Investigador mexicano toca las galaxias con sus manos

“Imagina tener una galaxia en tus manos y poder estudiarla… suena imposible, pero no lo es”, dice Miguel Aragón-Calvo, un investigador de cosmología en la Universidad de Riverside, en California.

El oriundo de la ciudad de México, utiliza la tecnología de impresión digital 3D para imprimir galaxias e investigar la formación de estas, la estructura del universo y su evolución.

A lo contrario de la impresora tradicional, que imprime en doble dimensión, la impresión 3D, “es la técnica para crear objetos tridimensionales a partir de un objeto diseñado en la computadora. La impresora entonces imprime capa sobre capa el modelo que le pides hasta crearlo por completo”, dice el investigador de 49 años de edad.

Hoy en día, la técnica se utiliza para imprimir zapatos, ropa, guitarras, herramientas de maquinaria sencilla y hasta juguetes a base de hule, plástico o silicón, que son completamente útiles.

Inclusive hay personas que utilizan la ciencia para hacer comida a base de masa u otro material comestible que se pueda depositarse en la máquina impresora.

Sin embargo, Aragón-Calvo no se conforma con imprimir objetos mundanos, su meta es imprimir el universo intangible.

Las galaxias no son objetos aislados. Estas están conectadas a través de filamentos de gas y materia como si fueran cordones umbilicales, dice Aragón-Calvo.

“Estos gases forman estrellas y no sabemos cómo ocurre eso exactamente. Con la impresión 3D, yo puedo interactuar directamente con el modelo y estudiar cómo los filamentos están conectados a las galaxias, algo que a través de un grafico en la computadora es muy difícil”, sostiene.

“Un modelo en tu mano aporta más información que en modelo disponible solo a tu vista. Mientras más rica la interacción, se aprende más, encuentras pistas, resuelves problemas. Imagina poder mover fibras ópticas en modelos tridimensionales para ver cómo se mueve el gas en los filamentos de las galaxias”, agrega.

La Universidad de Riverside en California, es uno de los primeros lugares en estudiar el cosmos a través de esta tecnología.

“Desafortunadamente, la comunidad científica de latinos no tenemos impacto en esta rama. Somos muy pocos y para mi es un orgullo y un placer trabajar con la universidad y apoyar a otros latinos como sector importante que somos”, dice Aragón-Calvo.

“Una de las razones por la que fui invitado a UC Riverside fue para apoyar la entrada de latinos en el estudio de las ciencias”, sostiene.

La impresión 3D es una tecnología que tiene poder de transformar. Estoy convencido que esta impresora llegó para quedarse y transformar en mundo de la medicina, la ciencia y la misma educación.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°