La licencia por enfermedad pagada podrían duplicarse de 24 a 48 horas anualmente en L.A.

La licencia por enfermedad pagada podrían duplicarse de 24 a 48 horas anualmente en L.A.

Los concejales de la ciudad de Los Ángeles ven con buenos ojos la ampliación de horas pagadas por enfermedad a la clase trabajadora, iniciativa que contó con 12 votos a favor y que ahora pasará a manos del fiscal municipal para elaborar la ordenanza antes de la aprobación final en el concilio.

En la actualidad, bajo las leyes laborales estatales los empleados tienen derecho a 24 horas de enfermedad pagadas; sin embargo, bajo esta medida se duplicaría a 48 y para entrar en vigencia, cuyo plazo es el 1 de julio próximo, el borrador se estudiará en el Comité de Desarrollo Económico.

“La política de pago por enfermedad es consistente con nuestros esfuerzos para elevar el salario mínimo, para hacer frente a la desigualdad de ingresos que existe en nuestra ciudad”, valoró Curren Price, concejal del Distrito 9, uno de los que votó a favor de la iniciativa.

De los 15 miembros del Concejo únicamente Mitchell Englander, representante del Distrito 12, votó en contra; el resto se mostró a favor, a excepción de Paul Krekorian (Distrito 2) y Joe Buscaino (Distrito 15), quienes estuvieron ausentes de la sesión.

La oficina del fiscal tendrá que proveer las opciones que los empleados van a requerir para verificar el cuidado de salud y en los casos de que la ausencia por enfermedad sea por tres o más días consecutivos.

“La licencia de enfermedad pagada significa un mundo de diferencia para los trabajadores y sus familias”, admitió el alcalde Eric Garcetti, advirtiendo que el reto ahora es garantizar que los empleados se sientan seguros y que reciban las protecciones que merecen.

La disposición fue celebrada en el sector sindical. Alejandra Valles, secretaria-tesorera del Sindicato de Empleados de Servicio (SEIU-USWW) aseguró que este es un acto de justicia, señalando que el sector que representa será impactado positivamente porque muchos van a trabajar enfermos.

De acuerdo a la líder laboral, esta iniciativa resolvería los abusos de empleadores que despiden a los trabajadores cuando se ausentan por enfermedad. “Es un gran logro, porque muchas veces una enfermedad dura de 3 a 4 días; ahora tendrán tres días más a los que establece el estado”.

En principio, se contempla que las empresas con 25 empleados o menos tendrán un año más para implementar la ordenanza. Ese plazo favorecería a Tito Rivera, propietario del restaurante Viztango Café, ubicado en los alrededores de la Universidad del Sur de California.

El empresario manifiesta que apoya las mejoras a los trabajadores, aunque con el aumento al salario mínimo y la ampliación a los días por enfermedad pagados asegura que es un golpe muy drástico. Los incrementos tendrán que recuperarlos subiéndole el precio al producto o recortando horas.

“El salario mínimo subió 5 dólares en 30 años, pero ahora va a subir en cinco años lo que incrementó desde 1981 cuando era de 3.35 de dólares”, comparó el restaurantero.

Al final, agregó Rivera, el empleado se beneficiará un poco, porque el costo de la vida también subirá, “pero el que se favorecerá más será el gobierno porque con todas estas medidas va a generar más impuestos”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°