Proponen botones de pánico para proteger de ataques sexuales a trabajadoras de limpieza

Proponen botones de pánico para proteger de ataques sexuales a trabajadoras de limpieza

Los casos de mujeres abusadas sexualmente, mientras se desempeñan en trabajos de limpieza, han provocado la ira y preocupación de los sindicatos que ahora propone botones de pánico para protegerlas.

Unite Here Local 11 anunció que archivó el papeleo para poner una medida en la boleta de noviembre, que requeriría a las grandes empresas de hospitalidad tener estos botones, para proteger a los empleados contra amenazas y asaltos sexuales

Incluidas estarían las trabajadoras de limpieza y camareras de Rancho Palos Verdes, así como las que trabajan en Trump National Golf Club y Terranea Resort.

Los líderes sindicales dijeron que respaldaban soluciones prácticas al problema de agresión sexual en el lugar de trabajo, iniciativa que forma parte del movimiento #MeToo.

“Pedimos a los votantes de Rancho Palos Verdes que se aseguren de que sus trabajadoras de limpieza y sus empleadas de golf de Trump, tendrán derecho a romper el silencios sobre las amenazas sexuales que se dan en el lugar de trabajo'', dijo María Elena Durazo, vicepresidenta general de Unite Here.

“Esta ley les da a esos trabajadores las herramientas para protegerse asimismo y entre ellos”, dijo Durazo.

El sindicato espera que este tipo de leyes también se amplíen a múltiples ciudades de California, incluyendo Long Beach.

María, quien omitió dar su apellido, dijo haber trabajado hace tres años como afanadora de un hotel, en la zona oeste de Los Ángeles.

“En ese lugar hubo incidentes donde las trabajadoras, incluida yo, éramos molestadas por los clientes", indicó.

La mujer añadió que "en este tipo de empleo tienes que entrar a los cuartos, aunque solo haya hombres en éstos… uno tiene miedo de hacer su trabajo por lo que le pueda suceder”.

Al conocer sobre la referida medida, María manifestó que "los botones serían inclusive una arma que los que buscan abusar o molestar de las trabajadoras puedan ver y pensar dos veces lo que van a hacer”.

Una antigua lavaplatos en el Terranea Resort, Sandra Pezqueda, afirmó que la despidieron después de denunciar el acoso sexual de su propio supervisor.

Pezqueda entabló una demanda y por su valentía sobre el tema fue una de los “Silence Breakers'' seleccionada por la revista Time 2017 como Persona del Año.

“Denunciar una agresión sexual en mi trabajo fue una de las cosas más difíciles y dolorosas que tuve que hacer, y me castigaron por eso'', concluyó Pezqueda.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°