Los Ángeles está en alerta; refuerzo de agentes tras tiroteo de Las Vegas

La masacre del Festival de Música Country en el Strip de Las Vegas, donde murieron 59 personas, incluyendo 12 del Sur de California, provocó que las autoridades en Los Ángeles se pongan en alerta.

A pesar de que el gobierno federal ha descartado el terrorismo internacional, la orden de las agencias de la ley es reforzar con más agentes en ciertas zonas.

Asimismo, están solicitándole al público que esté atento a su alrededor, de igual forma piden que reporte comportamientos extraños. 

“Lo que estamos haciendo es aumentar nuestro nivel de vigilancia a través del condado (de Los Ángeles), en todos los lugares donde se congregan multitudes grandes”, sostiene Jim McDonnell, alguacil del condado.

“Ciertamente una mayor visibilidad de nuestra gente; un mayor nivel de interacción con el público es crítico. Seguiremos haciendo eso en todos los lugares que atraen las masas, así como sitios de infraestructura crítica, como el sistema de tránsito, el sistema portuario y otros lugares", señala McDonnell.

Poco después del tiroteo, McDonnell se comunicó con el sheriff Joe Lombardo, de Las Vegas, para ofrecerle  asistencia inmediata con el incidente en curso.

Informes iniciales indicaron que había múltiples tiradores, en numerosas localidades de Las Vegas, armados con armas automáticas y tirando al azar al público.

Por esa razón, McDonnell ordenó la activación de un equipo de respuesta para posibles necesidades de despliegue rápido. Sin embargo, a medida que se desarrollaban los acontecimientos se determinó que un único tirador era el responsable.

Hasta el momento, el Departamento del Sheriff confirma que entre los 527 heridos en la masacre, dos miembros de su entidad sufrieron disparos. Ambos fueron transportados a un hospital local, donde uno permanece en estado crítico y el otro está en condición estable.

McDonnell le pide al público mantenerse vigilante, así como reportar cualquier información acerca de posibles amenazas a la comunidad o a los agentes de su entidad.

Las acciones de las autoridades, sin embargo, no ha logrado combatir el temor que existe entre los residentes y usuarios del sistema de transporte local.

Paula Contreras, usuaria del Metro durante varios días a la semana, asegura que se vive la tensión en los trenes de L.A.

“La gente hace su vida como si nada, pero las caras se ven preocupadas, todos estamos paranoicos, todo movimiento extraño que alguien hace acapara la atención de todos. Ya no se puede confiar en nadie”, dijo Contreras.

Marcela Cabral, por su parte, a menudo asiste a los eventos en el Hollywood Bowl, pero con el tiroteo en Las Vegas asegura que “es una tristeza no poder disfrutar al 100 por ciento de los conciertos”.

“No importa lo que las autoridades digan, siempre está latente el pensamiento de lo que pudiera suceder si hay un ataque. Hoy es allá, mañana aquí… La pregunta es dónde, cuándo, será el próximo”, indica Cabral.

El Departamento del Sheriff le recalca a la comunidad que puede proveer información confidencial al “Crime Stoppers” al teléfono 1.800.222.8477.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group