La matrícula gratuita se extiende a más de 50 colegios comunitarios en California

La matrícula gratuita se extiende a más de 50 colegios comunitarios en California

Al graduarse de la preparatoria, los estudiantes podrán ir directamente a los colegios comunitarios en el semestre de otoño sin tener que pagar la colegiatura regular, como parte de la implementación del programa America’s College Promise.

En al menos 18 colegios comunitarios del Sur de California se implementará esta iniciativa, con la que se beneficiarán los estudiantes indocumentados y las familias de escasos recursos, de modo que los jóvenes vayan a la universidad sin necesidad de preocuparse de trabajar.

“Es definitivamente un incentivo”, comentó Rebeca Ronquillo, estudiante de Los Angeles Valley College, al señalar que ella tuvo que dejar de estudiar en el noveno grado y regresó al colegio en el 2016 después que sus dos hijos, ahora de 20 y 17 años, crecieron.

“Si después de ‘high school’ no tienes a personas que te ayuden a ver el camino hacia la universidad las posibilidades son más difíciles, sobre todo si te pones a trabajar; pero si rapidito sigues, tu mente está más fresca y te adaptas más rápido”, agregó.

A partir del 2008, el colegio comunitario de Long Beach ofrecía la matrícula de un semestre gratuito, beneficiando desde entonces a más de 13,000 estudiantes; sin embargo, con este programa lanzado por el presidente Barack Obama en el 2015, se amplió a dos semestres.

Al mismo tiempo, la Universidad Estatal de California en Long Beach incrementó en un 71% el registro de estudiantes.

A escala nacional, la meta de America’s College Promise es que los primeros dos años del colegio comunitario sean gratuitos; no obstante, las instituciones locales han dado el primer paso con la cobertura del primer año.

“Nuestras comunidades merecen una institución de calidad que ofrezca un camino claro para una vida mejor”, manifestó Ross Selvidge, presidente del Colegio Comunitario de Pasadena, al dar a conocer que brindarán este servicio sin costo alguno a partir del próximo semestre.

En el 2016, en todo California alrededor de 25 colegios brindaban educación gratis, pero en el 2017 son más de 50 las instituciones que están sumándose a esta iniciativa.

En el sur del estado, solo los colegios de Long Beach y Santa Ana tenían este programa el año anterior. En el otoño se implementará en Riverside, Moreno Valley, San Bernardino Valley, Río Hondo, Pasadena y College of the Canyons.

De igual forma, las nueve instituciones que integran el Distrito de Colegios Comunitarios de Los Ángeles (LACCD) se sumarán a este esfuerzo; es decir que los interesados pueden acercarse por información a Mission, Pierce, Valley, L.A., East L.A., West L.A., Trade Tech, Southwest y Harbor.

Michael P. Fuller, director de avance institucional de LACCD, explicó que los estudiantes que se gradúen del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) calificarán para la matrícula gratis si inscriben clases a tiempo completo “tomando un mínimo de 12 créditos”.

Asimismo, el funcionario detalló que deberán tomar los cursos requeridos de matemáticas e inglés, entre otros requisitos.

En el Mission College, en la ciudad de Sylmar, el alumno deberá inscribirse también en uno de los programas de servicios al estudiante como EOP, Trio o Metas, con el que se apoya el desarrollo académico como una motivación extra, detalló Wendy Rivera, de la oficina de alcance.

¿Qué sucede si el interesado es indocumentado? Se le preguntó.

“Si el estudiante califica para Dream Act es elegible para este programa”, respondió Rivera, asegurando que el Dream Act es el equivalente a FAFSA.

En ese sentido, los estudiantes sin estatus migratorio regular deberían haber cursado al menos tres años y contar con un diploma de una escuela secundaria de California, para calificar a esta iniciativa.

Un año completo de estudio en un colegio comunitario representa un desembolso de aproximadamente 1,100 dólares, costos que son cubiertos por este programa.

A juicio de Iliana Pérez, estudiante del doctorado en Educación en Claremont Graduate University, esta es una oportunidad para que los jóvenes se enfoquen en sus estudios. 

“¿Pero qué pasa después de ese año de estudio o cuando se quieran transferir?”, cuestionó Pérez. “Lo más difícil es pagar la universidad fuera del sistema de los colegios comunitarios”, aseveró la estudiante de postgrado que se abrió camino antes de que surgiera el Dream Act.

Lo que observa Octavio Pescador, profesor del Instituto Paulo Freire de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), es que se abre la puerta para favorecer a las familias trabajadoras e incluso a la clase media que se ve en dificultades de seguir la educación superior.

“Es mejor tener un 50% de algo, que 100% de nada”, reflexionó el académico, agregando que se dio el primer paso y esto alentará a los que han estado pugnando por la educación gratuita.

“Es de las mejores cosas que le puede pasar a una civilización, porque cuando ha habido educación hay desarrollo, estabilidad y paz; y al ir incrementando la oferta vas abriéndole la puerta a la gente que ha sido excluida”, concluyó Pescador.

 

 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
49°