás a tu hijo que de veras tienes un interés en su vida.

No los critiques, juzgues, o culpabilices (Extremadamente importante): No eres un juez. Si te dedicas a sancionar su conducta de forma constante estás poniendo una barrera entre tu hijo(a) y tú. Si está enfadado y te grita, puedes corregir su comportamiento con algo como: “ya veo que estás enfadado y me parece normal, pero cuando te calmes podremos seguir hablando”.

No des lecciones: Tendemos a decir a nuestros hijos lo qué deben hacer. Es mucho más útil y beneficioso que les enseñes a buscar soluciones, que razones con tus hijos las ventajas e inconvenientes de cada posibilidad.

Establece reglas realistas. Considera ser más flexible con los quehaceres de la casa. Por ejemplo en una fiesta, si le has pedido a tu hijo llegar a casa a las 11 p.m. pero los compañeros de tus hijos tienen permiso para quedarse más tarde, dale permiso de quedarse más tarde y hazlo responsable. Esto creará confianza y desarrollará responsabilidad.

En conclusión, es crucial que madres y padres sean conscientes de los obstáculos/retos que dificultan la buena comunicación y que intenten superarlos, ya que los diálogos frecuentes y la comunicación efectiva y en forma positiva son elementos fundamentales para el bienestar familiar y para el desarrollo saludable del adolescente.

Además, aunque madres y padres puedan llegar a dudarlo, ellos siguen siendo un pilar fundamental de influencia para el desarrollo de sus hijos(as), por lo que es indispensable seguir creando un clima de apoyo, amor, comunicación y confianza que facilite la seguridad y el ajuste del adolescente en crecimiento.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
78°