Un polígamo fugitivo, tres jóvenes asesinados y partes de animales exóticos son las piezas de un enigmático crimen en México

Un polígamo fugitivo, tres jóvenes asesinados y partes de animales exóticos son las piezas de un raro crimen

Un polígamo fugitivo de Arizona fue arrestado con cuatro de sus esposas y una "concubina" en las inmediaciones de una comunidad religiosa conservadora en la zona alta del desierto del norte de México.

Más de dos docenas de ciudadanos estadounidenses, al parecer discípulos de la "comuna" del polígamo, fueron detenidos en la misma aldea, en el estado mexicano de Chihuahua.

El caso está relacionado con los asesinatos de tres jóvenes estadounidenses, dos de ellos hijos del polígamo, asesinados a tiros semanas antes en un enclave rural cercano, llamado "Black Ranch”. Para las autoridades, el polígamo es sospechoso de los homicidios.

El enigmático caso criminal -y sus elementos aparentemente dispares- salió a la luz el pasado fin de semana, cuando más de 100 policías mexicanos descendieron al complejo del polígamo, con la asistencia del FBI y de funcionarios consulares de los EE.UU., precisaron fiscales del estado de Chihuahua.

Las autoridades mexicanas publicaron un recuento de la redada, que planteó tantas preguntas como respuestas. La Embajada de los EE.UU. en la Ciudad de México y el Departamento de Estado, en Washington, se negaron a hacer declaraciones.

En el centro del caso se encuentra Orson William Black, de 56 años, un exmiembro de una secta mormona separatista quien era buscado en Arizona hace casi 15 años por cinco delitos graves de mala conducta sexual que involucran a dos hermanas menores de edad.

Black fue arrestado durante los allanamientos del último fin de semana, dijeron las autoridades mexicanas, junto con otras personas a quienes describió como cuatro "esposas" y una "concubina". Un total de 26 ciudadanos estadounidenses detenidos podrían ser deportados, informaron los fiscales mexicanos.

Entre ellos hay dos mujeres jóvenes que pasaron toda su vida en la "comuna" de Black, afirmó ante un grupo de  periodistas César Peniche Espejel, fiscal general del estado de Chihuahua, esta semana.

En un extraño giro, las autoridades del país vecino aseguran que la policía decomisó 65 partes y pieles de fauna exótica preservada, entre ellas alfombras de piel de oso y león, un par de patas de elefante, varias aves disecadas y restos de otras criaturas, incluyendo cabezas de cebra y búfalo. Las autoridades no especificaron si el botín era una colección de trofeos o si cumplía otro propósito.

Black fue puesto bajo custodia federal mexicana por presunto "tráfico humano" y "posesión de especies silvestres", precisaron los fiscales estatales.

Según las autoridades, Black también está siendo investigado en relación con los homicidios de los tres estadounidenses, un menor y dos varones mayores de edad, cuyos cuerpos fueron descubiertos el 10 de septiembre pasado en Rancho El Negro, a unas tres millas del sitio de la redada del último fin de semana. Black no ha sido formalmente acusado por los asesinatos.

Las autoridades mexicanas identificaron a las víctimas sólo como Michael B., de 15 años; Robert W.B., de 19; y Jesse L.B., de 23. Los detalles sobre los asesinatos son escasos, pero informes de la prensa mexicana indican que los tres fueron baleados en la entrada de una caravana.

Algunos relatos periodísticos sugirieron que el trío compartía el apellido Black; pero su relación exacta con el polígamo ahora detenido no está clara.

El miércoles, sin embargo, Félix González, un portavoz de la fiscalía de Chihuahua, confirmó que dos de las víctimas: Michael B. y Robert W.B., eran hijos del detenido. El parentesco de la tercera víctima, Jesse L.B., aún no se había determinado, informó. "El motivo no está claro; aún se está investigando", destacó González sobre los asesinatos.

Las víctimas fueron halladas en una de las cinco propiedades del área de Black, resaltó el portavoz.

El rancho donde se encontró a los varones asesinados, al igual que el asentamiento donde Black fue detenido, está situado en el extenso municipio de Cuauhtemoc, en Chihuahua, centro de la gran población menonita de la región.

No está claro por qué el pedófilo acusado optó por esconderse y establecer su propia "comuna" polígama en medio de tierras colonizadas por comunidades menonitas agrarias. Los dos grupos podrían ser considerados como vecinos poco probables: los menonitas, que comenzaron a asentarse en México en la década de 1920 después de emigrar de Canadá, practican una fe cristiana conservadora y pacifista, que ve el matrimonio como un compromiso monógamo de por vida entre un hombre y una mujer.

Las fotos publicadas por la fiscalía general del estado de Chihuahua, que al parecer fueron tomadas durante el arresto de Black, muestran a un hombre identificado como el polígamo: una figura calva, con gafas y una camiseta sin mangas. Una tira rectangular cubre sus ojos en las fotos, como es habitual en las imágenes mexicanas que se distribuyen a la prensa.

Black, quien también es conocido como Larry William Black, ingresó ilegalmente a México y vivía con miembros de su "comuna" en las cinco propiedades diferentes que había comprado dentro o cerca de asentamientos menonitas, señalaron los fiscales mexicanos. Entre otras cosas, dijo el procurador general, los investigadores intentan determinar cómo Black tuvo acceso a fondos para adquirir tierras y otros activos durante su estancia en México.

Las autoridades también incautaron una docena de vehículos en el complejo de Black, con matrículas mexicanas y estadounidenses. Chihuahua comparte una larga frontera con Texas y Nuevo México.

Una demanda federal de los EE.UU. contra Black alega que el hombre ingresó a México en 2003 para evitar el enjuiciamiento en Arizona por los cargos de conducta sexual inapropiada. Según noticias publicadas en Arizona en ese año, Black se consideraba a sí mismo como un "profeta" o “arcángel".

Exresidente de Colorado City, Arizona, Black fue descrito como un feligrés separado de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, una secta escindida mormona que respalda una forma de matrimonio plural. La secta ha sido durante mucho tiempo una fuerza dominante en las ciudades contiguas de Colorado City y Hildale, Utah.

El líder de dicho grupo, Warren Jeffs, un profeta autoproclamado, cumple cadena perpetua por agredir sexualmente a dos seguidoras menores de edad a quienes tomó como novias.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
87°