Local

Pocos padres utilizan el programa legal de reunificación para traer a sus hijos a EE.UU.

Calificaba legalmente, pero por desconocimiento le pagaron un 'coyote'

Organizaciones proinmigrantes de Los Ángeles aseguraron ayer que centenares de niños no acompañados siguen tratando de llegar de forma indocumentada a Estados Unidos sin saber que podrían emigrar legalmente.

"Sabemos que sigue pasando, todos los días hay niños que están tratando de entrar al país a reunirse con sus padres, pero muchos de ellos no tienen la necesidad de arriesgarse y no lo saben", explicó la directora de Educación de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), Xiomara Corpeño.

Los activistas pidieron ayer a los padres de los menores que usen las cuatro mil visas disponibles para menores en peligro en tres países centroamericanos, conocida como el Programa de Reunificación Familiar y Refugiados para niños Centroamericanos (CAM).

"Son muy pocos los padres que están utilizando este amparo migratorio y necesitamos promoverlo. Los favorecidos con el TPS son los más beneficiados y no lo están aprovechando", aseguró Lilian Alba, vocera de Instituto internacional de Los Ángeles.

Cuatro mil visas bajo el programa CAM fueron autorizadas desde diciembre del 2014 y los activistas quieren que sean usadas por los inmigrantes, como los hijos biológicos de padres que califiquen y que estén en un potencial riesgo en sus países.

Residentes permanentes, amparados por el TPS y DACA de El Salvador, Honduras o Guatemala pueden solicitar el amparo a sus hijos si demuestran su paternidad con documentos y una muestra de ADN, aclararon los activistas.

"Este (prueba de ADN) es el gasto más grande que se tiene que hacer porque cuesta 645 dólares, pero incluso después de que se realice el Departamento de Estado (podrá) reembolsar el dinero", aseguró Alba.

Los activistas aclararon que este trámite no se puede solicitar a través de un abogado y detallaron que en Los Ángeles hay sólo seis organizaciones autorizadas por el Departamento de Estado para tramitar la petición. La mayoría de las instituciones está asesorando de forma gratuita el trámite.

"Mientras la violencia no acabe en nuestros países, los niños y jóvenes se verán obligados a escapar", advirtió Teresa Tejada, directora de Asosal.

"Tenemos un caso de unos padres que trajeron a su hijo hasta México desde El Salvador. Estos padres no sabían del nuevo programa de refugio y lo más doloroso es que calificaban", agregó.

Algunos inmigrantes favorecidos creen que la falta de promoción del programa CAM los puede hacer perder una oportunidad de legalizar a sus hijos.

Para el hondureño René Rodríguez, por ejemplo, este beneficio podría significar la diferencia entre la vida y la muerte de su hija de 18 años.

"Desde el año pasado hay unos hombres que la están vigilando, la persiguen a la escuela y le dicen que algún día ella va a tener que hacerles caso", relató.

Según la directora de Asosal, las extorsiones y amenazas como las que sufre la hija de Rodríguez son comunes en Centroamérica.

"Esta es la razón por la que nos están brindando esta oportunidad, si no usamos esas visas podrían quitarlas. La única forma para que el Gobierno estadounidense vea la gravedad del problema y nos quiera ayudar más es aplicando (para los visados)", concluyó.

La solicitud de CAM se debe hacer desde Estados Unidos y el trámite podría durar hasta 12 meses. 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
90°