Sobrevive al cáncer del seno y ahora ayuda a mujeres como ella

Sobrevive al cáncer del seno y ahora ayuda a mujeres como ella

Un día común y corriente, Ghecemy López contestó el teléfono para escuchar del otro lado de la línea: “Usted ha sido diagnosticada con cáncer del seno”. En ese entonces, la oriunda de Veracruz, México solo tenía 30 años de edad.

“Cuando me dijeron los resultados se vino la película de mi vida entera. Quise pensar que se lo decían a alguien más, que no era yo la enferma, porque era muy joven… al mismo tiempo, recapacité y me dije: ‘Si a los niños les da cáncer, porque no me va a dar a mi’”, dice López.

Un año después, y aún con la afección, la inmigrante decidió convertirse en guerrera de la enfermedad y ayudar a encontrar apoyo, servicios y tratamiento para otras mujeres con la misma condición.

López se integró al equipo del programa de apoyo y navegación del paciente, de Ronnie Lippin, el Centro Integral de Cáncer de la Universidad del Sur de California (USC) Norris.

El equipo ayuda a los pacientes a comprender el lenguaje de sus médicos, explorar las opciones de tratamiento y a aprovechar los recursos disponibles.

Los pacientes participantes, además, tienen acceso directo a la última investigación basada en evidencia, estudios de cribado gratuitos o de bajo costo y ensayos clínicos disponibles en USC.

López, por su parte, ayuda a los pacientes a comprender cómo los avances en biotecnología continúan proporcionando más recursos, para obtener resultados óptimos de tratamiento.

“Cuando eres diagnosticado con cáncer, no sabes a quien acudir", admitió.

"A pesar de que están ahí los doctores, aún hay mucha terminología que no logras comprender y te sientes solo con un mar de preguntas y emociones, que te hacen aún más difícil navegar el sistema de salud”, indicó.

“Entonces me empecé a informar y decidí apoyar a otras personas”, agregó.

Durante esos años, Lopez también fue diagnosticada con cáncer de la tiroides, por lo que ha tenido varias cirugías y quimioterapias como tratamiento. Asimismo, tuvo que remover sus senos.

No obstante, mientras peleaba por su propia vida, la joven visitó el Congreso para abogar por mas programas e investigación sobre el cáncer.

De igual forma, el Departamento de Defensa la nominó como evaluadora de pruebas de investigación nacional; asimismo, aprendió el vocabulario de los científicos para explicarle a los pacientes sus propios resultados.

“El convertirme en voluntaria fue como una bendición [para] poder transformar el dolor y las frustraciones que tenía como paciente. El transferir mi energía positiva a otras personas y poderlas motivar, fue algo que me ayudó mucho también”, dice Lopez.

Antes de integrarse al equipo, la activista había sido maestra de inglés como segundo lenguaje para inmigrantes.

“Creo que a pesar de mis canceres, me sentí afortunada de tener un seguro médico y entender inglés, pero pensaba en aquellas personas que no saben el idioma y no tienen seguro… ellos son los que me siguen motivando para seguir asistiendo”, dice Lopez.

Las estadísticas

A nivel nacional, una de cada ocho mujeres será diagnosticada con cáncer de seno en su vida, según estadísticas del Departamento de Salud Publica Nacional.

Este año simplemente, se estima un total de 252,710 casos nuevos de cáncer de mama invasivo en las mujeres que viven en Estados Unidos.

Diana Ramos, profesora clínica asistente adjunta de la Escuela de Medicina de Keck USC, señaló que el cáncer de seno afecta más a las latinas en comparación a otras etnias.

“La realidad es que este cáncer ocurre menos en las latinas. Sin embargo, mata a más latinas porque la mayoría no se tratan a tiempo", dijo la especialista.

"No acuden al doctor porque tienen miedo del diagnóstico, no tienen seguro médico y se dejan al final cuando la enfermedad ya avanzó demasiado”, señaló Ramos.

El cáncer son células que se reproducen fuera de lo normal, convirtiéndose en tumores, algunos crecen más despacio y otros son más agresivos, asegura la experta.

Para el cáncer del seno, se le recomienda a las mujeres hacerse los exámenes a partir de los 50 años, aunque si tienen el riesgo genético, como un familiar con esa enfermedad, entonces deben asistir al doctor a partir de los 40.

“Nosotras como mujeres siempre nos dejamos al final nuestra salud y nos concentramos en los hijos, los padres y otros seres queridos, pero si no tenemos la salud, no podemos cuidar de los demás”, advirtió Ramos.

Para prevenir el cáncer de seno, tanto en mujeres como hombres, es importante “asistir regularmente al doctor, hacerse el chequeo dactilar y llevar una vida saludable”, abundó la experta.

Para información adicional sobre recursos de cáncer de mama disponibles en USC visitar https://cancer.keckmedicine.org/patients/cancer-programs/breast-cancer/

https://www.keckmedicine.org/cancer-support-and-navigation-program-at-usc-norris-to-honor-ronnie-lippin/.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
76°