México

Tigres y leones, a precios de saldo en México a raíz de una ley ecologista

Conseguir un tigre en Ciudad de México está actualmente al alcance de todo aquel que disponga de 2.000 dólares

Conseguir un tigre en Ciudad de México está actualmente al alcance de todo aquel que disponga de 2.000 dólares a raíz de los efectos de una ley ecologista contra el uso de fieras en los circos, que ha llevado a la industria a rematar sus animales por no poder hacerse cargo de ellos.

La ley, que entra en vigor este miércoles en la capital mexicana, ha ocasionado que los empresarios y trabajadores que forman parte del espectáculo se enfrenten a una de las peores crisis de su historia.

Armando Cedeño presidente de la Unión de Empresarios y Artistas de Circo (UNEAC), denunció a Efe que esta ley, impulsada por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y aprobada en junio de 2014, presenta una deficiencia en planificación y estrategia porque no tuvo en cuenta las consecuencias.

Cedeño confesó que el gremio está recurriendo a medidas desesperadas como el remate de especies con las que trabajaban.

"Un tigre blanco que costaba 25.000 dólares lo estamos vendiendo en 2.000 dólares a zoológicos particulares, coleccionistas o presidentes municipales que están construyendo sus zoológicos", lamentó.

Asimismo acusó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de presionar para que se retiren los animales antes del plazo establecido con miras a que la situación no derive en una mayor problemática.

"Nos habían dicho que sí podíamos tener a los animales en nuestros predios siempre y cuando no los tuviéramos en malas condiciones", comentó Cedeño, sobre el interés del sector en conservar a las fieras aunque no fuera para exponerlas en los espectáculos.

De acuerdo con el directivo, la autoridad ambiental les informó hace 15 días que únicamente podían conservar los ejemplares siempre y cuando el predio particular estuviera adaptado como un zoológico, pero no tomaron en cuenta el dinero y el tiempo que se necesita para ello.

Reiteró que la medida afecta a un total de 700 circos y dejará a más de 1.000 personas desempleadas.

Por ello, se está llevando a cabo un proceso de amparo para poder tener a los animales, cuidarlos y lograr a la larga "revertir la ley".

Antes de la Ciudad de México, seis estados de los 32 que tiene el país prohibieron el uso de animales en circos (Colima, Guerrero, Guanajuato, Jalisco, Morelos y Querétaro) y varios más estaban en proceso de hacerlo.

Otro de los afectados por esta nueva norma es el Circo Atayde Hermanos, con más de 127 años de trayectoria.

Su director general, Andrés Atayde, se quejó de que no se impulsó la creación de un santuario específico al cual recurrir para dejar a los animales.

Aclaró que la venta de especies sigue un proceso legal, que no "es tan fácil comprar un animal", y desmintió las versiones sobre grupos de la delincuencia organizada que adquieren estos ejemplares, como por ejemplo los capos del narcotráfico para sus mansiones.

Sin embargo, en declaraciones a EFE Atayde se mostró optimista ante el futuro de los circos mexicanos ya que existen alternativas para el espectáculo.

"No todo son los animales, son una parte importante para el circo pero hay otras", acotó en referencia a la acrobacia, los payasos y demás disciplinas.

Fuentes de la misma empresa detallaron que desde los circos de México padecen una crisis financiera de la cual les ha resultado muy difícil recuperarse.

Uno de los motivos es la inseguridad pública en el país, que les ha impedido realizar giras por el territorio nacional.

El Circo Hermanos Vázquez, una empresa con 46 años de vida, tuvo que emigrar a Estados Unidos desde octubre de 2014 debido a estas razones.

"Cerramos desde septiembre del año pasado; físicamente estamos en Houston, Texas (EE.UU.), (en México) ya no tenemos ni gente, ni publicidad, ni presencia, ya la carpa se vendió", explicó a EFE un representante del circo que no quiso identificarse.

David Berosini, de 23 años, un exdomador de leones de este circo, ya no trabaja pero sigue conservando a los cinco tigres que por muchos años han estado a su lado.

Berosini, que planea irse a Estados Unidos o a países de Europa para encontrar mejores oportunidades laborales, coincidió en que esta ley solo perjudicó a los animales pues nunca se pensó una manera eficiente de preservarlos.

Diversas organizaciones se han pronunciado a favor de esta ley. Sin embargo, no todos los ecologistas consideran que su aplicación es correcta, como la periodista ambiental Elena Hoyos.

Ella está a favor, pero cree que la normativa debería enfocarse no solo en los circos sino también en los acuarios o las plazas de toros.

Además, denunció que el 90% de los zoológicos del país no ofrecen las condiciones adecuadas, situación de la que culpó a Semarnat.

Hasta el lunes por la noche diferentes circos ofrecieron sus últimas funciones con animales en la capital mexicana.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
104°