Latinas afectadas por el cáncer del seno; 5 maneras para prevenirlo

Latinas afectadas por el cáncer del seno; 5 maneras para prevenirlo

Cuando se trata de la prevención del cáncer de seno, la mayoría de mujeres sabe que los monogramas así como el auto exámenes son importantes. Sin embargo, hay otras maneras de precaver esta enfermedad que no son tan conocidas, señalan los expertos.

“Aunque el cáncer del seno es un tema de preocupación significante, toda mujer debe conservar en mente que existen cosas bajo su control que pueden seguir para reducir las posibilidades de desarrollarlo”, sostiene el doctor Pawan Grover, experto en cirugía y práctica familiar.

Por ejemplo, sostiene el doctor, es importante entender que el estrógeno incrementa el riesgo de cáncer del seno,  “pero en mayor parte la mujer no se percata de los pesticidas y hormonas en nuestros alimentos”, Grover señala.

Por esta razón, la dieta, la nutrición y otros hábitos por aprender o dejar de hacer son de suma importancia, agrega el experto.

El índice de sobrevivencia de mujeres latinas diagnosticadas con cáncer de seno es de 96 por ciento; en sus etapas II y III, es de 83 por ciento, y en su etapa IV (la más agresiva) es de tan sólo 26 por ciento, señalan datos de la Sociedad Americana Contra el Cáncer.

Las estadísticas reflejan la importancia de la prevención y la detección temprana, ya que en Estados Unidos las latinas son aún el grupo que continúan teniendo menos probabilidades de recibir un diagnostico correcto y son más propensas a morir que otros grupos étnicos, según la Sociedad Americana del Cáncer.

Grover enfatiza que no hay necesidad de asustarse cuando se trata de modificar algunas cosas que pueden ayudar a la prevención tales como:

Evitar el azúcar: Muchas personas ya evitar el azúcar por otras razones de salud, pero el cáncer de mama podría ser añadido a la lista de razones, por lo que es de interés evitarlo o limitarlo. Demasiada azúcar lleva al aumento de peso excesivo, y el sobrepeso puede aumentar el riesgo de cáncer de mama porque las células de grasa hacen estrógeno.

Alcohol: Numerosos estudios han demostrado una conexión entre el consumo de alcohol y el cáncer de mama. Cuanto más bebe una mujer, más el riesgo de cáncer de mama aumenta, según el Instituto Nacional del Cáncer. Por ejemplo, una mujer que bebe más de tres bebidas al día es 1.5 veces más probable que desarrolle cáncer de mama que una mujer que no bebe.

Soya: Los estudios han demostrado que la soya podría aumentar el riesgo de cáncer de mama porque puede estimular los genes que causan el cáncer para crecer. Pero es muy probable que la soya no sea un gran problema si se consume en moderación. Aunque no está claro cuánta suya se debe consumir, Grover sugiere que no duele ser cautelosa.

Conserve un peso saludable: La obesidad puede incrementar el riesgo del desarrollo de diferentes tipos de cáncer, uno de ellos es el del seno, especialmente después de la menopausia.

Amamantar: El darle leche a los hijos directamente del seno por uno o más años, minimiza el riesgo del cáncer aparte de tener mayores beneficios de salud para los menores.

Cerca del 12 por ciento de mujeres, o una en cada ocho, desarrollará cáncer del seno invasivo en el curso de su vida. Alrededor de 40,450 mujeres en Estados Unidos se espera que mueran para finales del 2016, según Breastcancer.org.

“A pesar de las estadisticas, es importante entender que la mujer puedo tomar el rol primaria en proteger su salud”, sostiene Pawans.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
76°