Local

Activistas piden llevar a juicio a policía que mató a joven en Long Beach

Líderes comunitarios piden lleven a juicio a policía que mató joven en Long Beach

Líderes comunitarios aseguraron ayer que el caso del joven estudiante muerto por el disparo de un policía hispano en Long Beach al sur de Los Ángeles no debe pasar desapercibido.

El pasado 27 de mayo, el agente Matthew Hernández del Departamento de Policía de Long Beach (LBPD) enfrentó a Feras Morad, un estudiante de Moorpark College, y tras un forcejeo lo mató de un disparo.

La Coalición Contra el Abuso de la Policía aseguró ayer en un comunicado que casos como el de Feras Morad y otros ocurridos en Los Ángeles, "no pueden quedar impunes ni se pueden seguir repitiendo inadvertidamente".

"Queremos que la policía responda por sus acciones. No se trata de un hecho aislado sino de un problema nacional que hay que solucionar", dijo Rubén Morejón, hermano de Héctor Morejón, un joven de 19 años que fue muerto por un policía de Long Beach en abril pasado.

El pasado jueves durante una protesta realizada en el centro de Long Beach, la hermana del joven muerto, Ghada Morad, de 16 años, aseguró que "esto tiene que parar. No puede haber más vidas arrebatadas por la policía".

El reporte de la policía señala que Morad, de 20 años, saltó a través del vidrio de una ventana de un segundo piso y siguió actuando erráticamente en un callejón, luego de su caída.

Las autoridades dieron a conocer este miércoles el texto de una llamada hecha al Servicio de Emergencias 911 alrededor de las 7:30 de la tarde en el que un vecino preocupado indicaba que Morad no sólo estaba herido y sangrando sino que se veía "un poco violento", por lo que pidió la presencia de la policía, además de los paramédicos.

Un comunicado de la policía señala que al encontrar a Morad, Hernández le indicó que estaba allí para ayudarlo pero "el sospechoso avanzó más rápidamente hacia el oficial quien percibió que el sospechoso era ahora una amenaza e iba a atacarlo".

"Durante los minutos siguientes el oficial utilizó órdenes verbales, un aparato de control electrónico, un arma de impacto y fuerza física para lograr contenerlo pero no tuvo éxito", asegura el reporte de la policía.

"Finalmente, el sospechoso nuevamente avanzó hacia el oficial diciéndole que iba a atacarlo". En ese momento el oficial disparó su arma.

El informe de las autoridades indica que Hernández disparó su arma de dotación contra Morad, luego de que no pudiera controlarlo por la fuerza y ni siquiera con el uso de una pistola eléctrica.

En sus 12 años de servicio, el oficial hispano Hernández nunca se había visto envuelto en una situación de disparos, informó el LBPD.

Según la investigación del LBPD, Morad había estado "actuando erráticamente y entró en una altercado físico con sus amigos que duró aproximadamente 10 minutos y mientras ellos trataban de contenerlo él se soltó y saltó a través del vidrio de la ventana de un segundo piso".

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
92°