La amenaza contra estudiantes de LAUSD llegó de Frankfurt, Alemania: VIDEO

Amenaza de bomba provoca el cierre de todas las escuelas de LAUSD

Todas las escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles permanecen cerradas este martes por la mañana, luego de que un miembro de la junta directiva de LAUSD recibió una amenaza de bomba, informo la policía.

En conferencia de prensa celebrada a las 10 de la mañana, dirigentes del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, el Departamento de Policía y el Departamento del Sheriff, confirmaron que la amenaza llegom desde Frankfurt, Alemania y aclararon que su prioridad es proteger a los estudiantes y rechazaron las críticas de que se había reaccionado precipitadamente al ordenar el cierre de todas las escuelas.

 Las autoridades informaron que van a revisar detalladamente las más de 900 escuelas con las que cuenta el distrito escolar. El cierre de los planteles afecta a 700,000 estudiantes del segundo distrito escolar más grande del país.

La amenaza incluye mochilas y objetos dejados en las escuelas, dijeron las autoridades.

"Creo que es importante tomar esta precaución (cerrar las escuelas) basado en lo que ha ocurrido recientemente y de lo que ha ocurrido en el pasado”, dijo el superintendente del LAUSD, Ramon Cortines.

Los oficiales dijeron que la amenaza vía electrónica fue dirigida a muchas escuelas, pero no especificó ninguna en particular, por lo que se decidió cerrar todos los planteles.

 El cierre incluye escuelas para adultos, y centros de educación temprana. Cortines dijo que la amenaza era diferente a las que todos los días recibe el distrito.

La amenaza, se aclaró, mas tarde, no se hizo contra las escuelas, sino contra los estudiantes.

No se sabe exactamente cuando fue hecha la amenaza ni cuál de los miembros de la junta directiva la recibió, pero la amenaza provocó que todas las escuelas pertenecientes a LAUSD fueran cerradas de inmediato, de acuerdo a la Policía Escolar de Los Ángeles.

El jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles, Charlie Beck, afirmó que la amenaza iba dirigida a los estudiantes en general, por lo que consideró que el cierre de los planteles era lo más indicado para garantizar la seguridad de los estudiantes y del personal académico.

Se informó que empleados del distrito, agentes de la policía y del FBI están revisando todas y cada una de las escuelas del Distrito y que no se reabrirán hasta que se hayan revisado todas.

El superintendente Ramón Cortines, dijo que él personalmente había tomado la decisión del cierre de las escuelas.

Al parecer existe una fuerte crítica hacia el superintendente por el cierre, ya que Nueva York también recibió la amenaza, y allá consideraron que no había fundamentos para cerrar las escuelas.

Las autoridades informaron que el correo electrónico procedía de Frankfurt, Alemania, aunque no se dio a conocer el contenido del mensaje. Se rumoro que decía algo de los yihadistas y la guerra santa.

El superintendente Cortines afirmo que la comunidad se ha solidarizado con las escuelas, con los estudiantes y los maestros y que hasta las escuelas privadas, independientes y las públicas, han empezado a tomar todo tipo de precauciones.

El alcalde Garcetti explicó que se activó el sistema de operaciones de emergencia de la ciudad para estar preparados en caso de que suceda algo y garantizar que el LAUSD permanezca seguro. "Tenemos un equipo entrenado que puede investigar y garantizar la seguridad de todos los estudiantes y el personal académico", reiteró el alcalde, al pedir que cualquier persona que vea algo anormal o sospechoso, debe reportarlo de inmediato a las autoridades.

El jefe de LAPD, Charlie Beck, dijo que fue contactado por la policía escolar del LAUSD para informarle que habían recibido una amenaza por correo electrónico, por lo que decidieron contactar al FBI y al equipo especializado de antiterrorismo para crear un plan de acción. "Después nos comunicamos con el superintendente Cortines, y fue él quien tomo la decisión  de cerrar las escuelas".

"Es fácil criticar, pero cuando se está a cargo de la seguridad de más de 750,000 personas, es necesario tomar decisiones difíciles", dijo Beck, al recordar que el sur de California está pasando por un momento difícil después de la masacre en San Bernardino del pasado 2 de diciembre.

Si el estudiante ya está en la escuela, cada plantel ha designado una puerta especial donde los padres pueden recoger a sus hijos. Si no los ha enviado, haga que permanezcan en su casa.

En conferencia de prensa, a las 9 de la mañana, Monica García de la junta directiva del LAUSD, explicó que han pedido a los patrones que tengan en cuenta la situación que se está viviendo en las escuelas, por lo que hicieron un llamado para que les permitan a los padres salir de sus puestos de trabajo para recoger a sus hijos.

El LAUSD mandó un mensaje electrónico vía Twitter, pidiendo a los padres de familia que al recoger a sus hijos lleven una identificación con fotografía.

En el caso de los estudiantes que abordaron los autobuses escolares, García informó que los autobuses fueron regresados a los estacionamientos, por lo que no pudieron entrar a las escuelas.

Aunque no se han dado mayores detalles de la amenaza electrónica recibida, se ratificó que ya el FBI está investigando el caso.

Las autoridades dieron a conocer una línea de emergencia, donde pueden llamar los padres de familia para saber qué hacer en caso de que ya hayan enviado a sus hijos a la escuela. 213 2412064.

José Ubaldo, vocero del MTA, informó que sus 1600 autobuses de la zona urbana de Los Angeles, están ofreciendo el servicio gratuito para los estudiantes hasta las 12 del día, de manera que puedan regresar a sus casas, luego del cierre de las escuelas.

Quiso asegurarse

Lidia Flores, del este de Lo Ángeles fue una de las madres que escuchó la noticia por televisión.

"Ya nos estábamos preparando para salir mis dos hijos y fue cuando escuché que se habían cerrado las escuelas", dijo Flores.

"Cuando uno sabe esto, es inevitable sentir temor, angustia... Uno quiere pensar que las escuelas están protegidas pero no se sabe", dijo la madre de familia con una adolescente en la preparatoria Esteban Torres y un niño en Belvedere Middle School.

Carlos Aguilar caminaba por la calle con su hijo de 9 años de edad.

"Cuando llegamos a la escuela, había un anuncio que decía que no había clases. Ahí los padres estaban hablando de amenazas terroristas y no quise quedarme ni a escuchar", dijo Aguilar.

"Pensar que mis hijos estén en peligro de tal magnitud me eriza la piel. No creo que hasta estos extremos de terrorismo estemos llegando. Nos sentimos desprotegidos, la verdad", dijo el padre de familia.

Para las 9 de la mañana, el superintendente Ramón Cortines sostuvo en una conferencia que no iba a permitir que una sola escuela permaneciera abierta.

Para Margarita Gómez, con un hijo en la preparatoria Garfield, la decisión fue correcta.

"Prefiero que mi hijo falte a la escuela a lidiar con la posibilidad de su muerte solo porque las autoridades no creyeron una amenaza", dijo Gómez.

El representante Brad Sherman, D-Sherman Oaks, dijo haber revisado el correo electrónico enviado a LAUSD y sostuvo que el autor "reclama ser un extremista musulmán que se ha unido con otros creyentes del Jihad" o la guerra santa.

"No sabemos si lo que se dice es verdad o mentira. No sabemos si este correo electrónico es de un devoto musulmán o tal vez alguien que tiene su propia agenda", dijo Sherman.

Piden paciencia

El presidente de la junta directiva del LAUSD, Steve Zipperman pidió a las familias que no enviaran a los niños a las escuelas y a los empleados que permanecieran en casa.

“Estamos tomando esta acción en un exceso de precaución para asegurarnos de que todos los niños del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, y cada empleado, estén absolutamente seguros, dijo Jorge Villegas, asistente del jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles.

“Quiero ser muy claro en esto: necesitamos la cooperación de todos los angelinos este día”, dijo Zipperman, al pedirle a los empleados que tengan paciencia y consideración con los padres que tuvieron que recoger a sus hijos de las escuelas.

“Hope Street Friends, una guardería privada en el complejo de Wells Fargo, en el centro de Los Ángeles, decidió seguir el consejo de LAUSD y cerró sus puertas.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°