Un vehículo para la nieve de $125,000 es el último lujo de la gente adinerada

Un vehículo para la nieve de $125,000 es el último lujo de la gente adinerada

Allá en las montañas nevadas, a kilómetros de cualquier carretera, el atractivo sigue siendo el mismo: recorrer los caminos nevados Y si a usted le gusta esa actividad,  considere hacerlo en un Sno-Cat.

Se asienta sobre cuatro bandas de rodadura, aparentemente diseñadas para un tanque, que sin embargo parecen flotar sobre la nieve mullida aunque sea profunda. La cabina está pintada de un naranja industrial que contrasta con  el paisaje algodonado y blanco.

El Tucker, como todos los grandes vehículos, es un cruce entre una máquina construida específicamente para un trabajo, y un juguete para niños. Es difícil mirar uno y no sentir la necesidad de subirse, encender el calentador y conducir a algún lugar o, mejor dicho, a ninguna parte en particular.

Mark Abma, un esquiador profesional que vive en Columbia Británica, sabe lo que es manejar uno. Durante años, lo experimentó cada vez que pasaba por el taller de soldadura de su amigo y miraba al viejo Tucker que se oxidaba en el estacionamiento de la parte de atrás.

Abma viaja la mayor parte del año y es una de las pocas personas a las que se les paga para andar en helicóptero en busca de nieve fresca. Sin embargo, utilizó la mayor parte del invierno pasado para resucitar el Sno-Cat.

"He estado preguntando durante 10 años qué se necesitaría para que funcione", dice. "Finalmente decidimos intentarlo".

Con la ayuda de varios voluntarios no remunerados, Abma pasó cinco meses renovando la máquina de 48 años de antigüedad. Ahora, cuando no está volando a una remota zona nevada de Alaska, Abma pone en marcha su Tucker, conduce por un barranco cubierto de nieve, y pasa sus días caminando hacia arriba y esquiando de vuelta al "Cat".

"Es una especie de campamento base móvil", dice sobre el vehículo 1969, que alcanza un máximo de 5 mph. "Definitivamente no se trata de tratar de llegar rápido a ningún lado".

Pero resulta que Abma no está solo en su entusiasmo. La demanda de Tucker Sno-Cats, tanto nuevos como usados, está en su apogeo, gracias a propietarios acaudalados, coleccionistas clásicos y amantes de la nieve. En el mundo del transporte, este es uno de los nichos de mercado más fascinantes en este momento.

Tucker está celebrando su 75 aniversario produciendo máquinas de nieve desde su cuartel general en Medford, Oregón. Es más conocido por haber equipado el primer cruce terrestre de la Antártida en 1957. Cuatro de sus máquinas hicieron el viaje bajo el mando de Vivian Fuchs, navegando a través del brutal frío.

Con el paso de los años, los rivales de Tucker o bien dejaron de funcionar o desarrollaron lentamente sus vehículos para estaciones de esquí. Las bandas se hicieron más anchas y pesadas. Tucker, sin embargo, no siguió ese camino: se limitó a fabricar máquinas con cuatro bandas de rodamiento más angostas que se articulan para conducir de forma independiente, posándose sobre la nieve como un animal ágil. (Por eso el apodo de "gato).

En la mayoría de sus máquinas, incluida la de Abma, las bandas de rodadura se envuelven en pontones huecos hechos de acero o fibra de vidrio, por lo que las plataformas flotan en el polvo de nieve como un bote de fiesta en un lago. Como tal, Tuckers es más adecuado para viajar sobre la nieve, en lugar de apisonarla, lo que ha resultado ser una protección útil contra el calentamiento global y las recesiones económicas que azotan a la industria del esquí mundial.

En la actualidad, la compañía produce de 50 a 100 máquinas al año y está dirigida por Marilee Tucker Sullivan, nieta del fundador E.M. Tucker.

"Somos una empresa de nicho", dice Sullivan, "y funciona bastante bien para nosotros".

Los mejores clientes de Tucker incluyen militares estadounidenses, equipos de perforación petrolera en Alaska y Dakota del Norte, y servicios públicos que necesitan dar servicio a las líneas eléctricas azotadas por la nieve. Este año, Tucker obtuvo casi $ 600,000 en contratos gubernamentales, incluida una orden para dar servicio a siete de sus máquinas en el Centro de Entrenamiento de Guerra de la Marina del Cuerpo de Marines de EE. UU. en la Sierra Nevada de California.

Sin embargo, el grupo de clientes de más rápido crecimiento es el de los propietarios privados que desean ir a sus retiros de montaña con estilo. Las motos de nieve, después de todo, son frías y relativamente malas para escuchar música clásica.

El Sno-Cat personal más popular es el 2000Xtra Lite de Tucker, una plataforma básica que comienza en $ 125,000.

"Desde allí, les digo a mis clientes, que el límite es el cielo", dice John Meilicke, gerente de ventas de la compañía. Hace unos meses, un cliente con una haciena cerca del lago Tahoe ordenó un Tucker en rojo Ferrari.

Se puede decir que el dinero mejor invertido está en las máquinas más antiguas, que son más asequibles y se aprecian rápidamente. La compañía a menudo construía máquinas según especificaciones personalizadas y mantenía registros pobres, por lo que no hay forma de saber cuántos Tuckers se están oxidando en graneros y lotes del mundo.

El número, sin embargo, es bajo; Meilicke calcula un par de miles, como máximo.

Jesse Cook, que dirige una tienda de automóviles cerca de Portland, Oregón, es propietario de 10 de ellos en varios estados de renovación.

Cook tiene mucha práctica arreglando y restaurando autos, pero no puede decidirse a vender uno de sus Tuckers. "Definitivamente es una enfermedad", dice.

"Son como una mezcla de todo lo que amo junto", explica. "Me encanta la construcción, la restauración y me encanta el invierno".

Las desventajas: los Tuckers tienden a ser ruidosos, tienen un gran consumo de combustible y son extremadamente difíciles de rastrear. "No sé dónde puedes encontrar uno", dice Cook. "Y si lo supiera, no te lo diría, porque iría a comprarlo para mí".

 La escasez, en parte, ha estimulado la demanda. Cook dice que los valores de los Tucker Sno-Cats antiguos se ha triplicado en los últimos cinco años, con precios que oscilan entre $ 10,000 por un montón de herrumbre congelado a más de $ 100,000 por una plataforma completamente restaurada. Los modelos más codiciados incluyen las máquinas llamadas "rock 'n' roll" que cruzaron la Antártida. Tucker también está sacando provecho de su historia. Hace tres años, la compañía comenzó un servicio de reventa y restauración de máquinas antiguas.

Encabezado por Jeff McNeil, el bisnieto del fundador, se ha convertido en una de las líneas de negocios más rentables de la compañía.

Mientras tanto, dos coleccionistas secretos han arrinconado el mercado. La fraternidad de Tucker no divulgará sus nombres, pero sospecha que los hombres han reunido más de 200 Tuckers vintage. "Son más valiosos para ellos que los automóviles", dice McNeil. "Son fanáticos".

Restaurar un Tucker es más fácil de lo que uno podría pensar. Los motores se originaron en varios lugares a lo largo de los años, pero Tucker favoreció el seis cilindros de cabeza plana de Chrysler, que todavía es fácil de encontrar.

Los Tuckers más grandes estaban vinculados al Dodge Hemis de ocho cilindros, otro motor producido en masa. Las cabinas eran igualmente simples, placas de aluminio que se asemejan al fuselaje de un bombardero de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando McNeil no trabaja en la tienda, pasa gran parte de su tiempo en Google Earth, buscando imágenes satelitales de vehículos que sus antepasados hicieron hace décadas. “Puedes verlos arrumbados en terrenos baldíos", dice. "Entonces simplemente comienzas a llamar a la gente para ver si están interesados en venderlos".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°