Los payasos espeluznantes se convierten en una amenaza para celebrar Halloween

Los payasos espeluznantes se convierten en una amenaza para celebrar Halloween

En la celebración de Halloween los niños salen a pedir dulces a sus vecindarios; sin embargo, en algunos hogares han entrado en pánico con la presencia de los payasos espeluznantes en el Sur de California, hecho que las autoridades están tomando en serio.

Sandra Zamorano, residente en la ciudad de Arleta, considera que esa fecha sirve para que los pequeños luzcan sus disfraces, pero con el fenómeno que se ha desatado, con personas que visten máscaras de payasos desfiguradas y que están sembrando terror, no es algo que le causa simpatía.

“Estoy viendo que se están pasando”, comentó la joven, madre de un niño de tres años y una bebé de cinco meses.

“Al ver esos payasos da miedo mandar a los niños”, agregó Zamorano al plantear que no sabe si lo hacen por broma o con el fin de cometer algún crimen. “Van a haber muchos con máscaras de payasos y cualquier cosa les puede pasar, los van a asustar, salen corriendo y los pueden atropellar”.

La caracterización tradicional del payaso se identifica por trajes vistosos y zapatos enormes, pero en la actualidad se ha proliferado en Estados Unidos el uso de máscaras de horror y expresiones tenebrosas, dándose a conocer por medio de las redes sociales.

Este ambiente, manifiesta Ingrid Paredes, residente en Los Ángeles, no es atractivo para celebrar Halloween, aunque a sus hijos les emociona porque van con otros niños a las casas y edificios de los vecinos. “Es mejor no sacarlos, porque al sacarlos uno los expone”, indicó.

“Me preocupa”, aseveró Paredes, porque las noticias que se escuchan no son alentadoras. “Pueden agarrar a un niño para hacerle cualquier maldad”.

En el condado de Kemper, en el estado de Mississipi, la junta de supervisores votó recientemente para aplicar una multa de 150 dólares a las personas que vistan trajes de payasos en público. La medida aplica a todas las edades e incluye el vestuario, máscaras y maquillaje.

En internet, en la actualidad los disfraces relacionados a este fenómeno son los más populares. Los guantes se encuentran a $16.99, el traje de payaso de terror clásico a $59.99, vestuario de payaso asesino a $49.99 y un payaso animado de 6 pies de alto para decorar casas en $199.99.

Mark Herring, oficial del Departamento de Policía de San Diego, manifestó que este tipo de disfraces deberían utilizarse con cautela,  porque puede incitar el temor o nerviosismo en las personas que están planeando salir con sus hijos a disfrutar de la festividad.

“Si una persona puede evitar estos temores o preocupaciones, por vestirse como algo más que un payaso o no usar una máscara, puede ser un Halloween más agradable”, indicó Herring a la estación NBC, al explicar que esos personajes se están asociando a algo negativo por los hechos recientes.

En el Condado de Orange, dos testigos reportaron a la policía de Huntington Beach haber visto payasos espeluznantes cerca del centro comunitario Edison y en los alrededores de un centro comercial. Los oficiales, por su parte, al acudir a los lugares señalados no encontraron a nadie.

Entretanto, en la ciudad de Lancaster, en el Valle del Antílope, los residentes estaban aterrorizados por las bromas de un grupo de hombres vestidos con trajes de payasos que se acercaban a los peatones. Los testigos dijeron a las autoridades que pensaban que podrían llevar cuchillos.

A criterio de Juanita Navarro-Suárez, vocera del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles, durante la celebración de Halloween no debe haber preocupación, porque las agencias de la ley estarán patrullando las comunidades para garantizar la seguridad de los habitantes.

“Si van a ir a pedir dulces queremos que lo disfruten y que no estén con temor que los van a atacar”, señaló a HOY, pero piden a las personas “que estén vigilantes a sus alrededores, si ven algo claro que les da temor o piensan que están en peligro es importante que de inmediato llamen al 9-1-1”.

La funcionaria destacó que ellos pueden responder con rapidez para evitar un trauma en los niños y evitar que alguien salga lastimado. Por otra parte, a las personas que están pensando en disfrazarse, Navarro-Suárez les advierte que “hacer una broma con una navaja o un cuchillo es un crimen”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°