Especialistas cuestionan cifras sobre cruce indocumentados por frontera

Especialistas en el tema migratorio y organizaciones que trabajan a favor de los inmigrantes indicaron hoy que las cifras ofrecidas por el Gobierno sobre la reducción en el cruce ilegal por la frontera con México, no reflejan la realidad sino que hay otros factores que están contribuyendo a esos reportes.

Los activistas indicaron que actualmente, a parte de las medidas migratorias y la encendida retórica de Donald Trump contra los indocumentados, hay varios factores que están contribuyendo para que se reporte un descenso en el arresto de inmigrantes indocumentados como los rechazos a los pedidos de asilo político y el elevado costo del cruce.

"Basándonos en el trabajo que hacemos en México y países centroamericanos, nosotros no hemos visto un descenso en el número de personas que están dejando sus hogares, el flujo migratorio continúa", indicó hoy a Efe Jennifer Podkul, directora de política de la organización Niños en Necesidad de Defensa (KIND).

Explicó que lo que pasa es que cada vez que hay un ajuste en las políticas migratorias tanto en Estados Unidos como en México, los contrabandistas de humanos buscan nuevas formas de adaptarse a estos cambios.

Y esto es lo que estamos viendo en estos momentos. "Quizás a las familias les está tomando más tiempo llegar a la frontera, otros posiblemente están pidiendo asilo en México", agregó Podkul.

Durante sus primeros días en la Presidencia, Trump firmó una serie de órdenes ejecutivas que buscan incrementar el número de agentes de la Patrulla Fronteriza, aumentar los centros de detenciones, facilitar el arresto y la deportación de inmigrantes indocumentados y comenzar la construcción de un muro fronterizo con México.

Este miércoles, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) informó que durante el pasado mes de febrero, el primer mes completo de Trump como presidente, se reportaron un total de 18.762 detenciones de inmigrantes indocumentados en la frontera sur, un descenso del 40 por ciento con respecto al mes de enero y del 26 por ciento con el mismo periodo del 2016.

De las 18.762 detenciones, 1.922 corresponden a menores de edad no acompañados, 3.124 a unidades familiares y el resto (13.716) fueron adultos.

Podkul indicó que se debe tomar en cuenta que estas cifras representan solamente el número de personas que han sido detenidas por la Patrulla Fronteriza, ya que no se sabe con exactitud el número real de las personas que cruzaron la frontera de manera ilegal.

KIND y otras organizaciones reportaron también que cada vez hay un mayor número de personas que están siendo rechazadas en los puertos de entrada cuando solicitan asilo político.

Anteriormente, los traficantes llevaban a los indocumentados, especialmente a los menores no acompañados y familias enteras hasta la frontera, los dejaban prácticamente enfrente de las autoridades fronterizas en estados como Texas para que fueran arrestados, procesados y pudieran solicitar asilo político.

Podkul consideró que ante tales rechazos los traficantes quizás estén cambiando de táctica y ahora están llevando a los inmigrantes directamente hasta su destino final dentro de Estados Unidos.

En la frontera, varios inmigrantes han reportado que los contrabandistas les están cobrando más dinero por el cruce hacia el interior del país.

Los "coyotes", como se conoce a estos contrabandistas, pudieran estar cobrando ahora hasta 8.000 dólares por personas, mientras que antes de la llegada de Trump a la Presidencia el costo era de 3.500 dólares.

"La gente quizás no está viviendo porque están ahorrando este dinero para poder pagar", matizó Podkul.

Por su parte, Maurice Rafael Magaña, un especialista en el tema migratorio y profesor del Departamento de Estudios Mexicoamericanos de la Universidad de Arizona (UA), manifestó a Efe que el descenso en el número de detenciones responde en parte al clima antiinmigrante que se vive en Estados Unidos, pero consideró que el tema "no es tan simple".

"A través de la historia hemos visto momentos como este, donde políticos públicamente tratan de 'combatir' la inmigración indocumentada, pero sabemos que mientras exista una necesidad por la mano de obra de los inmigrantes, estos seguirán cruzando la frontera", explicó.

Ahora, solamente estamos "creando una clase de trabajadores más vulnerables", la gente no viene a los Estados Unidos porque sea "fácil", sino porque es una "necesidad", concluyó Magaña.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°