Residencia permanente le fue concedida luego de recibir una licencia de abogado en 2014

"Es un alivio increíble", dijo García después de recoger el documento de su apartado postal

Un abogado de origen mexicano que vive en California y libró exitosamente una batalla legal para practicar su profesión pese a su situación migratoria puede residir ahora legalmente en Estados Unidos.

 Sergio García obtuvo la tarjeta verde de residente y puede vivir en el país y practicar derecho sin temor a arresto ni deportación a su México natal. García, de 38 años, solicitó por primera vez la residencia permanente en 1994, a los 17 años de edad, después que su familia se mudó a California.

 "Es un alivio increíble", dijo García después de recoger el documento de su apartado postal en Chico, al norte de Sacramento.

 La residencia permanente le fue concedida luego de recibir una licencia de abogado en 2014 tras una batalla legal y política de cinco años que incluyó la oposición del gobierno federal y un fallo favorable en enero de la Corte Suprema de California.

 El gobernador Jerry Brown promulgó un proyecto especial aprobado por la Legislatura para permitir que García practicara su profesión.

 Incluso con su licencia de abogado, García enfrentó obstáculos. Sin la tarjeta de residencia permanente, no podía trabajar para un bufete de abogados ni asociarse con colegas en casos. Muchos clientes potenciales temían contratar a un abogado que podía ser arrestado o deportado.

 García dice que quiere naturalizarse, lo que le daría derecho a votar, fungir como jurado o trabajar para el gobierno federal.

 Dijo que aún recibe ocasionales mensajes electrónicos amenazadores de extraños molestos porque ejerce la abogacía. Espera que su nuevo estatus de inmigración silencie a sus críticos.

 "Estoy feliz por él", dijo Larry DeSha, un fiscal retirado del Colegio de Abogados del estado que se opuso a conceder la licencia a García cuando éste vivía en el país sin permiso. "Él trabajo duramente y esperó mucho tiempo".

 DeSha dice que no tiene problemas con que García ejerza la abogacía ahora que está legalmente en el país.

 García llegó a California de bebé con sus padres y regresó a México cuando tenía 9 años. Cuando cumplió 17, su familia se mudó a Chico, donde su padre — ciudadano estadounidense naturalizado — tiene un negocio de apicultura.

 Tras graduarse de la Facultad de Derecho de la Universidad Cal Northern en Chico, García aprobó el examen del Colegio de Abogados del estado en el 2009, pero no pudo practicar su profesión hasta el 2012, cuando abrió su oficina en Chico.

 El miércoles, ganó un pago de seguros de 25.000 dólares para una anciana herida en un accidente automovilístico y recibió su primera remuneración.

 "Estoy en buena racha", dijo. "Mi novia y yo nos vamos a un restaurante y yo voy a pedir langosta".

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
76°