México

Todo parece indicar que el PRI ganará el control en el Congreso

El PRI y el Verde parecen alcanzar los 251 escaños en el Congreso para mantener el control

El partido gobernante de México se enfila a mantener el control del Congreso mexicano de la mano de sus aliados políticos, tras una jornada electoral que dio algunas sorpresas con el triunfo previsible, por primera vez en la historia, de un candidato independiente a un gobierno estatal.

El Partido Revolucionario Institucional, o PRI, del presidente Enrique Peña Nieto, perdería asientos en la Cámara de Diputados, pero lograría la mayoría por su alianza con el Partido Verde, una fuerza política que obtendría un importante impulso pese a ser señalada de reiteradas violaciones a la ley electoral.

"El PRI sí pierde, pero no tanto", dijo Jesús Cantú, analista político y director de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey.

Un conteo rápido de la máxima autoridad electoral señaló que el PRI se alzaría con el primer lugar de las votaciones del domingo, con lo cual obtendría entre 196 y 203 de los 500 asientos en la cámara baja, por debajo de los actuales 214.

Pero el Partido Verde conseguiría entre 41 y 48 legisladores. Actualmente, tiene 27.

En caso de que esos dos partidos lograran la mayoría de los legisladores estimados, tendrían 251 en conjunto, lo que les daría la mayoría.

El escritor e intelectual mexicano Héctor Aguilar Camín dijo a la cadena Televisa que el gobierno de Peña Nieto aparece "muy lesionado en su credibilidad".

No obstante de escándalos y críticas de las que han sido objeto, la coalición del PRI y del Verde se vería beneficiada.

"Los simpatizantes de estos dos partidos, y básicamente del PRI, se sienten atendidos", consideró Cantú.

Por el contrario, las que por años han sido las otras dos fuerzas políticas del país -el conservador Partido Acción Nacional y el izquierdista Partido de la Revolución Democrática- que reducirían el número de legisladores.

En una elección en la que hubo esporádicos hechos de violencia, el candidato independiente Jaime Rodríguez se perfilaba como el ganador de la elección para gobernador del estado norteño de Nuevo León, fronterizo con Texas, en un hecho visto como una protesta contra el sistema de partidos políticos.

"Va a ser un gobierno ciudadano y Nuevo León será el inicio de esta segunda revolución mexicana que cambiará la conciencia", dijo García, conocido como "El Bronco", quien confiaba que el conteo oficial de votos confirme las tendencias que muestran las encuestas a boca de urna.

"Es clarísimo que es el hartazgo de los ciudadanos con los partidos políticos tradicionales", dijo Cantú sobre alguno de los elementos que estarían detrás del triunfo del candidato independiente.

En las elecciones del domingo, los mexicanos salieron a las urnas para elegir 500 escaños de la Cámara de Diputados, las gobernaciones de nueve de los 31 estados del país, además de cientos de alcaldes y legisladores locales.

Más de 83 millones de electores estaban convocados a las urnas para renovar la cámara baja, aunque la autoridad electoral dijo que la participación fue de entre 47,25% y 48,51%.

Esta es la primera ocasión en que se permite contender a candidatos no afiliados a ningún partido político, gracias a una reforma electoral aprobada el año pasado.

Pero aunque la atención se ha centrado en "El Bronco", en la contienda no hubo una importante participación de candidatos independientes, en parte por lo que varios críticos de la reforma señalaron como obstáculos que se quedaron en la reforma como, por ejemplo, el acceso a mucho menos financiamiento público comparado con el que reciben los partidos políticos.

Estas elecciones suelen atraer poca atención, pero en esta ocasión ha sido distinto por llamados a boicotear, diversos hechos de violencia previos y el descontento social hacia los políticos.

Al suroeste de México hubo la quema de material electoral y protestas, aunque en el resto de país las votaciones transcurrieron con relativa normalidad.

El presidente Peña Nieto dijo en un mensaje en cadena nacional tras el cierre de las urnas que pese a intentos de "desanimar a la población", varios millones salieron a votar en lo que calificó de un llamado para "rechazar la violencia y la intolerancia" en el país.

El gobierno federal realizó un gran despliegue del ejército, la marina y la policía federal sobre todo en los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán, y realizó patrullajes tanto aéreos como terrestres en las zonas más conflictivas.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
71°