Se van a Las Vegas en busca de la vida de clase media que no encuentran en California

Se van a Las Vegas en busca de la vida de clase media que no encuentran en California

El alquiler le roba la mayor parte de su sueldo, es posible que tenga que volver a vivir con sus padres, y la mitad de su vida la dedica a mirar la parte trasera del automóvil que tiene enfrente.

Le gustaría pensar que las cosas mejorarán, ¿pero cuándo? Muchos jóvenes y adultos se están despidiendo cada vez con más frecuencia de California.

"Es lo mejor que pude haber hecho", dijo el jubilado Michael J. Van Essen, quien pagaba $ 1,160 por un apartamento de una habitación en Silver Lake hasta hace un año y medio. Luego compró una casa con un riachuelo detrás de ella por $ 165,000 en Mason City, Iowa, y ahora paga $ 500 por mes. Menos de la mitad de lo que pagaba en Los Ángeles.

Van Essen fue uno de los muchos lectores que respondieron en octubre cuando contacté a personas que se cansaron del alto costo de la vida en California. Escuché a alguien en Idaho y otros que se mudaron a Arizona y Nevada.

Los datos sólidos y recientes son difíciles de obtener, pero las cifras del censo de 2016 mostraron un aumento en la cantidad de personas que huyeron de los condados de Los Ángeles y Orange en busca de zonas menos costosas en California, o que abandonaron el estado por completo.

"Si los costos de la vivienda siguen aumentando, veremos a más personas dejando áreas de alto costo", dijo Jed Kolko, economista del Centro Terner de Innovación de Viviendas de la Universidad de Berkeley.

Las Vegas es uno de los destinos más populares para aquellos que se van de California. Está cerca, es un centro de trabajo, y el costo de la vida es mucho más barato, con muchas casas nuevas que cuestan entre $ 200,000 y $ 300,000.

Así que fui a la ciudad del pecado para ver si, cuando sumas todas las ventajas y desventajas, hay vida después de California.

Cyndy Hernández, una graduada de USC de 30 años que creció en Fontana, dice que la respuesta es sí, absolutamente.

"Es más fácil vivir aquí y tener un estilo de vida cómodo", dijo Hernández, una organizadora comunitaria de NARAL Pro-Choice Nevada.

Cyndy Hernández eligió Las Vegas en lugar de California para ahorrar dinero en vivienda

Visité a Hernández en el "departamento-hogar" de dos recámaras con vista a la montaña que ella comparte con un compañero de cuarto. Cada uno paga $ 650 por mes en una urbanización cerrada con Wi-Fi gratis, piscina, gimnasio, sala de prensa y bebidas de cortesía. Es como vivir en un resort.

Como otras personas con los que hablé en Nevada, Hernández no quería irse de California. Es su hogar. Es donde ella fue a la escuela y donde sus padres todavía viven en la casa en la que creció. Pero a menos que elijas una carrera que te pague una pequeña fortuna para asumir los costos generados por la escasez de vivienda, California es un espejismo.

Avanzar para obtener un mejor empleo no es nada nuevo. Pero lo que está sucediendo aquí parece diferente: las personas que se van lo hacen no para obtener mejores empleos, sino porque la vivienda en otro lugar es mucho más barata y pueden vivir la vida de clase media que se les escapa en California.

Después de la universidad, Hernández trabajó como miembro del Congreso en Washington, D.C., y luego se fue a Chicago por unos años. Pero occidente la detuvo. No en California, sino en Nevada, donde trabajó en la campaña presidencial de Hillary Clinton en Las Vegas y luego se unió al personal de un legislador estatal en la capital del estado.

"Comencé a mirar el panorama en Carson City, donde pude pagar el alquiler, tener un automóvil y una vida cómoda y poner algo de dinero en un 401 (k)", dijo Hernández. "¿Sería capaz de hacer eso en California? Probablemente no".

Se mudó a Las Vegas en junio, disfrutó explorando la ciudad más allá de la Franja e hizo nuevos amigos, y su estrés financiero se derritió en el sol del desierto. Ahora está ahorrando para una casa, algo que no cree que alguna vez hubiera podido hacer en California.

Hernández me contactó con Arlene Angulo, de 23 años, que creció en Riverside, trabajó como miembro del elenco artístico en Disneyland, le encantó la cultura de Los Ángeles y obtuvo su credencial de maestra en UC Riverside. Ella tenía su elección de dos trabajos de enseñanza, uno en el área de Los Ángeles y el otro en Las Vegas.

"Los Ángeles habría sido mi primera opción, y no quería irme de California ", dijo Angulo, una maestra de inglés que entiende matemáticas básicas. Ella sabía que con el salario de un maestro titular, "no podía permitirme quedarme allí".

En Summerlin, un suburbio de Las Vegas, Angulo y un compañero de casa pagan $ 600 cada uno por un gran apartamento de tres habitaciones. Angulo está en la escuela de posgrado en la Universidad de Nevada Las Vegas enseñando durante el día, y dijo que comenzará a ahorrar para comprar una casa en la zona.

Jonson Peterson disfrutó del estilo de vida de California y de sus viajes a la playa mientras vivía en Valencia con su esposa, una enfermera y sus dos niños Pero en 2013, respondió una llamada para encabezar la Alianza Económica Global de Las Vegas, y la familia se mudó a Henderson, Nevada.

"Duplicamos el tamaño de nuestra casa y bajamos el pago de nuestra hipoteca", dijo Peterson, cuya esposa se centra ahora en los niños en lugar de en su carrera.

El trabajo de Peterson es atraer compañías a Nevada, un estado que funciona con dinero de juego en lugar de dólares de impuestos. "No hay impuesto a la renta corporativo, ni impuesto sobre la renta personal... y el entorno regulatorio es mucho más fácil de trabajar", dijo Peterson.

Algunas compañías han hecho el cambio desde California, y otros han instalado satélites en Nevada.

California, una potencia económica mundial, sobrevivirá a los ataques y seguirá atrayendo a personas de otros estados y del mundo. Sus activos incluyen industrias tecnológicas y de entretenimiento de vanguardia, puertos importantes, buen clima y docenas de universidades de primer nivel. Pero el Golden State está cada vez más dividido por una crisis de vivienda que no tiene final a la vista.

Brenna Rawding, de 26 años, sintió la presión. Creció en Simi Valley y hasta hace poco trabajó en Anaheim como coordinadora de mercadotecnia, pero vivía en Burbank porque los amigos de la familia la dejaban quedarse en una casita en el jardín por solo $ 400 al mes.

Su viaje, en automóvil y tren, tomaba entre 90 minutos y dos horas en cada sentido. Ella quería mudarse a una zona cerca de su trabajo, pero desechó la idea cuando vio que los apartamentos costaban hasta $ 1,700.

La carrera del viaje diario, así como una relación a larga distancia con un novio que creció en Torrance y estudio en UCLA, pero vivía en Las Vegas. Eso la decidió. Allí podía pagar un buen apartamento con su salario de maestra, y recientemente firmó papeles para comprar una casa en un nuevo desarrollo.

"No quería irme de California. Me encanta el clima, me encanta el aire libre, amo a mi familia y mis amigos ", dijo Rawding, una graduada de Chapman University. Pero en California vio un futuro en el que estaría atrapada, indefinidamente, por los altos alquileres, los viajes ridículamente largos, o alguna combinación de las dos cosas

. "Vi artículos sobre la generación del milenio que salían de California porque nunca iban a poder tener casas que pudieran pagar", dijo. En junio, todo cambió para Rawding. Obtuvo un trabajo de comunicaciones de marketing con el Alianza Económica Global en Las Vegas y alquiló un hermoso departamento de $ 900 por mes que está muy cerca del trabajo, se va a casa a almorzar para dejar salir a su perro Bodie. Y está cerca del lugar de su novio. La ganancia de Nevada, nuestra pérdida. California, el lugar donde todo era posible, se ha convertido en el lugar donde nada es asequible.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
52°