Construyen muro manos mexicanas: ‘Hay que comer y pagar biles (servicios)’

Construyen muro manos mexicanas: ‘Hay que comer y pagar biles (servicios)’

Aunque el Gobierno mexicano asegura que no pagará el muro que pretende construir Donald Trump, son manos de ascendencia mexicana las que trabajan actualmente en el reforzamiento de la valla que ya existe entre Ciudad Juárez y Sunland Park, Nuevo México.

En esa zona, la valla fronteriza es reforzada por hijos de paisanos que nacieron en los Estados Unidos o que obtuvieron la ciudadanía.

"Hay que comer y pagar biles (servicios)", dice uno de los empleados, quien es ciudadano norteamericano de ascendencia mexicana.

"Es un trabajo más. Alguien lo tiene que hacer. De todos modos se lo brinca la gente", responde otro.

Los trabajadores --que pertenecen a diversas compañías-- se comunican entre ellos principalmente en español.

Santiago Andazola, de 20 años, es originario de El Paso, Texas; su madre es estadounidense y su padre de Ciudad Juárez. "La verdad, el muro no me separa de mi gente, tanto de Estados Unidos como de México", asegura.

Comenta que se desespera por la situación que se registra actualmente, pero entiende que son políticas de cada país.

Mientras tanto, el reforzamiento de la valla fronteriza sigue avanzando. 

Desde mediados de 2016, durante la administración de Barack Obama, las autoridades estadounidenses iniciaron los trabajos para reemplazar con acero la malla ciclónica que dividía 2 kilómetros de la frontera desde la década de los años 90.

De acuerdo con el Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, este muro reforzado medirá cinco metros de altura. La malla anterior se debilitó por el clima y la arena.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°