EEUU da trato desigual a los refugiados, cuando se reportan 65.6 millones de desplazados en el planeta

EEUU da trato desigual a los refugiados, cuando se reportan 65.6 millones de desplazados en el planeta

Al menos 300,000 personas más sufrieron desplazamiento forzoso a finales del 2016, indicó este lunes la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), según el informe “Tendencias Globales”, colocando este problema en su punto más alto en décadas.

El informe asegura que 65.6 millones se encuentran desplazados en todo el planeta y 22.5 millones de ellos se encuentran refugiados, dato que se divulga en el marco del Día Mundial de los Refugiados, que desde el 2001 celebra la ONU cada 20 de junio en más de 100 naciones.

En el año fiscal 2016, Estados Unidos reasentó a 84,994 refugiados. Ante la crisis humanitaria global, para el año fiscal 2017, el gobierno de Barack Obama aumentó a 110,000 la capacidad para aceptar peticiones de refugio, disposición que ha sido modificada por Donald Trump.

“El presidente Donald Trump ha emitido órdenes ejecutivas para reducir el límite de admisión de refugiados para el año fiscal 2017 de 110,000 a 50,000”, aseguró el Migration Policy Institute (MPI), con sede en Washington D.C., en un reporte divulgado a principios de junio.

En los primeros siete meses del actual año fiscal, que comprende del 1 de octubre de 2016 al 30 de abril de 2017, han sido reasentados 42,414 refugiados, sólo unos pocos miles menos que el nuevo límite máximo establecido por la administración Trump.

En el 2014, ante la ola de menores no acompañados que llegó de Honduras, Guatemala y El Salvador, que ascendió a 68,541 niños y adolescentes cruzando solos el Río Grande, el gobierno federal creó el Programa de Refugiados para Menores Centroamericanos (CAM).

A juicio de Lilian Alba, directora del programa de refugiados del Instituto Internacional de Los Ángeles (IILA), el recorte planteado por el gobierno les redujo el cupo a nivel local de 860 a 520 solicitudes, pero todavía cree que puedan darles un margen mayor.

“Los trámites para las aplicaciones en curso han estado despacio”, indicó Alba, pero a pesar de la demora poco a poco se han ido aprobando las peticiones, las cuales se inician en Estados Unidos y se completan en suelo centroamericano.

“Tenemos una lista de espera porque no hemos dado abasto ante la demanda”, agregó.

En la frontera, además, el flujo de personas que llega pidiendo asilo no se detiene; pero la aprobación de las solicitudes no es alentadora.

Entre el 2011 y el 2016, según un estudio de la Universidad de Siracusa, en Nueva York, el 89.6% de las solicitudes de asilo de México fueron rechazadas, la cifra más alta; seguido por El Salvador (82.9%), Honduras (80.3%), Guatemala (77.2%) y Somalia (54.7).

En una entrevista reciente, Elizabeth Kennedy, investigadora de la Universidad Estatal de California en San Diego, aseguró a HOY que el problema de los mexicanos y centroamericanos es que menos del 15% de los que solicitan asilo no cuentan con representación legal.

A juicio de la experta en migración forzada, junto a un abogado es importante que el solicitante cuente con un experto como un académico, un investigador o un periodista que explique y verifique las condiciones del país de donde son oriundos los refugiados al acudir a una corte.

“Los centroamericanos y mexicanos tienen problemas al mostrar que su país de origen no puede protegerles”, señaló.

A eso se suma, dijo la investigadora, que debido a los antecedentes en su tierra natal al llegar a una corte muchos no quieren hablar; sin embargo, asevera que ese es el asesoramiento que un jurista o una organización defensora de los inmigrantes les puede brindar.

“Cuando un salvadoreño llega de una colonia controlada por una mara, eso significa que por toda su vida ha vivido en temor, ha aprendido a no decir todo lo que ha pasado; muchas veces no saben qué decir y tienen miedo de decirlo”, apuntó.

Una historia de raíces profundas

En los años recientes, la mayor ola de refugiados admitidos en Estados Unidos se registró en 1993, cuando fueron reasentados 142,000 personas que venían huyendo de la guerra de los Balcanes. Entre el 2008 y 2011 el promedio ha sido de 80,000, bajando hasta 70,000 en el 2013.

De los 42,400 refugiados admitidos en el actual año fiscal, casi el 80% ha llegado de África, Oriente Medio y Asia, siendo la República Democrática del Congo, Irak y Siria, los tres principales grupos de origen, que representan el 46% (19.509 personas).

El grupo de los principales países de donde llegan refugiados lo completan Somalia, Birmania, Ucrania, Bhután, Irán, Eritrea y Afganistán.

Iván Villanueva, organizador de Human Rights Alliance for Child Refugees & Families, en Los Ángeles, cuestiona que el gobierno estadounidense no atienda la crisis humanitaria que se vive en el triángulo norte centroamericano, en donde Washington financió una guerra en los ’80.

“Creemos que el gobierno le ha dado la espalda a las personas que están buscando refugio, porque no es solo la violencia y las pandillas, sino que son las secuelas de la guerra que apoyó y que todavía sigue causando daño, los de ahora son refugiados económicos”, señaló Villanueva.

De acuerdo al informe de ACNUR, en el 2016, en promedio, cada minuto 20 personas se vieron obligadas a huir de sus hogares, esto equivale a una persona desplazada cada 3 segundos, a causa de la guerra, la violencia y la persecución.

La agencia detalló que 40.3 millones de personas se desplazaron dentro de las fronteras de sus propios países, eso significa que se redujo en 500 mil en comparación al 2015, aunque la cifra global se disparó en el punto más alto desde 1950, cuando se fundó esta entidad.

“Desde cualquier punto de vista esta cifra es inaceptable”, condenó Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, al tiempo que exigió la búsqueda de soluciones y cooperación internacional para asegurar protección a los desplazados.

“Plantea con más fuerza que nunca la necesidad de mayor solidaridad y un propósito común para prevenir y resolver las crisis, y para garantizar entre todos, que los refugiados, desplazados internos y solicitantes de asilo del mundo reciben protección y atención adecuadas”, demandó Grandi.

 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
50°