USCIS cambia diseño en las ‘green cards’; ¿existen razones para temer por las medidas de seguridad?

USCIS cambia diseño en las ‘green cards’; ¿existen razones para temer por las medidas de seguridad?

Las tarjetas de residencia permanente cambiaron formato debido a que se están implementando con nuevas medidas de seguridad que incluye una imagen de la Estatua de la Libertad, se eliminó la franja óptica y no será necesario la firma del usuario.

Las medidas adoptadas por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) han causado confusion y temor entre la población.

“Hay gente que quiere renovar la ‘mica’ aunque todavía no se le vence y el miedo que tienen es que no se las renueven”, manifestó Benjamín Wood, organizador del Centro de Jornaleros de Pomona. “Es una especie de confusión por las órdenes ejecutivas de la Casa Blanca”.

Líderes de organizaciones pro-inmigrantes atribuyen el miedo al efecto de las políticas discriminatorias que impulsa el presidente Donald Trump.

Sin embago, en un comunicado de prensa, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos USCIS aseguró que los cambios son partes del Proyecto de Nueva Generación de Documentos Seguros, destacando que la tarjeta muestra las fotos del individuo a ambos lados y han incorporado imágenes holográficas para evitar que sean falsificadas.

De acuerdo a la agencia federal, el formato también se implementará en las tarjetas de los permisos de trabajo.

“Estos rediseños utilizan gráficos mejorados y características de seguridad resistentes al fraude, para crear tarjetas que son altamente seguras y más resistentes a la manipulación que las que se usan actualmente”, explicaron las autoridades.

USCIS advirtió, además, que algunas “green cards” y permisos de trabajo se continuarán procesando con el formato anterior, hasta que los materiales de fabricación se agoten. En ese caso, dijeron que los formatos antiguos y nuevos son válidos hasta la fecha que señala el documento.

La abogada de inmigración Luisa Beristain considera que lejos de causar temor, los cambios favorecen al portador porque el fraude es un crimen que está a la orden del día.

De igual forma, la jurista asevera que no es necesario solicitar la nueva tarjeta si la que poseen todavía está vigente, asimismo señaló que los documentos que no tienen fecha de expiración continúan siendo válidas, según las disposiciones de las autoridades federales.

“Si una persona reúne todos los requisitos para tramitar y obtener su ciudadanía estadounidense, y no existe nada en su historial (tanto migratorio como relacionado con antecedentes criminales), es una mucha mejor opción”, agregó la abogada Beristain.

De acuerdo a Salvador Sanabria, director de la organización pro-inmigrante El Rescate, en Los Ángeles, lo mejor que puede hacer un residente en naturalizarse antes que cambien los requisitos, algo que no le sorprendería dadas las directrices que se han ido implementando.

“No sería extraño que de la noche a la mañana cambien la residencia de 10 a 5 años”, planteó el activista. “La mejor seguridad que se puede tener en este país, en términos de su permanencia legal, es convertirse en ciudadano”.

En el 2016, al menos 752,800 personas cambiaron su estatus de residencia a ciudadanos en toda la Unión Americana. El 73% de todos los naturalizados residían en 10 estados: California, New York, Florida, Texas, New Jersey, Illinois, Massachusetts, Washington, Virginia y Maryland.

A pesar del temor que existía, con la llegada de Trump al poder, la cifra de nuevos ciudadanos del año pasado no superó el récord de 1,046,539 de personas que fueron juramentados en el 2008. En la última década, USCIS ha naturalizado a 7.4 millones de inmigrantes.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
71°