El sistema de fianzas en California está adaptado para liberar a ricos y condenar a pobres, según informe de HRW

El sistema de fianzas en California está adaptado para liberar a ricos y condenar a pobres, según HRW

Human Rights Watch (HRW) divulgó un informe en el que revela que los californianos que llegan a una cárcel son víctimas del sistema de fianza, señalando que las personas de escasos recursos se ven obligadas a permanecer presos, mientras los ricos recobran su libertad.

El informe advierte que en los últimos años el 63% de los presos en las cárceles de condados del Estado Dorado no estaban condenados, y muchos se encontraban todavía a la espera de un juicio porque no podían solventar el costo de la fianza.

“En California, las fianzas sirven como castigo para las personas pobres”, aseguró John Raphling, investigador sénior de HRW y autor del informe.

“El sistema fallido del estado pone a muchas personas ante la alternativa denigrante de ser encarceladas, asumir cuantiosas deudas para pagar la fianza o declararse culpables sin posibilidad de defender su caso”, añadió el investigador.

El informe, cuyo título es “‘Sin afán de justicia’: Cómo la prisión preventiva y el sistema de fianza en California castigan injustamente a las personas de bajos recursos”, explica que en los condados analizados meticulosamente solo entre el 20% y 30% de las personas pudieron pagar una fianza.

Esas personas, según el estudio, costearon honorarios de fiadores judiciales que no les fueron reembolsados, estos datos recabados en 20 condados y con base en un análisis detallado de los condados de Alameda, Fresno, Orange, Sacramento, San Bernardino y San Francisco.

Asimismo, se destaca que entre 2011 y 2015 fueron encarceladas 1.4 millones de personas por delitos graves. Cerca de 500 mil al final no fueron declaradas culpables, es decir que sus causas se desestimaron o la evidencia fue poco convincente que los fiscales nunca presentaron cargos.

Cynthia Anderson-Barker, abogada en derecho Penal en Los Ángeles, asegura que un cliente suyo fue acusado de homicidio y aunque era inocente tuvo que permanecer en prisión durante 12 meses porque la fianza fue tan elevada que no la podía pagar.

“Es completamente injusto”, valoró la jurista, detallando que al presentarse ante el juez el individuo fue liberado. “Los ricos pueden pagar la fianza y los pobres no, ellos van a quedar en la cárcel mucho tiempo esperando por un juicio”.

La especialista espera que este reporte genere un debate y sirva de presión para los legisladores, porque en la actualidad muchas de las personas al no poder pagar la fianza son presionadas a declararse culpables, una de las formas más rápidas de recuperar su libertad.

En el condado de Sacramento, por ejemplo, cerca del 80% de todos los casos en los que los acusados se declararon culpables en el período 2014-15 lo hicieron para que se computarizara el tiempo transcurrido en prisión preventiva.

De hecho, el análisis en los seis condados californianos, en donde está el 31% de las personas en prisión preventiva del estado, se estima que por encarcelar innecesariamente durante dos años a personas que no son culpables el costo asciende a 37.5 millones de dólares.

“Creemos que es el momento para llamar la atención”, exhortó María McFarland, co-directora del programa de Estados Unidos de HRW, no solo porque es un sistema injusto, sino porque ahorraría recursos al estado.

McFarland manifiesta que si no son delitos graves no es necesario enviarlos a prisión, solo necesitan una cita para presentarse a corte; además, destaca que los montos de las fianzas en el Estado Dorado son cinco veces más altas en comparación con otros estados.

“El sistema de fianzas debería eliminarse para la gran mayoría de delitos”, dijo tajante la experta, porque con base en el reporte, aseguró, en este momento “las personas pobres [en prisión] tienen una situación francamente imposible”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°