El rostro del mal ": El peor asesino de la historia del condado de Orange es condenado a cadena perpetua

El peor asesinato en masa del condado de Orange, fue sentenciado a pasar el resto de su vida en prisión por haber matado a ocho personas en un salón de Seal Beach en 2011.

La sentencia de Scott Evans Dekraai, de 47 años, marcó el final en un caso que ha alterado el sistema de justicia penal del condado en medio de acusaciones de que las autoridades usaron una red secreta de informantes de la cárcel para violar los derechos constitucionales del recluso.

El escándalo llevó a Thomas Goethals,  juez del Tribunal Superior del Condado de Orange, a impedir que los fiscales pidieran la pena de muerte para Dekraai y dictaminó que el mal manejo del condado en relación con los  informantes, impidió un juicio justo.

La decisión, que siguió a largas audiencias que incluían testimonios de  la sheriff del condado de Orange Sandra Hutchens, fue criticada por los altos mandos de las autoridades, quienes dijeron que Dekraai merece ser ejecutado.

"El sistema de justicia penal aquí en el Condado de Orange ha fracasado en gran medida", dijo Goethals a los familiares de las víctimas, muchos de los cuales estaban en la corte el viernes.

El 12 de octubre de 2011, Dekraai entró en el Salon Meritage y abrió fuego, matando a su ex esposa, Michelle Fournier, de 48 años, junto con el dueño del salón, Randy Fannin, de 62 años; Lucia Kondas, de 65; Michele Fast, de 47; Victoria Buzzo, de 54; Laura Elody, de 46; Christy Wilson, de 47; y David Caouette, de 64 años, quien fue ejecutado en su coche.

"Las puertas del infierno se abrieron y emergiste como el rostro del mal", dijo Goethals a Dekraai mientras pronunciaba la sentencia.

Hacia el final de la audiencia, Dekraai se dirigió a la audiencia y ofreció una disculpa.

"No puedo imaginar el dolor que he causado", dijo. "Por favor, créanme cuando digo que quisiera regresar el tiempo".

Goethals sentenció a Dekraai a ocho sentencias perpetuas consecutivas en una prisión estatal, una por cada asesinato, sin posibilidad de libertad condicional. El juez dijo a los familiares que Dekraai casi seguramente pasará toda su vida en una prisión de máxima seguridad  "en algún rincón olvidado de California".

"Va a pasar el resto de su vida en una pequeña celda de concreto", dijo. Y eso es exactamente lo que se merece.

 Los familiares de las víctimas se reunieron fuera de la sala de Goethals antes de la audiencia, donde se abrazaron y reflexionaron sobre el hecho de que el viernes finalmente terminaría el caso después de varios años.

"¿Puedes creer que han pasado seis años?", preguntó un hombre. Dos mujeres sacudieron la cabeza.

Una mujer mayor se secó los ojos con los pañuelos. Otro familiar de la víctima expresó su agotamiento por la cobertura de los medios de comunicación. Muchas personas llevaban camisetas honrando a sus seres queridos.

Una vez dentro de la sala del tribunal, muchos de los seres queridos de las víctimas leían fuertes declaraciones, desencadenando su furia hacia el hombre.

Paul Wilson, el marido de Christy, habló suavemente y le pidió a Dekraai que se volviera y lo mirara.

"Se aseguró de matarla cobardemente y sin remordimientos", dijo Wilson, agregando que Dekraai lo conocía a él y a su familia personalmente.

-Lo siento, Paul -dijo Dekraai-.

Los familiares de las víctimas sollozaban mientras transcurría la audiencia. Una mujer gritó: "Cállate!" Otra dijo: "¡Dios mío!"

"Solo puedo esperar que tus años en la cárcel sean duros", dijo Wilson. "Espero que encuentres el odio... No mereces nada".

Varios familiares de las víctimas de Dekraai expresaron su frustración con los retrasos en el caso, con algunas explosiones contra Hutchens y Tony Rackauckas, fiscal del Condado de Orange,  por su decisión de usar informantes en un caso directo y verse inmersos en el creciente escándalo.

 Wilson dijo que el dolor y el sufrimiento de la muerte de su esposa se vio agravado por la "incompetencia" de la oficina del fiscal de distrito y del Departamento del Sheriff, refiriéndose al escándalo de los informantes de la cárcel.

Dekraai se declaró culpable de los asesinatos en 2014. Pero la fase de la pena de su juicio permaneció en el limbo durante años después de que surgió la evidencia de que los agentes del sheriff utilizaron a un informante con la esperanza de extraer evidencia que podría conducir a una sentencia de muerte.

Ese descubrimiento desencadenó una cadena de acontecimientos que llevaron a Goethals y a un tribunal de apelación a declarar que el Departamento del Sheriff estaba manejando una red "sofisticada" de informantes dentro de la cárcel para convencer a las personas que se encontraban en el sistema penitenciario del condado.

Scott Sanders, defensor público adjunto del Condado de Orange y abogado de Dekraai, sostuvo que los informantes de la cárcel y sus manejadores, violaron los derechos de los reclusos durante años al obtener información de los acusados ​​que están representados por abogados.

La oficina del fiscal del distrito y el Departamento del Sheriff negaron la ejecución de una operación coordinada de informantes. En el caso de Dekraai, los fiscales argumentaron que fue una coincidencia que Fernando Pérez, un conocido miembro de la Mafia Mexicana hubiera cooperado con las autoridades.

Pérez enfrentaba de 40 años por un cargo de armas, pero finalmente recibió una pena reducida y podría ser liberado en menos de siete años. En un comunicado emitido el viernes, la fiscalía reiteró su oposición a la decisión de Goethals de impedir que Dekraai fuera sentenciado a la pena de muerte debido al escándalo. "[La oficina del fiscal del condado de Orange] luchó por la pena de muerte porque es difícil de imaginar cómo alguien que ha oído la escalofriante  confesión ofrecida por Dekraai inmediatamente después de su detención, podría pensar que esta persona debería recibir algo menos que la pena de muerte", dijo en un comunicado.

El mes pasado, Goethals criticó la conducta de los agentes del sheriff y la fiscalía. Una y otra vez, dijo, el Departamento del Sheriff no cumplió con sus órdenes de entregar información sobre el uso de informantes en la cárcel del condado. "El Departamento del Sheriff del Condado de Orange ha respondido consistentemente a las órdenes legales de este tribunal con tal indolencia que este tribunal ha perdido la confianza de que pueda dar cumplimiento a las peticiones de la Fiscalía", escribió Goethals en su decisión de 19 páginas.

Si no fuera por los errores de los fiscales y los oficiales del sheriff, Goethals escribió, Dekraai "probablemente viviría hoy junto a otros asesinos condenados en callejón de la muerte de California".

Para algunas víctimas, la audiencia de sentencia marcó otro momento para que se preguntaran cómo sus seres queridos terminaron en medio de la sed de muerte de Dekraai.

El hermano de Fast, Rooney Daschbach, se dirigió a la corte, describiendo a su hermana como una mujer sencilla - el tipo de persona que sólo se cortaba el pelo dos veces al año. Dijo que no podía evitar pensar que si su cita hubiera sido 15 minutos antes o más tarde ese día, no habría estado en la corte el viernes, mirando a su asesino.

Daschbach ayudó a leer una carta de la hermana de Fast, Laura, que se preguntaba sobre los últimos momentos de la vida de Michele. "¿Qué estaba pensando cuando trató de escapar de la muerte?", escribió. La muerte, escribió su hermana, convirtió a su padre en un hombre aislado y resentido - murió cuatro meses después de "un corazón roto y destrozado. "Él se dio por vencido en la vida ", escribió.

Lisa Powers, una ex empleada del salón, dijo que estaba cortando el pelo de su cliente cuando escuchó un fuerte ruido ese día. Ella confundió el sonido de los disparos con unos globos que estaban estallando o con el ruido de un auto. Momentos después, Powers se encontró escondida en un cuarto de baño, escuchando a Elody rogar por su vida. "'Por favor, no lo hagas", recordó Powers a su amiga diciéndole a Dekraai. "'No hagas esto'".

 Doug Childers, la primera persona que entró en el salón después del tiroteo, se dirigió a Dekraai en la sala del tribunal y habló con un grito ronco. "Eres un monstruo", aulló. Dekraai susurró una disculpa en respuesta, atrayendo más la furia de Childers. "No te disculpes", dijo. "Tus disculpas son inútiles, como usted."

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group