50 años después de los "East LA Walkouts", la lucha de los estudiantes latinos por la equidad educativa en Los Ángeles continúa

Antes del movimiento de resistencia de los Dreamers, miles de jóvenes latinos marcharon fuera de sus aulas en el Este de Los Ángeles hace cinco décadas para exigir su derecho a una educación de calidad.

"Nunca, nadie me dijo que yo era capaz de ir a la universidad o capaz de aspirar a algo mejor", dijo Bobby Verdugo, uno de los líderes del movimiento estudiantil chicano de 1968 conocido como "Walkouts or Blowouts".

El 1 de marzo marca el 50 aniversario de la que ha sido catalogada "la primera gran protesta masiva del pueblo contra el racismo por parte de los mexicoamericanos". Más de 15,000 estudiantes de las preparatorias Roosevelt, Wilson, Garfield, Lincoln y Belmont salieron de sus aulas para desafiar las desigualdades en las escuelas públicas de Los Ángeles.

"Nos estaban humillando, nos estaban deshumanizando". Ahora Los Dreamers están siendo marginados. Están siendo tratados como si no pertenecieran aquí, como si no los quisieran. Así es como nos sentimos hace 50 años a pesar de que nací aquí y mis padres nacieron aquí ".

Cincuenta años más tarde, su acción audaz ha cosechado beneficios educativos para los latinos, pero no han llegado lo suficientemente rápido, dicen algunos.

Verdugo fue estudiante de la Lincoln High School, pero como la mayoría de sus compañeros, no se graduó. En esos días, el 60 por ciento de los estudiantes chicanos o mexicoamericanos abandonaron la escuela. Pocos de los que se graduaron fueron a la universidad. Los maestros y administradores no tenían grandes expectativas para los estudiantes latinos, dijo Verdugo, quien obtuvo su diploma de preparatoria en 2016, 48 años después.

Los estudiantes latinos en 1968 no tenían libros de texto que reflejaran su historia o su cultura. Tuvieron que abstenerse de hablar español en la escuela. Los maestros y los líderes escolares no se parecían a ellos. Las aulas estaban sobrepobladas. No tenían un plan para la universidad, ni la oportunidad de tomar todas las clases necesarias para llegar allí.

Los estudiantes latinos de hoy, que conforman las tres cuartas partes del distrito escolar de Los Ángeles (LAUSD), tienen acceso a todas las clases requeridas para ingresar a las universidades públicas del estado, conocidas como cursos A-G. Pueden estudiar en programas bilingües y tomar cursos de estudios étnicos que enseñan sobre su cultura historia. Muchos más se están graduando y asistiendo a la universidad. Pero sus logros académicos y las tasas de graduación de la universidad todavía están por debajo de las de sus compañeros blancos o asiáticos.

POBRE DESEMPEÑO ESCOLAR PERSISTE

No hay un solo condado en California donde la mayoría de los estudiantes latinos sean competentes en matemáticas o literatura inglesa, según The Majority Report, publicado el otoño pasado por Education Trust-West. A nivel estatal, los puntajes de las pruebas de los estudiantes latinos cayeron el año pasado, a solo 17 por ciento de competencia en matemáticas y 26 por ciento en inglés.

En el LAUSD el año pasado, los latinos casi no mostraron crecimiento en las pruebas estatales y se mantuvieron por debajo del promedio del distrito. Solo el 24 por ciento eran competentes en matemáticas y el 34 por ciento en inglés.

"No estamos allí todavía. Hay brechas  en las oportunidades, hay brechas en los logros, en el rendimiento, porque todo esto está arraigado en el racismo institucional y clasismo contra el que nuestros jóvenes lucharon en ese momento ", dijo Mónica García, presidenta
 del consejo escolar del LAUSD y la tercera latina en los 155 años de historia del consejo escolar de la ciudad.

García, quien se autodenomina una "orgullosa Chicana del Este de Los Ángeles", dice que su trabajo en educación durante los últimos 25 años ha sido el resultado de la demanda del movimiento por el acceso a escuelas de calidad. Ella sabe que nadie está satisfecho con el ritmo del cambio y que todavía hay mucho trabajo por hacer.

"Hemos visto progreso. Ha llevado demasiado tiempo, pero está sucediendo", dijo.

García cree que las pruebas estandarizadas son importantes, pero que no miden la experiencia completa de los estudiantes latinos en sus clases. "Esto no es una excusa, aún no estamos satisfechos". Si bien ahora tenemos el plan de estudios A-G, necesitamos la descentralización en el distrito para que podamos apoyar mejor a esta población estudiantil. Construir un  plan de estudios  en torno a los latinos".

También dijo que el hecho de que California tenga tan bajo puntaje nacional en términos de gasto por alumno no ayuda a los esfuerzos para mejorar la educación de los estudiantes latinos del estado. En 1968, California ocupaba el quinto lugar en la nación en gasto por estudiante. Ahora se ubica entre los lugares 37º y 46º, ya que no hay un dato oficial.

A nivel nacional, la tasa de abandono escolar alcanzó un mínimo histórico del 6 por ciento en 2016, pero entre los latinos fue del 10 por ciento. En LA Unified, la tasa de abandono de los latinos el año pasado fue del 14 por ciento, y de todos los que se graduaron, solo el 39 por ciento estaban preparados para la universidad  o para una carrera profesional.

Los estudiantes latinos en la universidad continúan siendo subrepresentados en las universidades públicas de California, donde más de la mitad de los graduados de la escuela secundaria son latinos. En el sistema de la Universidad de California, 1 en 3 estudiante un latino, pero más de 1 de cada 5 reportó no sentirse respetado dentro del campus, según dicho reporte.

En todo el país, la cantidad de latinos que se gradúan de la universidad está aumentando lentamente.
 En 2016, el 47 por ciento de los latinos graduados de preparatoria de entre 18 y 24 años se inscribieron en la universidad, pero solo el 15 por ciento de los latinos se han graduado de la universidad, según el Pew Research Center. En comparación, alrededor del 41 por ciento de los blancos lograron un título universitario.

LO QUE SE HA GANADO

Los líderes de los Walkouts llevaron sus demandas al consejo escolar del LAUSD en una reunión especial el 11 de marzo de 1968. Más de 1,400 estudiantes estuvieron presentes para escuchar sus peticiones rechazadas. Cinco décadas más tarde, sin embargo, gran parte
 de lo que lucharon se ha materializado.

Querían nuevas escuelas y mejores instalaciones, sin sobrepoblación estudiantil. Les llevó casi 50 años llegar, pero este año se abrió la última de las escuelas construidas en virtud de un programa de construcción de escuelas de $ 20 mil millones.

Los estudiantes exigieron cursos que reflejaran la historia y la cultura mexicoamericana, la educación bilingüe y más maestros, consejeros y administradores de origen Latinoamericano.
Hoy en día, el LAUSD reporta que el 37 por ciento de los maestros son latinos, así como el 43 por ciento de los administradores escolares y el 38 por ciento de los funcionarios del distrito.

Pero como estado, California, que tiene la población estudiantil latina más grande del país, también tiene la mayor brecha entre docentes y estudiantes latinos, según un informe publicado la semana pasada por el Center for American Progress.

García nombró a varios funcionarios latinos que actualmente lideran el distrito y destacó las inversiones realizadas para construir nuevas escuelas y modernizar los antiguos campus como el de la Roosevelt High School, que está bajo una renovación de $ 173 millones.

García dijo que el distrito escolar de Los Ángeles se ha pasado de ser un lugar donde los estudiantes hace 50 años tuvieron que luchar para exigir que su cultura e identidad fueran tratadas con dignidad, a un distrito que ahora apoya el Dream Act, apoya a las familias inmigrantes a través de la campaña  "We are One" y que ofrece estudios
 étnicos. Lo cual  puede convertirse en un requisito estatal para el año escolar 2021-22, según un nuevo proyecto de ley presentado este mes: cada distrito escolar y escuela autónoma en California debería ofrecer un "currículo de estudios étnicos basado en normas" en los grados 9-12.

"Este distrito hoy entiende que sirve a niños mexicoamericanos, hijos de inmigrantes, personas de todo el mundo. Adoptamos la diversidad, la educación bilingüe y abogamos eso para nuestros hijos ", dijo García. "Hemos pasado de orillar a estudiantes latinos lejo de la universidad por el color de su piel o por su apellido a tener un sistema donde cada estudiante puede estar listo para la universidad y preparado para una carrera".

Verdugo cree que la educación para los latinos ha mejorado en gran parte."Tenemos jóvenes latinos que luchan más enérgicamente por una vida mejor. Ven el ir a la universidad como una posibilidad real. Más latinos asisten y se gradúan de la universidad, pero los números siguen siendo bajos ", dijo Verdugo, quien dedica su tiempo a empoderar a la juventud latina en el este de Los Ángeles y de otras partes del país.

Si bien las brechas en la graduación universitaria y los logros académicos persisten entre los estudiantes latinos, Verdugo cree que no son solo los Dreamers los que se sienten alienados. Dijo que incluso los latinos de segunda y tercera generación nacidos en los Estados Unidos todavía luchan con sentirse fuera de lugar en las aulas escolares y en los campus universitarios.

Verdugo, quien nació y creció en el Este de Los Ángeles, ve muchas similitudes con el movimiento de resistencia de los Dreamers ahora."Son admirables, van a la universidad sin saber siquiera si tienen un futuro aquí". Eso es algo muy valiente de su parte", dijo.

Allan García, quien está en su último año en Wilson High, dijo que gracias a las demandas del movimiento el ha podido tener una experiencia muy diferente en el aula en comparación con hace 50 años. Dijo que se siente incluido, que tiene acceso a un plan de estudios de preparación universitaria, y se siente orgulloso de ser hijo de inmigrantes de primera generación.

Su meta es defender lo que se ha ganado y continuar luchando por otras iniquidades como la que hay en la disciplina escolar. "Seguimos exigiendo que se implemente la declaración de justicia restaurativa en todas las escuelas del distrito.Estamos movilizándonos en apoyo de la SB 607 para que el estado pueda aprobar la ley para reducir las suspensiones y expulsiones ", dijo.

El proyecto de ley tiene como objetivo extender la prohibición de suspensiones y expulsiones por "desafío voluntario", que actualmente afecta desproporcionadamente a los latinos y otros estudiantes de color.

Natalie Macías es una estudiante de décimo grado en Roosevelt que planea estudiar bioingeniería en la universidad y es parte de la banda de mariachi de la escuela, Mariachi Olimpico. Poder expresar su herencia mexicana a través de la música es una parte importante
 de su vida, dijo. "No puedo imaginar lo difícil que hubiera sido para estudiantes como yo tener prohibido expresar su cultura o hablar español. Sería tan difícil para mí".

"La razón por la cual las huelgas del 68 son tan importantes de entender es por la valentía, el compromiso y el despertar político de esos jóvenes", dijo la presidenta del consejo escolar.

"Vemos eso en nuestros niños hoy en día los niños que están luchando por nuevas escuelas, peleando por el acceso a A-G, luchando por el desayuno en el aula, por los centros de bienestar, por los maestros que son competentes. Los niños peleando por DACA, por la ciudadanía,
 esa es la fortaleza de nuestra comunidad. Es tan importante reconocer la capacidad de recuperación y capacidad de los jóvenes para aprender y liderar".

"Aprendemos mucho de estos jóvenes, incluidos nuestros docentes DACAmented", dijo García. "Muy parecido a los chicanos del 68, los Dreamers han sido un movimiento político increíble desde Los Ángeles hasta Washington, DC La lucha de los estudiantes no ha terminado desde el 68".

EVENTOS DE CONMEMORACIÓN

El LAUSD está conmemorando el 50 aniversario de la protesta estudiantil con la iniciativa "Visión 2068" que prevé que dentro de cincuenta años, en 2068, todos los niños puedan prepararse y tener acceso a la universidad y carrera profesional que elijan en Los Ángeles.

Los siguientes eventos y actividades son parte de la conmemoración del movimiento estudiantil:

* El 1 de marzo a las 9:30 a.m.– La Preparatoria Garfield será la anfitriona de una asamblea en la que participarán oradores invitados, entre ellos Bobby Verdugo, un líder de las huelgas históricas, así como Yoli Verdugo y John Ortiz.

* El 1 de marzo a las 3:30 p.m.– La Escuela Secundaria El Sereno será la anfitriona de la ceremonia Unveiling our Roots: Mural and plaques

* 1 y 2 de marzo a las 9:30 a.m.– Cal State LA conmemorará el 50 aniversario de East LA Walkouts con un paseo simbólico al campus por casi 700 estudiantes de secundaria de LAUSD, una exhibición histórica de fotografías y periódicos y un evento de dos días conferencia sobre el legado educativo de las huelgas.

* El 6 de marzo a las 3:00 p.m– Habrá una recreación de la Reunión de la Junta Escolar de 1968 cuando los estudiantes irrumpieron en la sede central de L.A. exigiendo justicia educativa.

* El 10 de marzo se llevará a cabo un festival de arte con música y baile en Maya Angelou Community High School.

* El 10 y 11 de marzo, el Museo Fowler de UCLA tendrá la exhibición "Buscando Justicia Educativa: La Expedición Estudiantil Chicana de Chicago Hizo Historia", una conferencia y una proyección de la película.

Para obtener más información, visite
https://achieve.lausd.net/vision2068.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
78°