La justicia tarda, pero llega; pandillero es condenado 17 años después del crimen de una niña en L.A.

Le llegó la justicia 17 años después de matar a niña

Jorge Palacios es uno de cuatro pandilleros que enfrentaba cargos de asesinato y violación de una niña, y que finalmente fue acusado de su muerte.

Jacqueline Piazza, de Whittier, tenía solamente 13 años cuando los pandilleros de la Mara Salvatrucha la llevaron a un área remota de Elysian Park, en Los Ángeles, para abusarla y asesinarla a tiros.

El jurado de la Corte Superior de Los Ángeles deliberó alrededor de 1 1/2 días antes de encontrar a Palacios, de 39 años de edad, culpable de asesinato en primer grado y secuestro en junio del 2001.

Los miembros del jurado también encontraron verdaderas las acusaciones de circunstancias especiales de asesinato, junto con los delitos de pertenecer a pandillas y portar armas de fuego para cometer crímenes.

Palacios enfrenta cadena perpetua sin la posibilidad de libertad condicional, con sentencia fijada para el 11 de abril, en el centro de Los Ángeles.

Otro jurado está listo para dar su veredicto en los casos de Santos Grimaldi (35 años); Melvin Sandoval (38), y Rogelio Contreras (40), que también están acusados ​​en el caso de la menor.

Los fiscales están buscando la pena de muerte contra Grimaldi y Sandoval. Contreras podría enfrentar cadena perpetua sin libertad condicional si es condenado.

En su declaración de apertura, ante los miembros del jurado que escucharon el caso contra Grimaldi, Sandoval y Contreras, el vicefiscal de distrito, Dayan Mathai, dijo que la evidencia mostraría que Palacios le dijo a los otros miembros de la pandilla que tenían que deshacerse de la menor después de que él y su novia golpearon a la chica.

El fiscal añadió que los tres tomaron a la niña llorando, y que finalmente fue obligada a viajar en el baúl del auto a un área silvestre en Elysian Park, donde se encontró su cuerpo a la mañana siguiente por un excursionista caminando con su perro.

“Este crimen contra Jacqueline fue un asesinato violento, donde aparte le dispararon dos veces en la cabeza y así es como se quedó", dijo Mathai.

Los expertos encontraron ADN de Sandoval en la vagina de la menor y de Grimaldi en el pecho.

Por su parte, Lawrence Forbes, abogado de Palacios, intentó defender a su cliente diciendo que éste no tuvo nada que ver con su muerte.

Palacios, Grimaldi, Sandoval y Contreras fueron acusados ​​en mayo del 2012 en relación con el asesinato de la niña.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°