El instinto de "Chichí" muestra que los milagros existen entre los escombros

El instinto de "Chichí", un perro pastor belga de rescate, ha mostrado hoy el camino a seguir para encontrar más vidas entre los escombros de los edificios derrumbados por el sismo que el pasado martes azotó la parte central del país y causó hasta ahora 273 muertos.

El esfuerzo y la voluntad de cientos de hombres, tras casi 48 horas de remover escombros en un edificio de las calles de Medellín y San Luis Potosí, en la colonia Roma, llegaron al límite y tras no ver respuesta decidieron abandonar la búsqueda.

Durante dos días removieron los escombros con la confianza de encontrar a alguien con vida. La esperanza los mantuvo en su labor, a pesar de que no tenían la certeza de hallar a alguien con vida.

Decidieron entonces terminar con la búsqueda y permitir que las máquinas excavadoras removiesen los escombros, lo que significaba que acababa la última posibilidad de encontrar personas con vida.

Entonces entró en acción el perro "Chichí" y su instructor. Ambos treparon a lo más alto de los escombros y en ese momento comenzó el milagro, según contaron a Efe algunos miembros de los equipos de rescate.

Todos los voluntarios observaron al perro que comenzó nervioso a olfatear la zona. Iba y venía con su instructor al mando durante unos minutos hasta que "Chichí" detectó vida y comenzó a ladrar con fuerza.

Ladró una y otra vez señalando un lugar, ladró y ladró más fuerte, el can apuntó con su hocico y señaló con insistencia la presencia de alguien con vida.

La esperanza en el lugar se recuperó y los ladridos de "Chichi" fueron la señal para retomar los trabajos de rescate.

Apenas unos minutos más tarde, los rescatistas lograron ubicar con vida a un hombre llamado Erick, de 35 años, y de inmediato comenzaron las labores para poder llegar a él y sacarlo del lugar.

Un día antes la familia de Erick llegó para darle aliento. La madre y la hermana de Erick estuvieron en el lugar y por medio de un altavoz le pidieron que no se rindiera y le contaron que su esposa y su hijas estaban bien y que todos lo querían de regreso en casa.

El sitio fue uno de los primeros lugares a los que acudieron los equipos de rescate que llegaron desde Israel y que son especialistas en este tipo de desastres.

El trabajo de "Chichí", el perro pastor belga de un equipo procedente de Chihuahua, demostró que, en el límite de lo posible, las búsquedas deben continuar hasta agotar todas las posibilidades de hallar personas con vida, antes de dar paso a las potentes máquinas de excavación.

Entre los escombros de los inmuebles derrumbados por el potente terremoto del 19 de septiembre de 1985 hubo hallazgos increíbles tanto de rescatistas como de los perros, que ayudaron a ubicar a personas que se mantuvieron 10 días debajo de los escombros y que posteriormente fueron rescatadas con vida.

El instinto de "Chichi" demostró hoy a los equipos de rescate que hay que agotar todas las opciones posibles antes de cancelar las operaciones.

Alrededor de 40 edificios se desplomaron en Ciudad de México y otros tantos en el resto de los estados del centro de México que el pasado martes a las 13.14 horas se vieron sorprendidos por un sismo de 7,1 en la escala de Richter, justamente 32 años después del poderoso terremoto de 1985 que ocasionó miles de víctimas mortales y pérdidas materiales millonarias.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°