Inmigrante transformó las llantas usadas en su fuente de ingreso

Inmigrante transformó las llantas usadas en su fuente de ingreso

Las llantas de media vida se rescatan en el negocio Ortiz Tires; en un lote que supera los 1,000 neumáticos, Henry Ortiz se desplaza para bajar y luego instalar la que el cliente le solicita, a quien buscan porque el precio es más económico en comparación a una nueva.

“Yo te doy una llanta en 40 dólares y tiene el 80 por ciento de vida”, explicó el llantero originario de Tegucigalpa, Honduras, quien 13 años de experiencia en este campo.

Desde muy joven, aseguró este inmigrante, tenía el sueño de crear su propio empresa. Cuando llegó a Estados Unidos, en 1997, comenzó a trabajar como ayudante en una llantera. Su tarea era quitar y llevar los neumáticos a las máquinas, donde otros empleados los desmontaban.

Dos meses mas tarde, le llegó la oportunidad de su vida. “Mi patrón me preguntó: ‘No vino Chava, ¿puedes sustituirlo?’ ‘Sí’, le dije. ‘¿Quién te enseñó a hacer las máquinas?’. ‘Yo sólo’, le respondí”, rememoró sobre la labor que aprendió por su propia cuenta.

Estuvo dos años en su primer empleo, y luego pasó a otros dos negocios de llantas antes de abrir el suyo a mediados de 2011, ubicado en la ciudad de North Hollywood.

Ortiz Tires contó con un presupuesto inicial de 16,000 dólares, que fue posible gracias al apoyo de su esposa Alice Melo, con quien ha procreado a Allison Yarethzy, de un año de edad.

“Estoy feliz porque ahora tengo 1,100 llantas”, aseguró Ortiz, quien comenzó con tan solo 200 neumáticos. “Lo que hago es llenarme de llantas porque no quiero que ningún cliente se me vaya. Tengo clientes que vienen desde bien lejos”.

El negocio cuenta con equipo de avanzada tecnología: dos desmontadoras de llantas y una balanceadora, así como máquinas hidraúlicas y manuales que sirven para levantar los autos.

“El carro alemán es el más problemático; y como los Land Rover, Mercedes Benz y Lincoln traen suspensión de aire, tengo que usar el gato hidraúlico para cambiar las llantas”, afirmó.

Ortiz compra las llantas que tienen de 50 a 80 por ciento de vida. "De ser nueva, la llanta que te doy en 40 dólares fácilmente te costaría 160”, aseveró. En la zona donde se ubica su local, Ortiz Tires es el único negocio de procedencia latina, en el que hoy cuenta con dos empleados.

Aparte de su trabajo, Ortiz disfruta de la lectura y le encanta el fútbol; pero lo que más le apasiona es el trato con la gente, lo que ha sido útil en su negocio. Eso se refleja en los clientes de origen armenio, filipino, ruso, judío y brasileño, entre otros, que lo visitan con frecuencia.

“A mí siempre me ha gustado dialogar, ser bien social, hacer amigos; y la llantera me da la oportunidad de trabajar con gente de diferentes razas. Los clientes se van satisfechos por el servicio y la mercancía que les doy”, puntualiza.

Ortiz anima a todos los que desean emprender un negocio a que no se detengan. “Yo me decía: ’Pucha, qué tal si llego a los 50 años y no he puesto el mío’”, indicó.

“Les aconsejo que lo pongan. Es necesario saber lo que van a hacer y tener un buen respaldo en sus casas. Mi esposa ha sido un pilar fundamental en esto”, manifestó el llantero, seguidor del equipo de futbol Olimpia y amante de las baleadas, platillo típico de Honduras.

Ortiz Tires

Dirección: 7019 Laural Canyon Blvd, North Hollywood

Teléfono: 818-255-0596

 

 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
71°