Senadores proponen ley para regularizar agricultores indocumentados

Un grupo de senadores propuso un proyecto de ley para regularizar a los trabajadores del campo indocumentados que acuden a este país durante las temporadas de recogida.

En rueda de prensa telefónica, la senadora por California Dianne Feinstein y el congresista por Illinois Luis Gutiérrez, junto con trabajadores del campo y líderes agricultores, presentaron hoy la "Ley del Programa de Trabajadores Agrícolas de 2017", propuesta el 3 de mayo en la Cámara alta estadounidense por la legisladora.

Esta ley pretende permitir a los agricultores indocumentados que han trabajado en el campo al menos 100 días en cada uno de los dos años anteriores en el país, conseguir un permiso para regularizar su actividad y su residencia temporal mediante una "tarjeta azul".

Tras conseguir este permiso, también serían elegibles para una tarjeta de residente permanente ("green card"), lo que les abriría la posibilidad de obtener la ciudadanía estadounidense.

Sin embargo, luego estarían obligados a mantenerse trabajando durante un mínimo de 100 días en cada uno de los siguientes 5 años o de 150 días durante cada uno de los siguientes 3 años.

"Allá donde voy en California, los agricultores me cuentan que no pueden encontrar trabajadores porque tienen miedo (a ser detenidos y deportados), y están desapareciendo", aseguró Feinstein.

La senadora recalcó la importancia de proveer de personal a la industria de la agricultura en EE.UU. ya que la mayoría de los trabajadores del campo son indocumentados y, según defendió, "se merecen un camino para trabajar y vivir sin miedo".

"Los agricultores y granjeros mantienen nuestra economía y nuestra producción de comida. Todos comemos diariamente gracias al sudor del trabajo de estas personas que no disponen de una forma legal para llegar a EE.UU. y para quedarse", dijo Gutiérrez.

Por ello, el congresista insistió en que la propuesta de ley reconoce "la humanidad, los sueños y las aspiraciones" de este colectivo y llamó a los republicanos de ambas cámaras, que son mayoría, a trabajar para aprobarla.

La industria agrícola emplea de dos a tres millones de personas, la mayoría de ellos concentrados en California, Texas, el estado de Washington, Florida, Oregón y Carolina del Norte, según estadísticas del Departamento de Trabajo.

El 80 % son hombres inmigrantes, principalmente hispanos, menores de 31 años y, de ellos, entre el 48 y el 70 % carece de presencia legal o de autorización laboral, según la Encuesta Nacional de Trabajadores Agrícolas (NAWS).

De igual manera, de acuerdo con un estudio del Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas, más del 50 % de las personas que trabajan en los campos del país son indocumentados, un porcentaje que aumenta en cultivos como la fruta, donde alrededor del 97 % de la mano de obra no cuenta con permiso de trabajo.

Por ello, entre los medianos y grandes agricultores existe desde hace años el consenso de la necesidad de encontrar un alivio migratorio y un programa de visas para trabajadores del exterior.

Este proyecto de ley mantendría en vigor el actual programa de visas H-2A, que permite a los empleadores contratar a trabajadores temporales agrícolas para hacer frente a la escasez de ciudadanos e inmigrantes autorizados en el campo.

Sin embargo, si se aprueba esta legislación, se reduciría la necesidad de utilizar este programa, cuyas aprobaciones aumentaron en un 106 % desde 2001, proporcionando una solución para los empleadores agrícolas, ya que muchos podrían acceder a la "tarjeta azul".

"O bien tendremos que importar comida o bien importamos la fuerza de trabajo", manifestó Shah Kazemi, presidente y dueño de una empresa de hongos presente en seis estados.

Kazemi explicó la escasez de personal que sufre el sector y que le obligó a reducir la recogida y la producción de la empresa.

"Nuestra industria va a colapsar si comienzan las deportaciones", afirmó el presidente de la organización Justicia para los Trabajadores Agrícolas, Bruce Goldstein.

Por su parte, el presidente de la Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW), Arturo Rodríguez, mostró su preocupación por el incremento de agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), como el que resultó en la detención de 12 agricultores indocumentados en una plantación de hongos del estado de Pensilvania.

 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
79°