Le hacían burla por ser sorda, años después les responde con diploma universitario

Le hacían burla por ser sorda, años después les responde con diploma universitario

Con un diploma en mano y una licenciatura en Patología del habla y Lenguaje, Jazmín Miramontes cierra con felicidad un ciclo triste de su vida.

La joven de 24 años de edad se gradúa de la Universidad Estatal de California en Long Beach (CSULB) a pesar de todas las burlas que a través de los años tuvo que soportar por tener problemas auditivos.

“En mi niñez crecí pensando que yo era una cosa rara. Los compañeros de clases me decían que yo no era como ellos, porque desde los seis años de edad tuve que utilizar aparatos en las orejas para poder escuchar”, recuerda Miramontes.

“Entre las ofensas la gente me decía burra (tonta), unos escupían y se reían de mí… En muchas ocasiones me dijeron que yo no iba a poder hacer nada significativo en la vida y por eso varias veces quise renunciar a la escuela”, agrega la joven.

Llegó el momento en que las burlas eran insoportables, pero Miramontes tenía que escoger un camino, continuar estudiado o desertar.

“Afortunadamente mi mamá estaba ahí para apoyarme”, dice ahora la profesional.

Lorena Vergara, madre de Miramontes, llegó a Estados Unidos hace tres décadas. La señora nunca terminó la primaria y se convirtió desde muy joven en madre soltera.

No obstante, dice Miramontes, “ella nunca se dio por vencida para cuidar de mí y mi hermano. Trabajó cuidando niños y limpiando hogares para sostenernos y yo no podía darle la espalda a sus esfuerzos”.

"Ella me decía que Dios me había dado un regalo especial con discapacidad auditiva y que tenía que segui adelante", sostiene

Fue entonces cuando Miramontes tomó a su madre como ejemplo y empezó a estudiar sin importarle lo que otros dijeran de ella.

En la vida de la joven, la situación económica tampoco ha sido fácil. El año pasado ella y su familia se quedaron sin hogar porque la persona que les rentaba una propiedad decidió alquilársela a alguien más.

Por ahora la joven y su madre diabetica viven con unas amistades al oeste de Long Beach.

 “A este punto de mi vida mucha gente ya se habría dado por vencida, pero ahí ha estado mi madre para apoyarme así como varios mentores de la escuela y mi empleo, que me han ayudado con concejos y hasta dinero para la comida… También agradecemos a la familia Rolon, que son amigos de mi mamá por habernos hospedado en su casa”, dice Miramontes.

Por ahora, la universitaria trabaja como asistente estudiantil para el Distrito Escolar Unificado de Long Beach en Polytechnic High School. Sin embargo, su meta está en convertirse en audiología.

Carolyn Madding, quien encabeza el departamento de patología del habla en CSULB, y una de las muchas mentoras de Miramontes, sostiene que la joven tiene un futuro brillante.

"Los desafíos de Jazmín hacen que su historia de vida hasta la fecha sea muy atractiva", señala Madding. "Ella tiene gran impulso y espíritu, y es una persona agradable y cariñosa. Se puede ver en sus ojos la forma en que se relaciona con los demás, tiene una personalidad cautivadora y a lograr todo lo que se proponga”.

El sueño de Miramontes es regresar a trabajar para su comunidad y ser un modelo a seguir para los niños con problemas similares a los de ella.

“Yo le digo a la gente que todo en la vida es posible, solo es cuestión de seguir abriendo puertas cuando otras se te cierran”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°