Condenan en EEUU la escalada de violencia contra periodistas en México

Condenan en EEUU la escalada de violencia contra periodistas en México

Los asesinatos de Javier Valdez, en Sinaloa, y Jonathan Rodríguez, en Jalisco, ha causado estupor entre los periodistas en Estados Unidos, crímenes que se suman a los de Cecilio Pineda, Ricardo Monlui, Miroslava Breach, Máximo Rodríguez y Filiberto Álvarez.

En el ataque donde mataron a Rodríguez dejó con heridas de gravedad a Sonia Córdova, subdirectora de El Costeño de Autlán, semanario en el que ambos laboraban.

“Es una situación intolerable, este país ya no puede continuar con este derramamiento de sangre”, condenó Maria Luisa Arredondo, periodista radicada en Los Ángeles, al señalar que esta ola de crímenes son resultado de la guerra en la tienen complicidad las autoridades.

“Los periodistas están completamente inermes; por un lado, son víctimas de los narcotraficantes y, por otro, de los políticos coludidos con estos criminales”, agregó.

El periodista Rubén Luengas, por su parte, consideró que los atentados vulneran la libertad de expresión y dejan a la vista la impunidad rampante, en la que no se puede trazar la frontera entre crimen organizado y los niveles de gobierno que están vinculados.

“Esta es una manera de censura”, indicó al advertir que los ataques han generado miedo entre sus colegas, quienes para defender su labor están exponiendo su propia vida. “¿Cuántos periodistas más quedarán dispuestos a narrar y contar la verdad?”, reflexionó.

“Esto habla de que tan extendido está el crimen organizado y el narcotráfico en la vida nacional y con una terrible impunidad”, abundó Luengas.

Valdez, de 50 años de edad, era fundador del semanario Ríodoce y corresponsal del diario La Jornada, medios para los que realizaba una cobertura regular sobre el narco; además, él fue el autor del libro “Los Morros del Narco: Niños y Jóvenes en el Narcotráfico Mexicano”.

A juicio de Miguel Tinker Salas, profesor de Estudios Latinoamericanos del Colegio de Pomona, estos crímenes buscan silenciar las voces críticas, recordando una frase de Valdez: “Cualquier político que llegue al poder en México tiene que negociar con el narcotráfico”.

En ese sentido, cuando un periodista revela las conexiones en las que se mueven los gobernantes son objeto de represalias.

“Hay que recordar que periodistas que son críticos del gobierno, del narcoestado, son los que están siendo asesinados”, explicó el académico, detallando que estos crimenes no se investigan “no se le da la seriedad y el estado se hace de la vista gorda a lo que sucede”.

Freya Rojo, conductora del programa radiofónico Nuestra Voz y profesora de la Universidad Estatal de California en Northridge (CSUN), manifestó que este es un “problema endémico” que afecta a toda la población mexicana a través de asesinatos, secuestros y extorsiones.

“Si el gobierno tuviera la voluntad no estuviéramos viviendo esta violencia”, apuntó, lamentando que las cifras de víctimas no se divulguen como antes, porque existe un sometimiento de los medios de comunicación a los gobiernos estatales y federal.

“La violencia es contra todos”, agregó la académica, detallando que conoció personalmente a Valdez, por lo que lamenta que un periodista comprometido haya sido asesinado.

“Javier nunca se detuvo, nunca paró, el tuvo ese compromiso de utilizar los medios de comunicación como una herramienta social para informar no solo a su comunidad, sino a todo el mundo de un problema [narcotráfico] que es creado por el gobierno”, concluyó Rojo.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
53°