Reporte

Movimiento anti-inmigrante exige ‘arriba el salario, abajo la inmigración’

Movimiento anti inmigrante exige ‘arriba el salario abajo la inmigración’

Una organización anti-inmigrante sale de las sombras con la campaña nacional digital con el lema: “Para que aumenten los salarios, la inmigración debe caer”.

El movimiento alega que a pesar de una taza baja en el desempleo, los salarios de los estadounidenses permanecen estancados debido a la migración indocumentada.

La Federación para la Reforma de la Inmigración Estadounidense (FAIR), señala que los poderosos intereses comerciales han utilizado la inmigración masiva como un medio de deprimir los salarios durante décadas, excluyendo a la mayoría de los estadounidenses del impresionante crecimiento económico de la economía de Estados Unidos.

Esta campaña le pide también a los estadounidenses unirse al esfuerzo al formar parte de su organización y escribirle a los políticos.

De paso también condena a las ciudades santuarios, apoya la verificación de documentos legales con el E-Verify, aplaude la cancelación del programa Estatus de Protección Temporal (TPS) y publica información sobre cómo deportar a un individuo.

"No es coincidencia que el estancamiento de décadas de los salarios estadounidenses comenzó con el inicio de la inmigración masiva”, señala Dan Stein, presidente de FAIR.

El activista indica que en 1970, la población nacida en el extranjero de Estados Unidos era de 9,6 millones de personas; hoy es 44 millones, lo que a su punto de vista, “claramente no está funcionando a favor de los trabajadores estadounidenses”.

FAIR, con casi dos millones de simpatizantes, busca reducir los niveles legales de inmigración de más de un millón actualmente a 300,000 por año, durante un período sostenido que de acuerdo al grupo, le permitirá a Estados Unidos administrar el crecimiento, abordar las preocupaciones ambientales y mantener una alta calidad de vida, dice Stein.

La campaña publicitaria de FAIR tiene como objetivo obligar a los políticos a abordar el impacto de la inmigración masiva en los salarios.

"Ningún político puede realmente proclamarse campeón de los trabajadores estadounidenses mientras defiende las políticas de inmigración", dice Stein.

La campaña publicitaria de FAIR lleva a casa el punto de que hacer cumplir las leyes de inmigración y reducir los niveles generales de inmigración, es esencial para garantizar que los trabajadores estadounidenses no pasen otros 44 años sin un aumento, sostiene.

Deborah Schwartz, simpatizante del movimiento, sostiene que el inmigrante en general se vende bajo a los empleados.

“Si eres inmigrante calificado, las oportunidades van a ti antes que a un americano y tu salario es mejor. Si no tienes estudios, te vendes barato y abaratas el trabajo del americano”, dice Schawartz.

“Es hora de ponerle fin a los salarios bajos y demostrar lo que nuestro trabajo vale en realidad. De otra forma habrá más pobreza”, agrega.  

El esfuerzo explica

Mientras que múltiples factores afectan las tendencias salariales y de contratación, existe una verdad económica importante: para que los salarios aumenten, los niveles de inmigración deben caer.

Según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) del Departamento de Trabajo, en 2017, la tasa de participación laboral fue del 62.2 por ciento, sin cambios desde 2016. Sin embargo, la tasa para los nacidos en el extranjero fue del 66 por ciento, desde el 62.2 por ciento en 2016.

“Para aquellos trabajadores que vuelven a ingresar a la fuerza de trabajo, ya enfrentan competencia de nuevos graduados, así como de nuevos inmigrantes y titulares de visas temporales”, alega el movimiento.

“La reducción de los niveles de inmigración dará a las empresas el incentivo para pagar salarios más altos para atraer mano de obra altamente calificada o para invertir en la recapacitación de desempleados estadounidenses de larga duración”, agrega.

A su vez, los trabajadores con trabajos mal pagados tienen el incentivo de obtener capacitación adicional con la esperanza de mejores salarios.

Los inmigrantes legales tienen y continuarán proporcionando valor en nuestra economía. Pero cualquier exceso es malo y eso también se aplica a la inmigración ilegal y legal. La inmigración masiva hace crecer la fuerza laboral pero reduce los salarios, sostiene Stein.

La inmigración masiva tiene un impacto negativo en los trabajadores altamente calificados

El movimiento sostiene que la inmigración masiva también ha aumentado la competencia en industrias altamente calificadas.

En 1990, el 11 por ciento de los profesionales con carreras de informática eran inmigrantes. En 2001, más del 21 por ciento de los trabajadores habían nacido en el extranjero.

El grupo se queja de los abusos de varios programas de visas, particularmente los programas de visas H-1B y L, han llevado a la supresión salarial entre los trabajadores de la industria de la tecnología y a la explotación de trabajadores extranjeros por parte de los empleadores que buscan reducir los costos y aumentar las ganancias.

La industria médica mal pagada por los inmigrantes

La atención médica es ampliamente vista como uno de los sectores de la economía de más rápido crecimiento y donde se pueden encontrar empleos. Pero los inmigrantes representan una parte desproporcionada de los profesionales de la salud, según la campaña.

Y es que actualmente el 28 por ciento de médicos y cirujanos en Estados Unidos vienen de otros países, el 40 por ciento de los científicos médicos en investigación y desarrollo industrial son foráneos, y el 28 por ciento de los asistentes de atención en el hogar también lo son.

El mensaje de Stein para los estadounidenses es que no se queden con los brazos cruzados, y llamen a sus representantes locales y federales para decirles que quieren un control en la mano de obra inmigrante.

¿El inmigrante afecta la economía y los salarios?

Los economistas no están de acuerdo sobre si la afluencia de inmigrantes deprime los salarios o en qué medida.

Algunos han descubierto que los nuevos inmigrantes deprimen los salarios de ciertos grupos, como los adolescentes o los trabajadores con un diploma de escuela secundaria o menos.

Otros dicen que el efecto general en la economía es minúsculo, y la afluencia de trabajadores inmigrantes vitaliza la economía en general, uno de ellos es Dany Bahar.

El economista e investigador examinó el vínculo positivo entre la inmigración y el crecimiento económico en un estudio.

Bahar explica que mientras los inmigrantes representan alrededor del 15 por ciento de la fuerza de trabajo general de Estados Unidos, estos representan aproximadamente una cuarta parte de los empresarios y una cuarta parte de los inversores.

"Y que más de un tercio de las nuevas empresas tienen al menos un empresario inmigrante en su equipo de liderazgo inicial", acotó.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
76°