Intervienen quirúrgicamente al presidente de México

El presidente permanecerá hospitalizado entre 24 y 48 horas

 El presidente de México Enrique Peña Nieto fue intervenido quirúrgicamente para extraerle la vesícula biliar tras presentar un dolor intenso la madrugada del viernes.

"Tras una exitosa intervención esta mañana, en la que me fue extraída la vesícula, me recupero ya en mi habitación del hospital", escribió el presidente en su cuenta de Twitter y agradeció en la red social a los doctores y el personal del Hospital Central Militar de la Ciudad de México, donde se realizó la cirugía.

Se espera que el mandatario, de 48 años, se reincorpore a sus actividades el próximo lunes cuando tiene previsto recibir a los reyes de España en su primera visita de Estado a México.

El director del Hospital Central Militar, el general de brigada médico cirujano Fernando Arcaute, dijo en rueda de prensa que Peña Nieto presentó un cuadro de colecistitis aguda, es decir, una inflamación súbita de la vesícula biliar no relacionada con cálculos y se le realizó una cirugía laparoscópica que no tuvo mayores complicaciones.

Agregó que el presidente permanecerá hospitalizado entre 24 y 48 horas.

Arcaute dijo que el presidente no presenta ningún otro problema médico. "Es una persona que goza de cabal salud", sostuvo.

"El lunes estaremos de regreso para que el señor presidente pueda recibir la visita de los reyes de España", dijo el vocero presidencial, Eduardo Sánchez.

En tanto, el coronel médico cirujano Héctor Faustino Noyola, quien realizó la intervención, refirió que el mandatario tuvo la madrugada "un malestar intenso en la vesícula biliar" y luego de hacer los análisis correspondientes "todo nos indicó que era un cuadro agudo que no tenía otra solución más que la cirugía".

El mandatario tenía previsto viajar el viernes a Antigua, Guatemala, para participar en una cumbre con presidentes de Centroamérica.

Peña Nieto fue sometido en julio de 2013 a otra cirugía en la que se le retiró un nódulo tiroideo.

La vesícula sirve para almacenar bilis, una sustancia que se produce en el hígado y ayuda a digerir las grasas. Pero los elementos que componen la bilis -como colesterol y sales- pueden formar cristales y a su vez piedras que pueden obstruir su salida y provocar dolor. En algunos casos pueden producir otros males potencialmente letales como pancreatitis biliar, por lo que es recomendable retirar la vesícula cuando genera molestias.

La extracción de la vesícula "no tiene ninguna consecuencia", dijo a The Associated Press el doctor Ariel de Jesús Martínez Oñate, cirujano del privado Hospital Ángeles en la capital del país y que no participó en la intervención del presidente.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
84°