Un empresario de Whittier es sospechoso en tres ejecuciones en Las Vegas y Los Ángeles

Un empresario de Whittier es sospechoso en tres ejecuciones en Las Vegas y Los Ángeles

Los asesinatos – con cientos de millas y con varios años de diferencia - parecían no estar relacionados entre sí.

Un empresario encontrado muerto a tiros en su casa de Las Vegas. Un prominente abogado asesinado con una bala en la cabeza en la entrada de su residencia en Rolling Hills. Un padre ejecutado delante de sus niños pequeños en el patio del complejo de departamentos en el que vivía.

Pero ahora las autoridades dicen que hay una conexión entre los tres homicidios: un hombre de negocios de Whittier.

Según los investigadores de California y Nevada, Richard Wall, de 64 años, es “sospechoso" en los tres asesinatos, aunque aseguran que no creen que él mismo, por su propia mano, haya cometido las ejecuciones.

Wall no ha sido acusado de ninguno de los crímenes, y los detectives se negaron a detallar las pruebas que han obtenido, diciendo que siguen investigando.

Los detectives del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles dijeron que han hablado con amigos, parientes y ex empleados del negocio de manufactura de Wall, que está ubicado en Montenegro. El país de Europa oriental no tiene tratado de extradición con los Estados Unidos.

El abogado de Wall, Rickey Ivie, dijo que su cliente no participó en las muertes y que las acusaciones "no tienen sentido".

"Él tuvo algunos problemas con esas personas", dijo. "Pero eso es todo”.

Cuando se le preguntó sobre el paradero de Wall, Ivie se negó a comentar.

 "Me parece que el Sr. Wall merece más que un juicio en la corte de la opinión pública", dijo Ivie. No es un fugitivo. No se le ha acusado de nada.

Los investigadores dijeron que han sabido durante años que los asesinatos estaban relacionados, pero se negaron a decir cómo. Dijeron que se centraron en Wall como uno de los sospechosos sólo recientemente. Dos de sus empleados fueron arrestados bajo sospecha de conspiración en mayo y encarcelados durante cinco días antes de ser liberados debido a la falta de pruebas, dijo el detective Bob Kenney.

El 20 de mayo de 2008, un familiar encontró el cuerpo de David James "DJ" Vargas dentro de su casa a poco más de una milla de Las Vegas Strip. Puede haber estado muerto por uno o dos días, dijo Clifford Mogg, detective de la Policía Metropolitana de Las Vegas.

Vargas, de 53 años, trabajaba por cuenta propia. Según Mogg, él había estado intentando comenzar un servicio de ‘escorts’ y de limusinas - y debía a Wall por lo menos $ 100.000. Los dos hombres se enfrentaron por la deuda, dijo Mogg, y añadió que había similitudes entre la muerte de Vargas y las dos que siguieron. El detective se negó a dar más detalles.

El abogado de Wall dijo que creía que Vargas tenía "conflictos con varias personas, por problemas de deudas".

"Le debía mucho dinero a la gente", dijo Ivie.

El 7 de diciembre de 2009, Jeffrey Tidus caminó fuera de su casa de Rolling Hills Estates y recibió un disparo en la parte posterior de la cabeza. Murió un día después.

El tiroteo sacudió el tranquilo vecindario de Tidus, Palos Verdes Peninsula, y la comunidad legal de Los Ángeles.

El abogado - socio de Baute & Tidus - era conocido como un litigante agresivo que ganó juicios de gran valor para sus clientes.

"Él era la estrella de esa firma", del condado de Los Ángeles, dijo el detective Joe Espino, quien aseguró que Tidus también sirvió en la junta de gobernadores para el State Bar of California.

Entre los clientes de Tidus había un hombre que había ganado un juicio de 11 millones de dólares contra un amigo y socio de Wall's, un ex fiscal llamado Christopher Gruys.

Durante una declaración previa al juicio en 2005, Gruys había sacado una cámara y tomado una fotografía de Tidus, luego hizo lo que el abogado interpretó como una amenaza, de acuerdo con una declaración de Tidus presentada en el tribunal en busca de una orden de restricción.

"Sentí y me siento amenazado por las declaraciones y la conducta del Sr. Gruys", dijo Tidus en la declaración.

Cuando el cliente de Tidus intentó cobrar la sentencia, presentó otra demanda contra Gruys y Wall. El cliente alegó que Gruys estaba transfiriendo dinero al negocio de Wall para evitar pagar lo que le debía.

De acuerdo con una decisión del tribunal de apelación en el caso, se mencionó que Gruys fue el padrino en la boda de Wall. Los detectives del sheriff describieron a Gruys como una "persona de interés", pero no como un sospechoso de la muerte de Tidus.

En mayo, las autoridades publicaron un boceto de otra "persona de interés", no identificada, a la que quieren interrogar.

El abogado de Gruys, Thomas M. Brown, dijo que su cliente no ha hecho nada malo y no ha oído hablar de Wall ni hablado con él recientemente. "Tal vez hablan un par de veces al año", dijo Brown.

En julio, los detectives del sheriff pidieron la ayuda del público para encontrar a Wall, a quien calificaron como “una tercera persona de interés" en el asesinato de Tidus.

En los últimos meses, los investigadores han llevado a cabo órdenes de búsqueda en el hogar y los negocios de Wall, junto con un hangar de aviones en Fullerton que alquila y un barco casa que posee en Lake Mead, dijo Espino.

Entrevistas adicionales y pruebas físicas llevaron a los investigadores a concluir que Wall estaba involucrado en el asesinato del abogado, dijo Espino, aunque se negó a dar mayores comentarios.

"La historia de Wall está empezando a desmoronarse", dijo Espino. Cuando Juan Gabriel Ramírez-Méndez fue muerto a tiros fuera de su apartamento el 26 de febrero de 2011, parecía la obra de un asesino profesional, dijo Chad Hoeppner, agente de la policía de Whittier.

Ramírez-Méndez, de 35 años, fue baleado a corta distancia frente a su hija de 7 años y su hijo de 2 años. El asesinato fue llevado a cabo por dos hombres, dijo Hoeppner. Uno de ellos como de unos 6 pies de alto, entre 170 y 180 libras. El asesino  vestía jeans de color azul y una capa negra con capucha.

Ramírez-Méndez había trabajado para el negocio de Wall, Welded Fixtures, creando pantallas para los minoristas de septiembre de 2007 a diciembre de 2008.

En 2009, presentó una demanda colectiva contra la firma a nombre de los empleados, alegando que los trabajadores no eran compensados por horas extras y no se les permitía tomar pausas cortas para comer o descansar, según los expedientes de la corte. La demanda fue resuelta en diciembre de 2010, tres meses antes de que Ramírez-Méndez fuera asesinado, según los registros del caso. Ramírez-Méndez nunca recibió el pago en la demanda, dijo Hoeppner.

El mes pasado, un letrero que decía "en custodia", se encontraba fuera de la casa de Wall en lo alto de una colina en Whittier. El

La descripción en línea de la residencia de 3.500 pies cuadrados indica que cuenta con ventanas italianas importadas y un patio con un horno de pizza, una cascada y un jacuzzi con vistas panorámicas desde el condado de Orange hasta el centro de Los Ángeles.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
85°