La 'pesadilla' de una mujer a la que le robaron su Ferrari y con el cheque del seguro se compró un Lamborghini

La 'pesadilla' de una mujer a la que le robaron su Ferrari y con el cheque del seguro se compró un Lamborghini

La policía de Santa Ana supo de inmediato de que algo no estaba bien cuando se acercaron a un hombre que estaba pidiendo dinero para poner gasolina en un Ferrari 458 Spider.

El exótico automóvil de casi $ 300,000 se encontraba semi destruido, con las aletas de la carrocería agrietada, una caja de engranajes destruida, los emblemas arrancados del motor, paletas de cambios perdidas y restos de vómito en el costado.

El hombre huyó pero luego fue arrestado, dijo la policía.

Posteriormente, los oficiales supieron que el modelo blanco 2015 había sido robado unas dos semanas antes del centro de servicio Ferrari & Maserati de Newport Beach en Costa Mesa.

El sospechoso, Israel Pérez Rangel, de 38 años, de Santa Ana, se declaró inocente de cargos de robo de vehículos de acuerdo con los registros de la Corte Superior del Condado de Orange.

El automóvil era propiedad de Susan Friedman de Laguna Beach, quien fue al centro de servicio el 19 de octubre para recoger su vehículo. Pero los empleados no pudieron encontrarlo.

Aparentemente, un trabajador dejó la llave en el asiento del pasajero. Las imágenes de seguridad mostraban a un hombre que llevaba una chaqueta de Ferrari entrando a la propiedad y pasando entre los empleados, mirando en las ventanillas de algunos autos y luego conduciendo el Ferrari.

Pasaron 27 horas antes de que alguien notara que el coche faltaba. La policía de Costa Mesa fue llamada a la escena y levantó un reporte.

"Fue como 'Gone in 60 Seconds'", dijo Friedman, refiriéndose a la película protagonizada por Nicolas Cage.

"Estoy como en estado de shock", dijo. "Todo este último mes ha sido una pesadilla".

William Story, propietario y presidente de Ferrari & Maserati de Newport Beach, no devolvió una llamada solicitando un comentario el lunes.

La teoría inicial de Friedman era que los miembros de una banda del crimen organizado robaron el Ferrari y lo metieron en un contenedor de envío con destino a Asia.

Sin embargo, el 1 de noviembre, alguien informó que un automóvil era conducido erráticamente en el área de Dyer Road y Hotel Terrace en Santa Ana.

Un agente de policía de Santa Ana encontró el Ferrari en una estación de servicio en East Dyer.

"Después de huir del vehículo, el sospechoso fue arrestado detrás de los arbustos en la entrada del Holiday Inn", dijo Anthony Bertagna, portavoz del Departamento de Policía de Santa Ana.

El video de vigilancia indicó que Rangel era la persona que había robado el automóvil del centro de servicio, dijo Bertagna.

Rangel se declaró inocente el 3 de noviembre. Tiene un largo historial criminal que data de 2002, que incluye robo de vehículos, posesión de drogas, resistencia al arresto, hurto en tiendas, posesión de un arma mortal, asalto con arma mortal, portar una navaja, amenazas criminales, evadir un oficial de paz con manejo imprudente y comprar o recibir un vehículo o equipo robado, de acuerdo con los registros judiciales.

Al final, la compañía de seguros de Friedman le entregó un cheque por el vehículo destrozado. Ella usó el dinero para comprar un 2018 Lamborghini Huracán.

"Me encanta", dijo ella. "Es increíble."

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°