Gobierno colecta información de los inmigrantes en las redes sociales, se incluyen ciudadanos estadounidenses

Andrea González tiene cuentas en Facebook e Instagram para comunicarse con sus familiares en Guatemala.

Algunas conversaciones son para saludar a las amistades, otras sobre la posible mudanza de algunos de sus seres queridos y la situación económica en su país.

A pesar de que ella tiene residencia permanente en Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) está a punto de monitorear las redes sociales de González.

Es decir que serán controladas las personas indocumentadas e inclusive quienes han obtenido la ciudadanía a través de la naturalización.

“No es posible que todo lo que hablo con mis amistades, si se refiere al tema de inmigración, el gobierno pueda ver todas mis conversaciones. Ya no existe la privacidad”, dijo la guatemalteca al saber de la nueva medida de seguridad.

La regla, publicada en el Registro Federal la semana pasada, está prevista para entrar en vigor el 18 de octubre.

La meta, según la agencia federal, es incluir información identificable de la gente que usa las redes sociales a los archivos de inmigración del departamento “para evaluar a las personas que solicitan la residencia o algún tipo de visa”.

“El DHS ha establecido un equipo de tácticas para usar los medios sociales para examinar a los solicitantes de beneficios de inmigración", dijo John Roth, inspector general de la agencia gubernamental.

"En conexión con ese esfuerzo, los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) iniciaron el mismo proyectos piloto para ampliar la exanimación de los solicitantes de inmigración en las redes sociales”, agregó Roth.

Según la administración del presidente Donald Trump, el piloto surge en respuesta al ataque terrorista de diciembre de 2015 en San Bernardino, California.

Roth aseguró que el Congreso planteó preocupaciones sobre el uso de estas plataformas por grupos terroristas, por eso pidió al Departamento de Seguridad Nacional que ampliara los antecedentes.  

La norma, sin embargo, va más allá de examinar a las personas que podrían convertirse en residentes, porque se revisarán las redes sociales de ciudadanos y residentes permanentes porque éstos son los que aún tienen familiares que podrían regularizar su estatus.

“En las redes sociales la gente desaparece, se cambia de nombre, utiliza información que no es real al 100 por ciento", dijo Martín Zamora, ciudadano estadounidense, calificando el plan de "ridículo".

"Esta es una pérdida de tiempo, de dinero y lo más triste, es otro ataque a la privacidad de todo inmigrante”, cuestionó.

El equipo de tácticas incluye a representantes de alto nivel del DHS, así como del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS).

También están el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), Aduanas y Protección Fronteriza, y la Administración de Seguridad del Transporte.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group