Oran por las mujeres rusas asesinadas en Tijuana

Las autoridades dicen que la supuesta culpable es Anastasia Lechtchenco, hija y hermana de las víctimas

En dos urnas de madera  decoradas con flores se encuentran  las cenizas de Valeria y Yuliya Lechetchenko, hija y madre respectivamente de origen ruso que el pasado 11 de junio fueron encontradas decapitadas y descuartizadas en el interior de un domicilio ubicado en el Fraccionamiento Playas de Tijuana.

Por estos hechos  está detenida Anastasia Lechtchenko, hija de Yuliya y hermana de Valeria, como principal sospechosa del crimen ya que según consta en dos declaraciones ministeriales, ella confesó haberlo cometido porque escuchó una voz en su cabeza que le pidió hacerlo.

Este hecho consternó a la comunidad fronteriza y la tarde del lunes vecinos de la familia Lechtchenko organizaron una ceremonia religiosa en memoria de las víctimas. Acudieron cientos de personas, entre ellos Igor Lechtchenko, padre de la pequeña Valeria y esposo de Yuliya quien a pesar de ya no vivir a en la misma casa siempre se mantuvo al pendiente de ellas según confirmaron amigos de la familia.

Igor declinó hablar sobre las acusaciones que pesan sobre su otra hija Anastasia, quien se encuentra detenida en el Centro de Readaptación Social de la Mesa en espera de la resolución de la Juez Quinto de lo Penal, quien podrá dictarle a mas tardar este jueves, auto de formal prisión o liberarla.

Igor se limito a decir, "No vengo hoy a hablar sobre acusaciones, ahorita estamos aquí para recordar a mi hija y a mi esposa. También mencionó que a las honras fúnebres no acudió nadie más de su familia o la de su esposa ya que todos se encuentran en Rusia.

Igor y Yuliya llegaron hace mas de 20 años a México cuando formaban parte del equipo de artistas del Circo Ruso, decidieron quedarse en este país y formar una familia,  Anastasia nació hace 19 años en San Luis Potosí, posteriormente se mudaron a Tijuana donde Yuliya daba clases de ruso a niños e Igor se integró como entrenador de gimnasia en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) preparando atletas mexicanos para competir en las olimpiadas, sus alumnos y compañeros lo reconocen como un gran deportista, un virtuoso entrenador y un buen ser humano.

En la homilía, el sacerdote que la condujo hizo hincapié en lo que a su juicio es una terrible descomposición social y pérdida de valores,  lo que está resultando en crímenes como éste en el que una hija es capaz de asesinar, decapitar y descuartizar  a su madre y hermana sin mostrar señales claras de arrepentimiento.

El cura dijo que esperaba que la muerte de estas dos personas no fuera en vano. Mientras hacía estas reflexiones, señaló las urnas y una fotografía donde se observa  una Yuliya mucho más joven como a punto de besar la mejilla izquierda de su hija Valeria, quien en la imagen aparenta tener aproximadamente seis años.

En otro collage se puede ver a la niña en actividades cotidianas del centro para educación especial al que asistía ya que padecía un problema neuronal, mientras el sacerdote habla, Igor escucha atento en la primera banca acompañado de sus más cercanos amigos. Al finalizar la ceremonia Igor toma la urna donde están las cenizas de su hija y otra persona lo auxilia con la de su esposa, sale de la iglesia y en la explanada se detiene para agradecer a las personas que acudieron,  realiza el conteo para que liberen al cielo cientos de globos blancos.

 Una vez liberados los globos y tras los aplausos agradeció una vez más y dijo que ahora lo que toca es seguir viviendo. El por su parte, dedicara todo su trabajo a la memoria de ellas.

Vecinas del fraccionamiento donde por años vivió Yuliya con sus dos hijas dijeron de ella que era una gran mujer dedicada a sus dos hijas a quienes amaba intensamente a pesar de que la mayor de ellas desde que ingresó a la secundaria fue muy rebelde y agresiva, constantemente le gritaba y peleaban.

Adriana Figua, otra asistente a la ceremonia mencionó que probablemente Anastasia esté poseída por fuerzas sobrenaturales: "Para mí que su mente estaba ocupada por fuerzas negativas, por malos espíritus, porque cuando uno oye una voz es porque alguien está dentro de su mente, para mí que eso es lo que pasó porque si no tuviera esos espíritus malos no hubiera hecho lo que hizo".

El mismo día que se realizo la ceremonia el abogado defensor de Anastasia, Gabriel González Celestino, declaró a los medios de comunicación que anastasia es inocente y denunció que fue torturada para firmar su declaración y abusada sexualmente por agentes ministeriales. Horas después el Sub Procurador contra la delincuencia Organizada, José María Morales, desmintió esta información y dijo que se trata solo de una estrategia de la defensa.

La juez encargada del caso tiene hasta el jueves 25 de junio a las seis de la tarde para dictar el auto de formal prisión o de libertad para Anastasia Lechtchenco, en base a las pruebas aportadas por ambas partes.

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
63°