El escritor Zepeda Patterson retrata el alma de los condenados a perder

EFE

Más que un tratado erudito sobre el Tour de Francia, escenario de su trama, "Muerte contrarreloj", la última novela del escritor mexicano Jorge Zepeda Patterson, es un retrato descarnado del alma de los gregarios, esos héroes condenados a perder en el ciclismo profesional.

"Mi personaje central es el mejor gregario del mundo, un ciclista portentoso que pone sus capacidades en favor de su amigo de la adolescencia y lo hace campeón muchas veces del Tour. Para actuar así se necesita una sicología peculiar", cuenta Zepeda Patterson en entrevista a Efe.

Ganador del Premio Planeta 2014 por su libro "Milena o el fémur más bello del mundo", Zepeda Patterson vuelve con una historia de suspense con un asesino en la principal competencia de ciclismo de ruta del mundo.

En su anterior novela, "Los usurpadores", el escritor sitúa a un tenista mexicano campeón del Open de Estados Unidos en el centro de una trama de conspiración política y de suspense.

En "Muerte contrarreloj" el ciclista francés Marc Moreau es requerido para ayudar al detective por su pasado como policía y describir las interioridades de la prueba ciclista mas dura y atractiva del mundo.

Pero a su vez Marc lucha con sus mismos fantasmas. Su nivel es igual o superior al de estadounidense Steve Panata, líder de su equipo, pero debe sacrificarse y poner su talento como escalador de primera fila para hacer campeón a su amigo.

"Marc, rechazado por sus padres, encuentra en la amistad con Steve el hogar que nunca tuvo y eso explica en cierta medida su subordinación a los triunfos del amigo. En la novela lo encuentro en la madurez, cuando su entorno le dice que es el mejor ciclista del mundo", cuenta.

Un ciclista asesinado, otro accidentado y el propio Marc a punto de perecer cuando su bicicleta fue manipulada crean un ambiente de paranoia porque el asesino está entre los allegados a la competencia y aparecen sospechosos lo mismo entre los ciclistas, en el grupo de directivos o de técnicos.

"Quise hacer una novela en el tono de Agatha Christie, de un grupo cerrado donde hay un criminal; el Tour de Francia es mi 'Expreso de Oriente'. Hay un asesino y debe ser descubierto antes del próximo golpe y eso produce una atmósfera muy Agatha Christie", dice en referencia a la obra de la escritora británica.

"Muerte contrarreloj" tiene 21 capítulos, el mismo número de etapas del Tour y a partir del séptimo detalla jornada por jornada el ambiente del Tour que solo conocen los metidos en ese mundo.

"Este libro me tomó mucha investigación bibliográfica y de campo. Dos colegas especialistas en ciclismo, uno reportero de 'El País' y otro del 'Periódico de Cataluña' me adoptaron. También me acredité para cubrir varias vueltas ciclistas entre ellas el Tour y me acerqué a los miembros de equipos, mecánicos y otros a quienes les hacía gracia que yo quisiera hacer una novela", explica.

A veces algunos de los del cerrado mundo del ciclismo de ruta le contaron ciertos secretos y así lo dejó preparado para crear un personaje entrañable por su sentido de la amistad y del sacrificio en favor de un amigo.

La vida de Moreau sufre un giro, debe replantearse códigos y mientras va cambiando la lista de sospechosos que se confunden con los autores de un juego sucio en la competencia por parte de tres ciclistas, detenidos por el pelotón en una colosal muestra de solidaridad en la cual elementos de equipos contrarios deben darse la mano.

"Esta vida de sacrificio impone una subcultura, hay códigos comunes como los de los marineros y los de los soldados de las trincheras. Hay códigos en los cuales la ambición justifica la competencia y rivalidades desalmadas, pero ciertas cosas no se valen y el pelotón acaba siendo juez y autoridad última", agrega.

La cuarta novela de Zepeda Paterson no es un libro sobre deportes. El Tour de Francia es un pretexto para escribir una historia policiaca y de enorme suspense, que por encima de todo retrata el alma de esos hombres solidarios llamados gregarios, cuya única función es vivir para un líder.

"Lo dice el propio Marc; mi tarea en el ciclismo profesional es no ganar. Estoy condenado a perder", comenta el autor en cuya historia los personajes evolucionan, cambian maneras de pensar y deben tomar decisiones provocadas por dos opciones contradictorias.

Al otro día lo mismo pueden estar muertos que ser los héroes del Tour.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°