Audiencia sobre futuro de Daca muestra optimismo, pero a costa de refuerzo de leyes migratorias

A pesar de la voluntad de un panel bipartidista de senadores, quienes se muestran interesados en proteger de la deportación a los inmigrantes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos en su niñez, la acción tomaría forma solamente a cambio de una aplicación más fuerte a las leyes migratorias, aunque sin el muro que el presidente promete.

Este fue el desenlace de una reunión que el panel llevó a cabo este martes, en busca de una solución al futuro del programa de Acción Diferida para los llegados en la infancia (Daca) del presidente Barack Obama.

El senador Chuck Grassley (R-Iowa), quien encabezó la primera audiencia en su tipo, sostuvo que cualquier acuerdo sobre Daca debe de incluir “seguridad robusta en la frontera”.

Sin embargo, Grassley recalcó que no se refería a la construcción de un muro, sino la inclusión de “infraestructura tácticas", así como “tecnología y fondos para el personal” que protege la frontera, también “verdadero refuerzo interior” de los agentes de inmigración.

La administración de Donald Trump anunció a principios del mes pasado que tenía la intención de ponerle fin al programa, pero permitió una plazo de seis meses para darle tiempo al Congreso en la elaboración de una legislación para proteger a los "Dacamentados".

Tras los resultados de la primera audiencia, Verónica Guardado, beneficiaria de Daca, señaló que “esta junta es el principio de una serie de ideas y planes por descubrirse”.

“Me gustaría que el programa pudiera conservarse, pero no a costa de miles de inmigrantes indocumentados sufriendo las consecuencias dentro del país… Por otro lado, esta audiencia es el principio, y esperamos que ambos partidos lleguen a un acuerdo humano”, agregó Guardado.

Durante la audiencia también se tocó el tema del apoyo al DREAM Act como una posible solución. Sin embargo, de aprobarse esa ley permitiría residir legalmente a los "dreamers" y ofrecer un camino hacia la ciudadanía.

"Estos jóvenes han puesto su confianza en el gobierno federal", dijo la senadora Dianne Feinstein (D-Calif). "Ellos están contando con nosotros para dejar de lado el partidismo y encontrar una solución a este problema".

Dick Durbin (D-Ill), quien presentó la primera medida DREAM Act hace 16 años y que la copatrocinará con la senadora Linsey Graham este año, dijo que estaría dispuesto a considerar "una lista razonable de provisiones de seguridad en las fronteras".

A juicio de Luis Carvajal, otro joven amparado a Daca, “esta es la etapa inicial del tira y jala”.

“Todo se trata de acuerdos para que al final todos los políticos queden contentos. En medio de ese tira y jala, muchos salimos perjudicados. A los beneficiados por Daca nos queda seguir en la lucha, seguir protestando, seguir levantado la voz”, dijo Carvajal.

La audiencia también se vio marcada por demócratas y republicanos con interrogaciones al Departamento de Seguridad Nacional y del Departamento de Justicia, respecto a los pasos que están tomando mientras el Congreso llega a un acuerdo.

Por su parte, ninguno de los departamentos ffederales pudo dar una respuesta específica sobre sus acciones, y se limitaron solamente a decir algunos de los planes que la administración del presidente Trump busca continuar implementando.

Las audiencias se llevarán a cabo hasta marzo, fecha en la que muchos de los permisos de estadía empiezan a expirar.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group