Presuntas víctimas de Herbalife siguen aumentando

Aumentan quejas contra la empresa de Herbalife

Gloria Godoy, antigua distribuidora y consumidora de los productos de Herbalife, tiene una advertencia para la comunidad:

“No arriesguen su vida ingiriendo píldoras milagrosas, malteadas o tés que pueden acabar con su salud”, dice la residente de Los Ángeles.

Godoy de 51 años de edad, sufre de inflamación de hígado y riñones. Su esposo, alega la señora, también llegó a parar a la sala de emergencias cuatro veces tras consumir alguno de los productos y sus hijos de 13 y 15 años de edad fueron diagnosticados con hígado graso.

“Los doctores me dijeron, ‘señora usted se está matando y está matando a su familia con todos estos productos’. Me ordenaron dejar las supuestas vitaminas, chocolates, píldoras y licuados que yo pensaba que eran sanos hasta antes de nuestro diagnostico”, dice Godoy.

Tras la pérdida de su salud y su dinero, Godoy se unió a una docena de presuntas víctimas y líderes de la comunidad que este miércoles 12 de agosto organizaron una rueda de prensa para exigirle a la procurada del estado, Kamala Harris, una investigación a fondo de cómo la compañía de suplementos nutricionales funciona como un esquema piramidal ilegal que se dirige a los consumidores de las minorías.

Herbalife por su parte alega que las quejas son producto de una campaña de difamación.

La Coalición para Acabar con Herbalife, de cercas de 500 miembros, reveló que en menos de dos años de exigir la investigación, unos 430 consumidores de California han presentado denuncias ante la Procuraduría General que detallan prácticas comerciales predatorias para reclutar y explotar a la gente de bajos recursos. Hace un año eran 300 las quejas.

Godoy también se queja de haber sido estafada con 7 mil dólares, inversiones que la compañía, presuntamente le prometía que iba a triplicar en poco tiempo si reclutaba a gente para vender el producto.

Pero a pesar del aumento de víctimas, la procuraduría no ha hecho nada, dice Laura Padilla, activista comunitaria.

“Yo en alguna vez también intenté vender Herbalife por necesidad cuando recién llegué a este país. Afortunadamente obtuve un empleo, pero muchos inmigrantes no han corrido con la misma suerte”, sostiene Padilla.

“Nos han vendido la promesa de realizar el sueño americano y nos han dejado en la ruina y enfermos”, agrega.

Entre los que se quejan por perder miles de dólares, también surgen los que alegan padecer de alguna condición por el producto.

Rosa María Fernández, de 44 años de edad, padece de presión arterial, una enfermedad que se la achaca a unas pastillas para perder peso que compró en Herbalife hace cinco meses.

“Quería perder solamente 20 libras y me recomendaron malteadas y unas pastillas de la compañía. Luego de consumirlas me empezaba a sentir nerviosa, desesperada, con dolor de cabeza y ganas de vomitar. Sentía mi corazón acelerarse y cuando fui al doctor, me dijo lo que tenía”, dice Fernández.

“En esos meses no estaba tomando nada más que Herbalife. Ahora quiero que la gente lo sepa, para estar prevenida y no lamentar perdidas”, añade la residente de El Sereno.

Según la Administración Federal de Drogas y Alimentos, es imperativo que toda persona que compre vitaminas u otros suplementos, consulte con su doctor antes de ingerirlos para evitar riesgos, ya que muchos productos que se hacen llamar “milagrosos”, contienen ingredientes activos que no son seguros para la salud del consumidor.

Un representante de la Procuraduría señaló que la agencia sabe de las protestas, pero no pueden revelar si ya existe o no una investigación en contra de la compañía.

En respuesta a las numerosas protestas que la coalición ha llevado a cavo, Herbalife emitió un comunicado que lee: “Bill Ackman –magnate, inversionista de Wall Street- ha invertido mil millones de dólares para destruir a Herbalife a través de una campaña difamatoria multimillonaria, la cual los medios de comunicación han reportado estar bajo investigación criminal por intento de manipulación de las acciones de la bolsa de valores”.

El comunicado agrega: “A pesar de este ataque motivado por un interés financiero, Herbalife continúa incrementando su negocio y lanzando nuevos productos alrededor del mundo. Tenemos millones de consumidores que usan nuestros productos todos los días, incluyendo miles de personas en California. Nuestro estándar de oro con protecciones al consumidor ofrecen una garantía total de reembolso.

Respecto a las personas que alegan enfermarse por el producto esta compañía enfatiza: “Los productos de Herbalife son una fuente de nutrición saludable disfrutado por millones en todo el mundo todos los días. Los productos Herbalife se basan principalmente en las proteínas vegetales, aceites de pescado, vitaminas y minerales para los cuales el uso seguro está muy bien establecido, y se desarrollan incorporando la última ciencia de la nutrición a la vez que son producidos con los niveles de calidad y seguridad en el cumplimiento de las leyes y las normas de la industria”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles
79°