En medio de servicios fúnebres, empresaria encontró su fuente laboral y de servicio comunitario

En medio de servicios fúnebres, empresaria encontró su fuente laboral y de servicio comunitario

Más que un negocio, dice Magda Maldonado, su trabajo es un servicio a la comunidad. Cada día, rodeada de ataúdes y con la gente entrando y saliendo por un servicio fúnebre, su labor se convierte en un paliativo al dolor de las familias que despiden a un ser querido.

“Hay funerarias a las que les caigo gordos, porque hago que bajen los precios; digamos que a una familia en otro lugar les cobran 8 mil dólares, yo lo hago por 3,500”, aseguró la oriunda de Nayarit, México que se involucró a esta industria a finales de los ’70.

Los que eran sus suegros crearon una funeraria y poco a poco todos los parientes se involucraron. Maldonado, radicada en Los Ángeles desde 1980, se encargaba de los trámites legales y administrativos, aunque lo que siempre le gustó fueron las relaciones comunitarias.

En 1984, la familia de su esposo creó una funeraria en el Sur de California. Allí trabajó hasta que se divorció, cuando busca su propio camino y en octubre de 2009 estableció la Funeraria Continental, cuyo local original está en el Este de L.A.

“En la vida tomas el riesgo y te avientas; a veces el destino te arroja y tienes que confiar en lo que vas a hacer”, señaló la empresaria, manifestando que contrató a cuatro empleados, con quienes debía generar 10 mil dólares para pagar el alquiler del local.

En ese camino, sostiene que fue fundamental la experiencia y el trato a los clientes. Así se expandió en el 2010 a Santa Ana, y en el 2014 a Ontario y Hawthorne, en donde cuenta con filiales.

“He estado colaborando con algunas fundaciones y les ofrecemos servicios a un costo mínimo; y cuando lo necesitan en casos humanitarios, la atención se brinda gratis. Ellos nos refieren a otros clientes”, explicó al detallar que también cooperan con los consulados.

Esta funeraria trabaja las 24 horas y ofrece los servicios de sepelios, cremaciones y repatriaciones. Asimismo, ayudan a traer cuerpos de otros estados a Los Ángeles o trasladarlos hacia otros países desde ciudades fuera de California.

De igual forma, ofrecen talleres terapeúticos, a fin dar asistencia sicológica y espiritual a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido.

“Cada dos o tres meses estamos tratando de juntar a varias familias. Han sido bien agradecidas, porque no podían asimilar el luto y hay mucho trabajo con ellas”, argumentó.

En el 2016, al menos 1,300 familias recibieron los servicios fúnebres de esta empresa, en donde en la actualidad laboran un poco más de 40 empleados.

“Cuando voy a emplear a una persona, le digo que debe ser sensible y tener ese sentido extra de humanidad; lo que quiero es ofrecer esa ayuda y que pasen ese momento difícil, porque las familias llegan sufriendo mucho”, concluyó Maldonado.

Funeraria Continental

Dirección:  5353 E. Beverly Blvd., Los Angeles CA 90022

Teléfono: 323-728-6222

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°