Circulan versiones de que hubo otros implicados en la masacre de San Bernardino (Video)

FBI asegura que los atacantes habían practicado tiro al blanco días antes de la masacre

A pesar de que las autoridades federales y locales han realizado más de 400 interrogatorios, han allanado diferentes domicilios en Redlands, Corona y Riverside, la investigación está muy lejos de haber concluido o de haber arrojado algo de claridad.

Después de la conferencia de prensa del director asistente del FBI, David Bowdich, quedó claro que no se sabe con precisión cuantas personas participaron en el atentado y las motivaciones que tuvieron, pero tampoco si los atacantes recibieron ayuda de otras personas o formaban parte de una red internacional de terroristas.

Poco a poco la versión oficial de dos atacantes, es cuestionada con más frecuencia. El domingo, durante una entrevista con la cadena NBC, el testigo Juan Hernández, aseguró haber visto huyendo de la escena del ataque a tres hombres blancos vestidos con ropa militar.  Su declaración coincide con la de otros testigos que aseguran haber visto a más atacantes de los que reconoce el FBI.

De hecho, las primeras versiones inmediatamente después del tiroteo, hablaban de tres atacantes. Sin embargo, posteriormente las autoridades dijeron que no, que sólo habían sido dos, y que ellos eran la pareja formada por  Farook y Malik, quienes de la noche a la mañana pasaron de ser una pareja "común y corriente", a verdaderos representantes del ala más radical del Islam.

En las redes sociales  se afirma que en al menos un hospital cercano a San Bernardino, se asegura que las heridas de una de las pacientes, no corresponde a ninguna de las cinco armas que se reconoce participaron en el ataque.

Los rumores están a la orden del día y las teorías de la conspiración no se han hecho esperar. ¿Cómo es posible que el FBI haya permitido que los medios de comunicación entraran a la casa de la pareja acusada de la masacre, y tocaran todo? "Es como si deliberadamente intentaran destruir la escena donde sin duda hay numerosas pistas", dijo una residente de Ontario que pidió no se diera a conocer su nombre.

Al respecto, el director asistente del FBI se vio obligado a decir que esa fuerza policial extrajo las evidencias necesarias para su investigación -alrededor de 320 piezas- y después entregó el lugar y lo dejó en manos del propietario. "Ese es un procedimiento que siempre hacemos, y lo que ocurra después, no es responsabilidad del FBI".

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
51°