Miles de jóvenes gay afectados por la anulación de Daca piden se empuje el Dream Act

Miles de jóvenes gay afectados por la anulación de DACA piden empuje al Acta de los Sueños

Simplemente en Los Ángeles, hay más de 75,000 jóvenes que se identifican como gays, lesbianas, bisexuales y transgéneros, de los cuales casi la mitad es beneficiario del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca), según el Instituto Williams de la Universidad de California.

Con estas cifras, y a tres meses de que se de por terminado el programa que los protege de la deportación, varias organizaciones locales y jóvenes LGBTQ, le piden al Congreso empujar la aprobación del Dream Act, el cual les permitiría permanecer en el país.

El llamado al Congreso está compuesto por el Centro LGBT de Los Ángeles, Iquality California (EQCA), la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (Chirla), CenterLink, Latino Equality Alliance (LEA), UCLA Dream Resource Center y LGBT Center OC, entre otros organismos.

"La deportación es comparable a una sentencia de muerte para personas LGBTQ en muchas partes del mundo", sostiene Dave García, director de política y construcción comunitaria del Centro LGBT de Los Ángeles, una de las organizaciones que se une a la petición.

"Las relaciones entre personas del mismo sexo están penalizadas en casi 80 países en todo el mundo. Rescindir de Daca pondría en riesgo a miles de jóvenes, al obligarlos a regresar a países donde los derechos humanos de las personas LGBTQ son inexistentes", señala García.

Hasta la fecha, el Congreso de Estados Unidos no ha votado para aprobar el DREM Act del 2017, conocido también como la Ley del Desarrollo, Ayuda y Educación para Menores Extranjeros.

Este proyecto de ley evitaría que los jóvenes indocumentados y jóvenes LGBT sean deportados, a países donde sus vidas puedan estar en peligro debido a la homofobia y transfobia.

"Los DREAMers son una parte vital del movimiento por los derechos civiles en este país", asevera Rick Zbur, director ejecutivo de Equality California.

"Más de una cuarta parte de los DREAMers LGBTQ viven en California, y muchos encabezan la lucha por los derechos de los inmigrantes y LGBTQ, incluso frente a la constante incertidumbre mientras el Congreso debate la reforma migratoria", dijo Zbur.

"Los DREAMers han construido sus vidas en Estados Unidos y merecen vivir sin el temor de ser arrancados de sus familias”, agrega.

La petición se adhiere a una carta que más de 80 centros LGBT, y casi dos docenas de organizaciones de igualdad LGBT a nivel nacional que firmaron este lunes dirigiéndose al Congreso.
 
"Traídos a nuestro país cuando eran niños, muchos de estos individuos ni siquiera recuerdan el país de donde vinieron y consideran que Estados Unidos es su único hogar", dice la carta.

"El Congreso debe aprobar el DREAM Act para proteger a 800 mil jóvenes inmigrantes, incluidos los jóvenes LGBT, de la deportación. Este es un imperativo moral”, agrega la misiva.

Activistas visitan Washington

Mientras activistas hacen su petición a nivel local, otras organizaciones pro-inmigrantes y aliados celebrarán un día de acción en el Congreso para este miércoles al medio día, para exigir que los legisladores cumplan las promesas hechas a los inmigrantes en septiembre después de que la Administración Trump finalizara el exitoso programa de Daca.

Asimismo, los líderes comunitarios demandarán acción para los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS).

Las comunidades de inmigrantes han estado enfrentando una serie de ataques y retrocesos, particularmente la terminación de Daca y TPS para haitianos y nicaragüenses. Al mismo tiempo, decenas de miles de otros amparados al TPS enfrentan incertidumbre a medida que se acercan los plazos de renovación.

El Congreso puede aprobar el Dream Act para jóvenes inmigrantes y una solución para los 300,000 beneficiarios de TPS en cualquier momento.

"Elogiaron a los soñadores, simpatizaron con aquellos que tuvieron que huir de sus países, pero ahora se mantienen firmes mientras estos mismos inmigrantes pierden su estatus uno por uno", dice Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA.

"Todavía hay tiempo para arreglar esto para las familias inmigrantes pero tiene que hacerse ahora ", añade.

Los activistas inmigrantes han estado adquiriendo impulso a lo largo del año con una serie de marchas y acciones del Congreso, dirigidas a elevar las voces de más de un millón de inmigrantes que trabajan y estudian aquí con permisos de trabajo temporales.

Decenas de miles se unirán en Capitol Hill para seguir presionando al Congreso, para que incluya disposiciones que protejan a las familias inmigrantes.

"Es hora de que el Congreso y esta administración dejen de jugar juegos con las vidas de los inmigrantes", dice Kika Matos, la portavoz de la organización FIRM.

"Ahora es el momento de aprobar una Ley DREAM limpia. Más de 1 millón de titulares de DACA y TPS están viviendo su peor pesadilla a medida que el reloj avanza hasta el final de su estado. Somos mejores que esto y nuestras comunidades merecen ser tratadas con dignidad y respeto", asegura la activista.

A juicio de Matos, si los miembros del Congreso retienen su promesa a estos jóvenes estadounidenses, "nos aseguraremos de que sientan nuestro dolor en las urnas el próximo noviembre”.

Presentan proyecto de ley como alivio

Este martes, varios senadores republicanos presentaron un proyecto de ley que protegería a los beneficiarios de Daca de la deportación. Sin embargo, esta medida viene con refuerzos en contra de otros indocumentados.

La Ley de Seguridad, Aplicación y Compasión en los Esfuerzos de Reforma (SECURE) fue presentada por los senadores John Cornyn (R-TX), el Senado Chuck Grassley (R-IA) y los senadores Thom Tillis (republicano por Carolina del Norte), James Lankford (republicano por Oklahoma), Tom Cotton (republicano por Arizona) y David Perdue (R-GA).

SECURE contiene disposiciones de varias propuestas de inmigración, incluida la Ley BRIDGE, un proyecto bipartidista del senador Dick Durbin (D-IL), que protege a los destinatarios de Daca de la deportación y el proyecto integral de seguridad fronteriza del senador Cornyn a principios de este año.

"Este proyecto de ley proporciona una solución real y bipartidista, para aquellos traídos aquí por sus padres ilegalmente que ahora se encuentran en el limbo", dice el senador Cornyn.

"La Ley SECURE nos brinda la oportunidad de ayudar a estos jóvenes adultos y recuperar la confianza del público asegurando al mismo tiempo nuestras fronteras y haciendo cumplir nuestras leyes de inmigración”, concluyó.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°