Juntos pero presos. Nueva póliza busca dejar a indocumentados detenidos por más tiempo

Los padres e hijos indocumentados ya no serán separados en la frontera, ahora podrán estar juntos, pero igualmente detenidos por las autoridades.

Este es un nuevo reglamente que propone la administración del presidente Donald Trump, en el cual se permitiría al gobierno detener a niños migrantes por más tiempo que el límite legal actual de 20 días.

Bajo los cambios, un decreto de consentimiento de 1997 conocido como el Acuerdo de Transacción de Flores sería terminado. El acuerdo histórico estableció cuánto tiempo podría permanecer detenido un niño inmigrante e inclusive cómo deben ser tratados bajo custodia.

La administración dice que las reglas propuestas sustituirían ese acuerdo de una manera que "satisfaría el propósito básico" del acuerdo original de "garantizar que todos los menores bajo custodia del gobierno sean tratados con dignidad, respeto y especial preocupación por su vulnerabilidad particular como menores de edad".

Una vez que las reglas se publican en el Registro Federal, comienza un período de comentarios de 60 días que empieza este viernes. Le sigue un período de 45 días en el que los abogados pueden desafiar la medida del gobierno.

Las nuevas reglas surgen luego de una protesta global por las separaciones de migrantes familiares de este año en la frontera, donde más de 2,600 niños fueron separados de sus padres al intentar cruzar a Estados Unidos.

¿Cómo afectaría a las familias?

Las reglas propuestas dejaría lugar para que el gobierno de Estados Unidos retenga a las familias inmigrantes indefinidamente, hasta que los padres puedan resolver sus casos, lo que puede llevar meses o años.

Según un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional, la duración promedio actual de un caso para un inmigrante en detención es de 39 días.

Entre los cambios, se crearía un sistema de licencia federal para permitir centros de detención que puedan albergar a las familias.

Al permitir que la administración otorgue licencias a sus propias instalaciones, el gobierno argumenta que les permitiría mantener a las familias detenidas mientras dure su caso en el tribunal de inmigración.

También despojaría a los niños que lleguen a Estados Unidos sin un padre o tutor legal de las pocas protecciones legales que se les aplican, si en algún momento de su interacción con el sistema de inmigración un funcionario de inmigración decide que ya no cumplen con los requisitos legales de la definición de "no acompañado".

En contra

Los grupos pro-inmigrantes ya empezaron a criticar la propuesta.

Frederick Isasi, director ejecutivo de Families USA, sostiene que el plan de Trump abriría la puerta a un mayor uso de la detención familiar, tal vez hasta en condiciones más pobres y posiblemente más peligrosas.

“No solo castiga a los niños inmigrantes y sus familias en crisis, huyendo de la persecución, por ejercer su derecho legal a buscar asilo; es antitético a los valores e historia básicos de nuestra nación. Las familias no deben ser retenidas en centros de detención que son dañinos para la salud y el bienestar de los niños, especialmente por períodos prolongados”, dice Isasi.

"Seamos claros. Estamos hablando de niños detenidos bajo custodia de Estados Unidos. Estas son algunas de las almas más vulnerables de nuestra nación. La detención puede ser increíblemente difícil y perjudicial para estos niños y es una fuente terrible de estrés tóxico. Los informes han documentado el impacto traumático de la detención familiar, incluida la agresión sexual, y la ausencia de atención médica y salud mental significativa en estas instalaciones”, agrega.

Lo que se puede esperar

Rachel Prandini, abogada del Centro de Recursos Legales para Inmigrantes, al erosionar las protecciones limitadas contra el maltrato que los niños detenidos tienen a través del Acuerdo de Arreglo de Flores, se puede esperar que aún más niños sean sometidos a condiciones de detención drásticamente peores.

“Tanto la separación familiar como la detención de niños han sido condenados por los principales profesionales médicos y la Academia Estadounidense de Pediatría por tener el potencial de causar efectos negativos en la salud que pueden durar toda la vida”, dice Prandini.

"Si alguna vez hubo un momento para que esta administración mostrara solo una pizca de compasión en su toma de decisiones, este es el momento. En lugar de eviscerar a Flores, que ha sido la piedra angular de los derechos limitados que tienen los niños y el mecanismo más importante que existe para permitir que los niños desafíen el maltrato, deberíamos buscar oportunidades y soluciones creativas para cuidar mejor a los traumatizados, no acompañados niños en nuestro país", añade la abogada cuya organización participará en el período de comentarios públicos.

El presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC), Tom Pérez, enfatiza que la crueldad del actual presidente no conoce límites.

“Cientos de niños aún permanecen separados de sus padres debido las acciones de esta administración. En lugar de reunir a estas familias, la administración está trabajando para eludir los límites de la corte y mantener a los niños detenidos durante el tiempo que se evalúa el caso de su familia, un proceso que puede llevar años. Este es un nuevo golpe bajo para nuestra nación en una de las horas más oscuras. Y los republicanos en el Congreso se niegan hacer algo al respeto”, dice Pérez.

“Los demócratas creen que la diversidad de nuestra nación es nuestra mayor fortaleza, y continuaremos luchando para responsabilizar a Trump, para reunir a los niños separados con sus familias y para arreglar nuestro sistema roto de inmigración”, concluye.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group